Los precios del tomate siguieron altos en el mercado europeo en marzo

El precio del tomate holandés fue el doble de lo normal en el mes de marzo. De media, un kilo costaba 2,82 €, según el dashboard sobre tomates de la Comisión Europea. Los precios del tomate en otros países europeos también fueron altos. Sin embargo, en consonancia con el promedio de los últimos cinco años, hubo una ligera bajada de los precios con respecto al mes de febrero en los Países Bajos y Bélgica. A diferencia de otros años, la caída sustancial todavía no se ha producido. El mercado teme una fuerte caída de los precios después de Semana Santa.


Haga clic aquí para ampliar la imagen.

El precio medio del tomate europeo incluso aumentó ligeramente, hasta los 2,15 € el kilo, en consonancia con el promedio de los últimos cinco años.


Haga clic aquí para ampliar la imagen.

Italia y los Países Bajos siguieron la tendencia de los últimos cinco años, aunque con niveles de precios mucho más altos que en los últimos cinco años. En Italia, el precio estuvo por debajo de la media de la Unión Europea, en Países Bajos muy por encima. En Italia, el precio bajó más que el año pasado, aunque estuvo un 25% por encima del promedio de los últimos cinco años.


Haga clic aquí para ampliar la imagen.

En Países Bajos, el precio, que fue el doble del normal, cayó menos fuerte con respecto al mes de febrero de lo que ha sido el caso en los últimos cinco años.


Haga clic aquí para ampliar la imagen.

En España, el precio solía subir ligeramente en los últimos cinco años, de media un 1% en comparación con el mes de febrero. Aunque este año no fue así, el precio fue un 67% superior a la media de los últimos cinco años durante el mes de marzo.


Haga clic aquí para ampliar la imagen.

Francia es invariablemente el país con el precio más alto en el dashboard. Con 3,83 € por kilo, el precio fue un 39% más alto que el promedio de los últimos cinco años.


Haga clic aquí para ampliar la imagen.

Puesto que Bélgica no está incluida en el dashboard, recurrimos a los datos proporcionados por la Federación de Cooperativas Hortícolas Belgas (VBT), que muestran que en el mes de marzo, al igual que en los Países Bajos, los precios estuvieron muy por encima del promedio de los últimos cinco años. Todavía no se produjo la bajada fuerte de los precios, como suele ocurrir a partir de mediados de marzo. De hecho, la semana pasada, de cara a la Semana Santa, el precio en las subastas para los tomates en rama subió ligeramente. Y es que el suministro de tomates en rama en particular siguió siendo la mitad de la oferta del año pasado en las últimas semanas. El suministro de los tomates sueltos tampoco pudo igualar el del año pasado. En la semana 14, hubo un 45% menos de tomates en rama y un 39% menos de tomates sueltos. En las semanas anteriores, a menudo faltaba más de la mitad del suministro habitual.

Lo que sucederá después de Semana Santa, cuando la producción total empiece a aumentar, preocupa a los productores y los comerciantes. A diferencia de otros años, parece que saldrán muchos volúmenes al mercado al mismo tiempo, debido al retraso en las siembras por la crisis energética. Sin embargo, nadie parece saber exactamente lo que sucederá. Y es que, si hubiera "un guion para el mercado del tomate", no tendría valor alguno debido a las consecuencias de la crisis sanitaria, las incidencias de los virus del tomate y los problemas energéticos.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor