Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Nueva investigación de la Universidad de Warwick:

"Una subvención mejoraría la ingesta de frutas y hortalizas hasta en un 15%"

Los elevados costes fijos de las frutas y hortalizas frescas en los retailers hacen que estas cuesten un 40% más de lo que deberían, a diferencia de las alternativas no saludables, que se comercializan cerca del coste marginal, según demuestra un nuevo estudio.

Según el estudio, la introducción de una subvención para contrarrestar la distorsión de los precios y reducir el coste de las frutas y hortalizas cambiaría las dietas de una manera que no solo sería más saludable, sino que también estaría más en línea con lo que les gusta comer a los consumidores.

Publicado el 30 de marzo en Science Advances, el estudio realizado por economistas de la Universidad de Warwick se propuso cuantificar las distorsiones del precio de las frutas y hortalizas debidas a las imperfecciones del mercado, y su impacto en nuestras dietas.

Los economistas descubrieron que los costes fijos de la cadena de suministro influyen mucho más en el precio de las frutas y hortalizas que en el de otros alimentos, distorsionando el precio relativo en al menos un 40%. Estos elevados precios implican que los consumidores compran por término medio un 15% menos de frutas y hortalizas de lo que comprarían si se vendieran al coste marginal. Ese infraconsumo se debe a una imperfección del mercado: los costes fijos impiden que se asignen más frutas y hortalizas a los consumidores, algo que tanto ellos como los productores preferirían.

El 15% de infraconsumo de frutas y hortalizas debido a las imperfecciones del mercado de los retailers representa un tercio de la diferencia entre los volúmenes medios de frutas y hortalizas consumidas y la ingesta recomendada.

El profesor Thijs van Rens, uno de los autores del artículo, también dirige la Warwick Obesity Network, que elabora informes políticos y profesionales basados en pruebas para apoyar una estrategia nacional contra la obesidad. Según él, los retailers de la alimentación son muy competitivos: "Es un mercado muy competitivo, por lo que si no hubiera costes fijos los alimentos se venderían cerca del coste marginal. Y el hecho de que no sea así afecta a las dietas".

"Que cualquier producto tenga un precio más alto hace que la gente compre menos. La pregunta es: ¿en qué medida? Hemos comprobado que, si el mercado funcionara correctamente, los consumidores comprarían un 15% más de frutas y hortalizas que en la actualidad, lo que constituiría una enorme ganancia para la salud pública".

"Hay algo que falla en el mercado, y es que hay un coste fijo alto en la oferta de frutas y hortalizas, y su efecto es que los precios son demasiado altos, y el consumo demasiado bajo. Y lo que es peor, el efecto es mayor cuando la demanda es baja. Y la demanda resulta ser baja donde la gente es pobre. Así que este fallo del mercado no solo hace que todos seamos más insanos, sino que también aumente la desigualdad sanitaria".

 

Para más información: eurekalert.org


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor