Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Coag

Se estima que un 30% de los cultivos en la Región de Murcia se han visto afectados por las precipitaciones intensas

De acuerdo con estimaciones de Coag, las precipitaciones persistentes registradas durante marzo y la primera quincena de abril podrían haber dañado hasta el 30% de los cultivos en la Región de Murcia. La organización alerta de que la lluvia no solo ha sido devastadora para muchos cultivos, sino que, además, ha impedido la realización de labores esenciales para la preparación de cosechas, podas y recolecciones, con los agravantes de pudrición, asfixia radicular y hongos.

Entre los productos más dañados, destacan el brócoli, la coliflor y la lechuga, afectados en un 80%, lo que supone pérdidas de 12.000 euros por hectárea. En el caso del melón se calculan pérdidas de 14.000 euros/hectárea, ya que, igual que la sandía, no ha podido ser trasplantado, y ahora se encuentra en los semilleros para ser destruido. De las plantaciones realizadas antes de las lluvias de marzo –sandía y melón– hasta el 90% están muertas.

Además, tampoco se puede preparar el terreno, aún embarrado, para realizar las siguientes plantaciones. Estos daños se notan más en las zonas de Lorca, Torre Pacheco y Cartagena.

En el Noroeste y el Altiplano, también en zonas altas de Lorca, se estiman pérdidas en explotaciones cercanas a un 90% de la producción de almendra, por agua y heladas, y se prevé el arranque de árboles por asfixia. Unas 40.000 de las 70.000 hectáreas de almendro están gravemente afectadas, señala la organización.

Por su parte, las calimas de polvo sahariano, en confluencia con las lluvias, han provocado daños importantes en los frutales. Destacan los problemas del borrón de la fruta para romper por el barro endurecido, que también ha producido un manchado de fruta importante que la deja fuera de comercialización. Además, han provocado lavado del pistilo, por lo que se han caído muchísimos frutos; sin olvidar los efectos del granizo en algunas zonas.

El albaricoque se ha perdido en un 70% y en igual magnitud las variedades más tempranas de melocotón, nectarina y paraguayos. Asimismo, en la comarca del Altiplano se calcula un 40% de perdidas en el total de la fruta de hueso, un 40% en fruta de pepita y un 40% en cereza.

En relación con los cítricos, han aparecido enfermedades fúngicas, lo cual, en cultivos sin recolectar y ya maduros, ha conllevado la aparición de podredumbres y aguados que se irán expandiendo.

 

Fuente: laverdad.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor