Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Tristes perspectivas para Europa

Brasil, de gran importador a productor de ajo

La situación del mercado internacional del ajo está fuertemente influida por dos factores, que han condicionado los precios y los flujos comerciales tradicionales.


Foto: Agrimpex Farming 

"El primer factor es la posición de Brasil", dice Antonio Tuccillo, director de la empresa italiana Agrimpex Farming. "Este país, en el pasado un importante importador de ajo, especialmente de España, China y Argentina, se ha convertido en un país productor, por lo que ya no necesita las importaciones. ¿El resultado? España y China todavía tienen grandes cantidades de ajo almacenado en cámaras frigoríficas y dudo que puedan colocarse antes de la nueva cosecha en primavera-verano".

"El segundo factor se refiere a las tarifas de los transportes marítimos, que han alcanzado un nivel prohibitivo, porque el coste del transporte es casi superior al valor del propio ajo transportado desde China a los puertos europeos. Esto crea una distorsión de los valores de mercado que, en muchos casos, bloqueó los suministros de China a favor de los más competitivos de España".

China
En China, otro factor es la gran especulación en el mercado que distorsiona la evolución de los precios, según Tuccillo. "Los precios ya no reflejan la relación entre oferta y demanda, sino que están distorsionados por el juego del capital".


Foto: Agrimpex Farming 

América Latina
Sudamérica, con Argentina ya en plena producción, por el momento no se ve afectada por esta situación, ya que exporta mucho producto a Estados Unidos. "Sin embargo, Argentina tendrá que lidiar con la menor necesidad importadora de Brasil y con el nuevo potencial de exportación de Perú, que año tras año se está convirtiendo en un gran productor y exportador de ajo, gracias también a las diversas ventanas de comercialización, relacionadas con el clima, que permite más producciones en un año", prosigue Tuccillo.

Europa
Los precios en Europa rondan los 2,00 €/kg y, con dificultad, se puede conseguir algo más. "En general, por lo tanto, una perspectiva triste, también porque las siembras realizadas desde septiembre hasta hoy en Europa representan una superficie similar a la del año pasado. Esto sugiere, si el tiempo lo permite, una cosecha abundante, mientras que habrá existencias sin vender del año pasado".


Izquierda: siembra en octubre de 2021. Derecha: cultivo de ajo en la región italiana de Campania, temporada 2021/22. (Foto: Agrimpex Farming)

Finalmente, según Tuccillo, hay que tener en cuenta que dentro de 3-4 semanas se podrán importar los primeros ajos frescos de Egipto. "Esta situación podría influir en los precios, que ya son bajos de por sí, hasta el punto de que no compensen a los productores europeos".

"Esperemos tiempos mejores", concluye el comerciante italiano.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor