Marruecos multiplica por 19 su producción de arándanos en 15 años

El cultivo de arándanos en Marruecos solo se remonta a principios de siglo. Entre 2005 y 2015, el crecimiento de la industria fue pequeño, pero constante, hasta que hace ahora 7 años se disparó su auge.

El aumento de la superficie interanual experimentó un auténtico boom, alcanzando un crecimiento de hasta 500 hectáreas por año, impulsado por la llegada de capitales extranjeros a Marruecos, que, junto a los experimentados agricultores, incrementaron las plantaciones del fruto en Loukos Gharb y crearon nuevas zonas de cultivos en Agadir, al centro-norte del reino, y Dakhla hacia el sur.

Al año 2020, alcanzaron a producir 35.100 toneladas de arándanos, 19 veces más que lo obtenido en 2005.

El clima propicio ha sido determinante para el rápido desarrollo en el cultivo de arándanos, así como la alta disponibilidad de mano de obra a un valor “razonable”, según lo califica el Sr. Amine Bennani, presidente de la Asociación Marroquí de Productores de Frutos Rojos (AMPFR), en la revista Blue Magazine.

Además, la ubicación geográfica del reino de Marruecos le favorece la exportación de fruta fresca a mercados de alto valor. “Desde la finca al consumidor de Europa nos demoramos 4 días, hasta Rusia 6 días”, afirmó el Sr. Bennani. En concreto, el mercado europeo recibe cerca del 90% de su producción, siendo sus principales destinos España, Inglaterra, Países Bajos, Alemania y Francia.

Asimismo, le otorga ventajas para llegar a mercados de Norteamérica (Estados Unidos, Canadá) y Asia (China, principalmente) con productos frescos y congelados.

Todo el avance en el mercado internacional del arándano ha sido también impulsado por los tratados de comercio alcanzados con la Unión Europea, Turquía, Estados Unidos y Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo.

Arándanos durante todo el año
Sin quedarse atrás de las tendencias mundiales, el sector marroquí busca aumentar la disponibilidad varietal del país, para así tener disponibilidad de arándanos durante todo el año. Las zonas de sur, como Dakhla, comienzan en octubre, mientras que las del norte durante enero, alcanzando un peak en marzo para terminar en julio. Ahora, empresas extranjeras trabajan en crear cultivos en las zonas altas del país, que puedan comenzar a producir en agosto, cerrando un ciclo anual de producción.

 

Fuente: blueberriesconsulting.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor