Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

¿Se puede conseguir la independencia frutícola y energética en Francia?

El cultivo de kiwis rojos en Francia supone una espera de seis años hasta obtener la primera cosecha. El cultivo de esta nueva variedad está luchando por ver la luz. Sin embargo, un importante actor de la industria agroalimentaria con sede en Châteaurenard tiene una solución ecológica que podría adaptarse a varios cultivos y permitir la independencia frutícola y energética. Un proyecto equitativo y actual. Sylvain Colleville, director de desarrollo y producción del grupo Peruzzo, nos revela su análisis y sus soluciones al respecto.

El grupo Peruzzo descubrió el kiwi rojo durante un viaje hace 3 años. Esta nueva variedad de kiwi, de sabor innovador, rica en vitamina C y antioxidantes, es muy popular entre los consumidores por su sabor a frutos rojos dulces. Desde entonces, ha emprendido el desarrollo de su cultivo en Francia. En 2022, el grupo prevé plantar 10 hectáreas de kiwis rojos, 13 hectáreas de kiwis amarillos y, en 2023, 8 hectáreas de kiwis rojos y 4 hectáreas de kiwis amarillos en un invernadero fotovoltaico. Peruzzo quiere ofrecer a los agricultores y a los nuevos productores un proyecto ecológico "llave en mano" con unos costes de inversión muy bajos: la agrivoltaica (la posibilidad de producir bajo invernaderos o paneles fotovoltaicos). Pero la solución está teniendo dificultades para hacerse realidad. 

"Hemos descubierto esta fruta, que tiene un sabor excepcional, y queremos desarrollar su producción en Francia, pero nos encontramos con la normativa vigente que frena el sistema 'llave en mano' que queremos proponer a los productores. En efecto, para el kiwi rojo, al igual que para el amarillo, se necesita un mínimo de dos años para obtener el permiso de construcción de un invernadero, sin ninguna garantía de que se obtenga, y se tardan cuatro años en recoger una primera cosecha, lo que significa que la tierra de cultivo está inmovilizada y no hay ingresos durante al menos seis años. Esto desanima a los productores. Además, también hay muchos obstáculos con los PLU [Planes Locales de Urbanismo] y PPRI [Planes de Prevención de Riesgo de Inundaciones]. En el contexto actual, está más que presente estudiar nuestra independencia energética, los eurodiputados hablan de ello, pero ¿qué sucede sobre el terreno? Nos encontramos con grandes dificultades para poner en marcha estos proyectos. ¿Qué podemos hacer? Hemos recibido unas cincuenta llamadas de productores que quieren plantar kiwis rojos y amarillos, pero hasta ahora solo se han realizado dos proyectos, y los retrasos han ahuyentado a los demás", explica Sylvain Colleville, responsable de desarrollo y producción del grupo Peruzzo.

En un momento en el que el coste de la inversión en estructuras para los fruticultores ha aumentado alrededor de un 40%, y el coste de los productos fitosanitarios para proteger la fruta de las inclemencias del tiempo se dispara, la agrivoltaica permitiría responder a ambos problemas; una solución cuyas ventajas son doblemente beneficiosas tanto para la agricultura como para el desarrollo de la energía verde.

En cuanto a la agricultura, la producción bajo invernadero o paneles fotovoltaiclis permite:

  • La introducción de nuevas variedades de fruta en Francia (kiwi rojo, aguacate, etc.).
  • Una sólida protección contra la lluvia, las heladas, el granizo y el viento y una producción tranquila para las frutas más frágiles.
  • Una reducción de los insumos.
  • La cosecha es posible incluso en días de lluvia (cerezas, albaricoques, etc.).
  • Entutorado sencillo.
  • Un coste de estructura y plantación financiado parcial o totalmente por la venta de electricidad.

En cuanto a la energía, las ventajas también son múltiples:

  • Coste de producción de kWh inferior a otras fuentes de energía (nuclear, gas, carbón).
  • Energía renovable y no contaminante.
  • Fácil de conectar a la red.

"El sistema permitiría el desarrollo de nuevos cultivos frutales franceses sostenibles y rentables para los productores, al tiempo que se aprovecharía la tierra agrícola para producir energía verde en cantidad. En el contexto actual, me parece irresponsable dejar pasar esta oportunidad. Hay que simplificar al máximo los trámites de las licencias de construcción, al igual que las mallas de protección contra el granizo. Me gustaría que nos sentáramos y encontráramos una solución para no perder dos años, y presentar este proyecto al Sr. Julien Denormandie (ministro de Agricultura y Alimentación)", propone.

El cultivo en un invernadero fotovoltaico es todavía más interesante para el kiwi rojo, ya que, a diferencia del kiwi amarillo, debe protegerse de la lluvia porque es más susceptible a la bacteriosis del kiwi. 

Para más información:

Peruzzo

www.peruzzo-group.com  


Fecha de publicación:
© /



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor