Revisión anual del mercado chino de la fruta

La pandemia de COVID-19 ha seguido afectando al mercado chino de la fruta este año. Los servicios profesionales de los importadores y exportadores de fruta aún no han recuperado el nivel anterior a la pandemia. Además, muchas empresas fruteras han ajustado su estrategia en respuesta al entorno económico mundial. Este informe repasa el mercado chino de la fruta de este año y resume algunas de las tendencias más importantes.

Los volúmenes de venta se ajustaron y la fruta nacional de primera calidad sobresalió
La distribución mundial de fruta se interrumpió cuando estalló la pandemia y los consumidores nacionales temían que la fruta de importación estuviera infectada con COVID-19, lo que debilitó la posición de mercado de la fruta de importación. Algunos consumidores nacionales cambiaron su atención por la fruta nacional de primera calidad. Rápidamente descubrieron que la fruta nacional puede competir con la de importación en términos de calidad y sabor del producto, y que los precios de la fruta nacional de primera calidad son a menudo más bajos que los de la fruta de importación.

El poder adquisitivo de los consumidores de las ciudades de segundo y tercer nivel es cada vez mayor, y la fruta de importación pierde gradualmente su elevado y caro estatus. La fruta de importación puede verse ahora en muchos mercados de segundo y tercer nivel. Pero para algunas de las frutas de importación básicas que nunca han sido caras, el precio de coste es actualmente casi tan alto como el precio de venta al público, lo que deja a los comerciantes con un margen de beneficio muy estrecho. Por eso, algunos importadores se decantan por la fruta nacional de primera calidad. Además, como el volumen de exportación de productos agrícolas chinos está creciendo y la fruta nacional de primera calidad va bien, varias empresas de formación de marcas han centrado su atención en el sector de la fruta nacional. La fruta nacional de primera calidad está alcanzando poco a poco a la fruta de importación en términos de mejora de los envases.

La exportación de productos frutales de bajo valor añadido ha disminuido drásticamente
Los gastos de envío han seguido aumentando este año. Algunos exportadores chinos de frutas y verduras tuvieron que cambiar su estrategia y reducir su volumen de exportación. En su lugar, se centraron en el mercado nacional.

El impacto de los elevados gastos de envío ha sido especialmente evidente en el caso de los productos frutales de bajo valor añadido. En algunos casos, el coste de envío era superior al valor del producto. Algunos exportadores tuvieron que cargar con el coste adicional para garantizar la oferta en los canales de venta en el extranjero. Pero los exportadores sin recursos económicos para asumir el coste tuvieron que reducir sus volúmenes de exportación. En algunos casos, simplemente dejaron de exportar determinados productos hortofrutícolas. Los exportadores más pequeños redujeron sus volúmenes de exportación o dejaron de exportar por completo, y eso creó una escasez de oferta en los mercados de ultramar. Los exportadores más sólidos se aprovecharon de la situación; los exportadores con filiales en los mercados de ultramar o socios estratégicos con instalaciones de almacenamiento en frío disfrutaron de la ventaja. Los exportadores con instalaciones en los mercados de ultramar se vieron menos afectados por la incertidumbre de los envíos que los pequeños exportadores. Los clientes podían recoger sus pedidos directamente en los almacenes frigoríficos. Además, la escasez de oferta de algunos productos aumentaba el precio y los exportadores sólidos que seguían abasteciendo a los mercados de ultramar disfrutaban de un mayor margen de beneficios.

Los consumidores prestan más atención a la calidad de la fruta de importación
El "incidente de la cereza" del año pasado tuvo un impacto significativo en el mercado de la fruta de importación en China, y todavía se notan las consecuencias esta temporada. Algunos consumidores han adoptado una actitud más vacilante y cauta. Además, los retailers se muestran más aprensivos ante los riesgos en este difícil entorno. El volumen de exportación de cerezas chilenas para el mercado chino se ha ajustado dos veces este año. Los consumidores prestan más atención a la calidad del producto. El mercado chino se está recuperando rápidamente, y la información relevante se comparte en las redes sociales. Las cuestiones relativas a la calidad de los productos y la seguridad alimentaria siempre atraen mucha atención.

El volumen de importación de los productos occidentales ha disminuido, mientras que el de los productos orientales ha aumentado
Las condiciones de venta al por mayor de frutas occidentales, como las naranjas egipcias, las chilenas y las ciruelas australianas, no fueron muy buenas el año pasado. Muchos importadores sufrieron pérdidas económicas por ello. Sin embargo, el volumen comercial de los productos orientales apenas se vio afectado por la pandemia. Por el contrario, muchos mercados mayoristas de primer nivel vieron un aumento del volumen de importación de productos orientales.

A medida que la propagación de la COVID-19 se va controlando en gran medida en China, las fuerzas del mercado se van recuperando poco a poco. Este año, las condiciones de venta de los productos occidentales han mejorado en comparación con el año pasado, especialmente los productos frutales del hemisferio sur, como los arándanos y las cerezas. En los últimos años, el Gobierno chino ha dado permiso a un número creciente de países para exportar una amplia variedad de productos frutales al mercado chino. Y las zonas de producción de fruta del hemisferio sur están idealmente situadas para abastecer al mercado durante la temporada de inactividad del sector frutícola chino. E incluso cuando las zonas de producción de fruta del hemisferio norte intentan destacar en términos de calidad y precio del producto, sigue habiendo diferencias en las variedades de productos con el hemisferio sur.

El volumen de importación de fruta de las zonas templadas disminuyó y el de las zonas tropicales aumentó
La pandemia creó muchos obstáculos para la distribución internacional de la fruta, como la escasez de contenedores de transporte, la limitada capacidad de transporte mundial, los elevados costes de envío, las interrupciones en las zonas de producción debido a los brotes de COVID-19 y los retrasos debidos a las medidas preventivas. Otro problema fue la noticia ocasional de que se encontraron restos de COVID-19 en los envases de los productos de fruta. Todas estas circunstancias crearon nuevos problemas para los importadores. Y como resultado, la mezcla de productos en el mercado nacional cambió. El volumen de importación de las zonas templadas disminuyó y el de las zonas tropicales aumentó. Los productos frutales importados de países de zonas templadas suelen tener que recorrer una larga distancia para llegar a China, mientras que las frutas tropicales, especialmente las de Tailandia y Vietnam, pueden llegar fácilmente. Por lo tanto, el aumento de los costes de envío tuvo un mayor impacto en el envío de larga distancia desde las zonas templadas que en la importación de corta distancia desde las zonas tropicales.

El problema de la limitada capacidad de carga ha mejorado, pero el coste de envío sigue siendo alto
El transporte marítimo internacional ha sido caótico durante más de un año, pero ahora las condiciones mejoran lentamente. Las tarifas de envío no se están disparando al mismo ritmo que antes, aunque siguen siendo elevadas. Y el espacio de carga no es tan escaso como antes. Sin embargo, la distribución mundial sigue siendo demasiado lenta. Aunque la propagación de la COVID-19 está en gran medida controlada en China, los mercados de ultramar siguen luchando contra los brotes recurrentes. Muchos puertos tienen procedimientos muy estrictos para el atraque de buques. Y los barcos pueden esperar retrasos de 3 a 4 días en cada puerto de escala. Además, muchos puertos de importación llevan retraso y los barcos atracados tienen que esperar antes de ser descargados. Todo esto retrasa el tiempo de llegada de los contenedores marítimos, lo que tiene graves consecuencias para los importadores y exportadores.

La fruta del hemisferio sur abastece actualmente al mercado
Los problemas del transporte marítimo no tienen solución a corto plazo. La red mundial de transporte está conectada, y los problemas de una zona se trasladan a otras. A medida que los fruticultores del hemisferio sur comienzan a abastecer al mercado, también se encuentran con problemas de transporte.

La mayor dificultad para las cerezas chilenas es la distribución. Los proveedores esperan vender entre el 70% y el 80% de sus cerezas antes del Año Nuevo chino [1 de febrero de 2022], pero el tiempo es escaso y el trabajo considerable. La pandemia creó una situación difícil, y la crisis del transporte marítimo no hace más que agravar el problema. Sin embargo, las cerezas que llegan a China son absorbidas en su totalidad por el mercado. La demanda de cerezas chilenas por parte de los consumidores sigue siendo enorme, pero la fruta australiana se enfrenta a un problema diferente. Las relaciones diplomáticas entre China y Australia fueron tensas el año pasado y la situación continuó este año. Por otro lado, el mayor problema para la fruta peruana es la incertidumbre del transporte marítimo, especialmente los retrasos en los puertos y las demoras. El periodo de envío de un mes entre Perú y China se ha alargado, lo que afecta a la calidad de los productos y repercute en las fluctuaciones de los precios. Finalmente, la exportación de naranjas y mandarinas sudafricanas sufrirá probablemente la escasez de contenedores de transporte, al menos a corto plazo.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor