Pablo Gómez, director de Garantía de Calidad Internacional para Uvas de Mesa en IFG

¿Cómo ha marcado la pandemia el futuro de la producción mundial de fruta para 2022?

La producción mundial de fruta no solo ha perseverado ante una crisis sanitaria mundial, sino que ha seguido adaptándose en respuesta a la evolución del panorama. El sector agrícola, un sector que ya está familiarizado con las condiciones impredecibles y la previsión de la demanda del mercado, nunca se ralentizó, ni siquiera en los peores momentos de la pandemia.

Sin embargo, eso no quiere decir que el viaje estuviera exento de obstáculos: la COVID-19 trajo consigo una oleada de retos, desde la mano de obra hasta la logística. Pero, dado que el interés de los consumidores por los productos frescos aumentó en más de un 10% en 2020, los proveedores de fruta, los científicos, los horticultores y los productores están superando estos contratiempos para dar paso a un nuevo periodo de eficiencia e innovación.

Capear el temporal
Al igual que otros muchos sectores empresariales, la agricultura tuvo problemas con la mano de obra al principio de la pandemia. Pero, aunque muchas empresas recurrieron al teletrabajo, la naturaleza de las labores agrícolas requiere que los empleados permanezcan principalmente en los campos.

El sector de los productos agrícolas requiere una cantidad significativa de mano de obra, especialmente para las uvas de mesa y las cerezas. La gestión de miles de empleados que trabajasen en turnos presenciales simultáneos se convirtió en un área de atención inmediata. El principal problema era la prevención de brotes tanto en las instalaciones de envasado como en los campos. Los productores tuvieron que reaccionar con rapidez, formando grupos pequeños y segregados de trabajadores que cumplían horarios organizados. Además, la aplicación de pruebas regulares de PCR mejoró otros protocolos de seguridad que ayudaron a proteger a los trabajadores. Aunque estas medidas fueron una inversión cara, los productores mantuvieron la seguridad y la salud de las operaciones a la vez que la productividad.

Sin embargo, casi dos años después de la pandemia, los retos de personal persisten. Debido a los nuevos procedimientos y a las limitaciones de seguridad, la escasez de trabajadores y el aumento de los costes siguen afectando a las operaciones diarias en todo el mundo. Pero, aunque los problemas se agravan dadas las condiciones actuales, esto no es nada nuevo para los productores agrícolas, especialmente en Estados Unidos, donde el empleo de los trabajadores agrícolas está esencialmente estancado: se espera que aumente solo un 2% de 2020 a 2030, más lentamente que la media de los demás oficios.

Problemas de logística
La recesión económica ha aumentado los costes en toda la cadena de suministro de la fruta, desde el cultivo y la cosecha hasta la entrega del producto en el mercado. A medida que la pandemia se prolongaba hasta el año 2021 y a lo largo de este, se hizo evidente que uno de sus efectos más pronunciados en el sector frutícola mundial era el de las operaciones logísticas.

Los primeros días de las restricciones de confinamiento y la ralentización de la producción de mercancías crearon un efecto dominó, que provocó la acumulación de contenedores refrigerados en los puertos de carga y depósitos interiores. A mediados de 2021, los tiempos de espera para conseguir un contenedor se extendían de semanas a meses, dependiendo del puerto de salida y del destino.

La cadena de suministro se ha enfrentado a una escasez mundial de contenedores que, según las previsiones, se prolongará en 2022, lo que ha provocado una grave inflación de los costes de materiales y transporte. McKinsey & Company informa que ahora cuesta hasta seis veces más enviar un contenedor de China a Europa que a principios de 2019.

Futuro de la producción de fruta
A pesar de estos retos, la pandemia ha demostrado lo bien preparado que está el sector agrícola para adaptar sus sistemas en respuesta tanto a la adversidad como al aumento de la demanda.

La tendencia a una vida sana y la demanda de alimentos nutritivos que ha surgido en los últimos dos años es un movimiento mundial con potencial de permanencia. Las Naciones Unidas incluso designaron 2021 como el Año Internacional de las Frutas y Verduras. Manifestadas a través de comportamientos como cocinar en casa y una mayor conciencia sobre los alimentos que se llevan a los hogares, las tendencias de salud y bienestar han repercutido directamente en el consumo de frutas y verduras.

Tanto los fruticultores como los horticultores buscan soluciones a largo plazo para satisfacer las demandas. Para la empresa mundial de obtención de frutas IFG, la respuesta podría estar en un enfoque reciente en la obtención de la mayor cantidad posible de fruta durante todo el año como parte de una estrategia global de calidad y apoyo. IFG es conocida por producir uvas de mesa de gran sabor, como la variedad Cotton Candy™, que tiene numerosos beneficios para la salud, en línea con los intereses actuales de los consumidores. Al crear una oferta de uva de mesa para 52 semanas en colaboración con los productores de todo el mundo, IFG pretende transformar el sector frutícola y contribuir a una producción más sostenible de uvas de mesa y cerezas de primera calidad.

En un sector en el que los estándares de seguridad y alimentación ya son increíblemente elevados, otra área clave que puede influir en el crecimiento y las oportunidades es el aprovechamiento de la tecnología para aumentar la simplicidad y la eficiencia de la producción. Las herramientas agritech que, según se informa, han adoptado ya el 56% de las explotaciones agrícolas estadounidenses, pueden contribuir a reforzar la producción frutícola mundial con una automatización que alivie la carga de la escasez de mano de obra, conserve los recursos y mitigue las pérdidas de las cosechas.

Con el rápido avance de la tecnología y la estrategia científica, el sector está preparado para prosperar en un mundo pospandémico. Estas mejoras profesionales afectarán a todos los eslabones de la cadena de suministro, desde los campos en los que se cultiva y se cosecha la fruta hasta los carritos de la compra de los consumidores. De cara a 2022 y más allá, los líderes del sector no perderán de vista la innovación y mantendrán una producción estable para garantizar que el mundo siga sano y alimentado.

Para más información:
IFG
www.ifg.world


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor