Anuncios

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Francia

Robotización del espárrago: ¿una solución a la escasez de mano de obra?

El pasado viernes en Planasa, los profesionales del sector del espárrago se reunieron para ver una demostración del Sparter, el primer robot recolector de espárragos desarrollado por la empresa neerlandesa Cerescon. En un momento en que la mano de obra, que representa el 40% de los costes de producción, es cada vez más difícil de encontrar, este robot es un paso inevitable en el desarrollo del sector. 


Ad Vermeer (cofundador de Cerescon), Thérèse Van Vinken (cofundadora de Cerescon), Frédéric Faillières (director de Planasa) y Christian Befve (fundador y director de la consultora Befve & Co)

El equipo de Cerescon, Frédéric Faillières y Christian Befve

Un gran avance tecnológico...
Esta innovación técnica se caracteriza ahora por una máquina capaz de recoger 2.200 espárragos por hora (3.200 en teoría sin incluir las medias vueltas que da la máquina), gracias a un sistema de sensores que puede detectar los espárragos hasta 10 cm por debajo de la superficie del montículo. Se trata de una auténtica revolución en el sector, ya que permite que transcurran hasta tres días entre cosechas, cuando la recolección manual puede espaciarse solo 48 horas. Otra ventaja significativa es que la máquina (que proporciona el trabajo equivalente a entre 15 y 20 recolectores) tiene capacidad para trabajar 24 horas al día, a una velocidad de recolección de 1,1 segundos por espárrago, es decir, una superficie cosechada de 0,3 ha/h. 

Para garantizar unos espárragos de la mejor calidad posible, los sensores se retiran antes de entrar en contacto con la hortaliza. Los espárragos se recogen verticalmente con la tierra que los rodea,  se introducen en la cinta transportadora mediante el brazo de recogida y se colocan en un contenedor de almacenamiento de 250 kg, mientras que la tierra se devuelve al montículo, que se reforma. La máquina está equipada con dos detectores diferentes separados por 6 cm en el mismo eje vertical. El corte del espárrago se homogeneiza para obtener una longitud de aproximadamente 22 cm. En cuanto a la calidad obtenida, los productores neerlandeses y alemanes que probaron la máquina afirman que los espárragos cosechados industrialmente son menos morados, menos floridos y menos curvos que los cosechados a mano.   

Todavía necesita mejorar...
Aunque esta cosechadora robotizada marca un verdadero punto de inflexión en la historia del espárrago, todavía pasará algún tiempo antes de que la máquina sea rentable y la cosecha industrializada sea óptima. Hasta la fecha, se han identificado 12 tipos de daños en los espárragos y se están analizando para corregirlos. Aunque los sensores son capaces de detectar espárragos a 10 centímetros del suelo, tienen dificultades para diferenciar entre dos espárragos que crecen cerca uno de otro. Sobre todo porque no hay manera de elegir el calibre de los espárragos que el robot puede recoger.   

No todos los espárragos pueden recogerse por un robot hoy en día. Los productores que utilizan aros para su producción de espárragos no podrán utilizar la cosechadora. Y para que la máquina funcione de forma óptima, las hileras deben estar suficientemente espaciadas. Se trata de una característica de la producción francesa que fue introducida hace unos años por Christian Befve, uno de los principales especialistas en espárragos, para facilitar la recolección.   

Sin embargo, este monstruo de 10.500 kg tiene un coste, con un precio de compra de 375.000 euros y unos costes de mantenimiento anuales de casi 10.000 euros. La empresa neerlandesa busca actualmente socios franceses para prestar asistencia técnica en caso de avería.   

Hasta la fecha, hay 6 máquinas operativas Tres han sido adquiridas por productores neerlandeses, una se está probando en los Países Bajos y las otras dos están pasando de productor a productor en Alemania y ahora también están disponibles para el mercado francés.   

Un desarrollo inevitable que deja perplejo
Aunque el robot ha despertado mucho interés, ha dejado perplejos a algunos productores, que temen que "devalúe los espárragos", una hortaliza de renombre que debe su prestigio al duro trabajo de su recolección manual. La "filosofía del espárrago" podría perderse con la robotización de su recolección.   

Según Christian Befve, este robot representa "un paso" en el sector: "Era obvio que lo conseguiríamos. Es un paso. Al igual que ocurrió con la aparición de las primeras máquinas cosechadoras en los viñedos o en los campos de judías. Pero eso no significa que los espárragos pierdan su valor. La robotización conducirá a una segmentación del mercado. Los espárragos recogidos a máquina, por un lado, y los recogidos a mano, por otro. La robotización quizá permita en el futuro democratizar el espárrago y ganar así cuota de mercado".  

Para más información: 
cerescon.com  


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor