Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

La logística norteamericana mejora, pero se esperan cambios estructurales a largo plazo

¿Están mejorando las cosas en materia de transporte y logística en Norteamérica?

Parece que las tarifas de los camiones se han estabilizado tras la reciente escalada e incluso han vuelto a bajar a los niveles anteriores a la pandemia. "Por ejemplo, antes de la pandemia, el coste de una carga de productos desde Nogales a Filadelfia se negociaba entre 6.800 y 7.200 dólares por carga. Durante la mayor parte de la pandemia (e incluso hasta febrero de 2022), los cargamentos se cotizaban por encima de los 12.000 dólares", afirma Kasho Santa Cruz (abajo en la foto), director de relaciones de Agronegocios, Alimentación y Restauración en Wells Fargo, sita en Nogales, Arizona.

Sin embargo, aunque se trata de una buena noticia, lo que queda tras meses de lo que muchos productores y transportistas han descrito como una temporada logística caótica, son los posibles efectos secundarios. Y a medida que estos efectos se vayan solucionando, es posible que se produzcan cambios estructurales a largo plazo en torno a la logística. "Por ejemplo, a corto plazo, las interrupciones en los puertos y la escasez de contenedores siguen provocando retrasos en los envíos, lo que supone un reto para los camiones que van y vienen de los puertos", afirma Karol Aure-Flynn, analista del grupo de asesoramiento de la industria alimentaria y agroalimentaria de Wells Fargo. Aure-Flynn añade que el sector de los frutos secos, que destina aproximadamente el 60-70% del producto estadounidense a la exportación, está informando de fuertes compromisos de venta. Sin embargo, los envíos reales han bajado entre un 10 y un 15% de un año a otro.

Mejora del movimiento
Después de meses de desafíos en torno a las tarifas crecientes y la dificultad de acceso a los contenedores, se espera que los problemas de los contenedores mejoren en los próximos 10-12 meses y ya se observa un mejor movimiento. Pero los cambios estructurales a largo plazo en la logística se van a notar en las tarifas generales. "En el caso de los productos agrícolas a granel, por ejemplo, el transporte de las cosechas desde el campo hasta el primer nivel de procesamiento está experimentando una recalibración anual de los precios para el procesador agrícola y, en última instancia, para la fabricación de alimentos", señala Aure-Flynn. "A medida que los mercados laborales cambian, y para atraer a los conductores profesionales a estas tareas estacionales y exigentes, los precios han ido aumentando entre un 12 y un 15% al año, y en algunos lugares más". Y aunque los recargos del combustible, por supuesto, están relacionados con las subidas y bajadas de los precios de este, se espera que los salarios de los conductores sigan subiendo.

Entonces, ¿las cosas están mejor ahora desde el punto de vista logístico? Resulta que son tanto mejores como diferentes. "Mejores porque el volumen de producto es bajo. Muchos productores temían que los precios de los productos en 2020/2021 fueran demasiado altos y pensaban que la temporada 2021/2022 demandaría menos frutas y hortalizas a esos precios, por lo que plantaron menos", continúa Santa Cruz. "Ahora que el volumen es bajo, la demanda de camiones también es baja y ha hecho que los precios vuelvan a bajar". La diferencia está en las soluciones logísticas y Santa Cruz dice que ha visto a sus clientes adquirir y abrir nuevas empresas de logística en los últimos seis meses. De este modo, no solo tienen acceso a sus propios camiones, sino que pueden controlar la disponibilidad y el precio del transporte de sus productos.

Y dado que la pandemia ha enseñado muchas cosas a los productores y transportistas, es probable que el sector también haya aprendido a adaptar sus planes tras sus recientes experiencias logísticas. "Todos en el sector están trabajando con los clientes para ampliar las ventanas de entrega, buscar nuevas tecnologías o plataformas de distribución. El sector agroalimentario estadounidense es innovador", afirma Aure-Flynn.

A la derecha: Karol Aure-Flynn

Un vistazo a la temporada nacional
Así pues, con el desarrollo de la temporada agrícola nacional y la previsión de unos costes logísticos más estables, el sector permanecerá atento a la próxima temporada de otoño/invierno, sobre todo si continúan tanto la pandemia como la guerra en Ucrania.

"La logística va a requerir más planificación anticipada, asociación y costes. Es probable que los proveedores de logística sigan consolidándose y madurando. La asociación y la contratación serán cada vez más sofisticadas, ya que los análisis de datos, las restricciones, los precios y la incertidumbre impulsan la necesidad de innovación y eficiencia", expresa Aure-Flynn.

Y aunque la escasez de contenedores y los retrasos en los puertos parecen estar aliviándose, aunque lentamente, se necesitará algún tiempo para que los problemas se resuelvan a lo largo del sistema y se espera que el flujo comercial sea más fluido en 10-12 meses.

Santa Cruz añade que, aunque los retos/costes logísticos durante la mejor parte de la pandemia eran inauditos, no se espera que los precios aumenten a esos niveles para la próxima temporada. Sin embargo, ¿qué pasa con los costes del combustible?

"Los costes del combustible fueron siempre un punto de conflicto durante las negociaciones de los costes de carga antes de la pandemia. Durante la pandemia, los costes del combustible no entraron en la conversación. Ahora que los precios se han estabilizado, el coste del combustible, sorprendentemente, no ha entrado en las negociaciones", comparte Santa Cruz. Pero como el precio del combustible sigue subiendo, los costes de transporte en camión entran en juego y probablemente tendrán que aumentar en consecuencia".

Aure-Flynn añade que los transportistas de productos perecederos y materias primas a menudo son solo "fijadores de precios" en relación con la volatilidad de los precios del combustible. "Muchos transportistas y sus clientes están pactando acuerdos de recargo por el combustible que terminan con la incertidumbre del precio de este. Son todas las demás dinámicas (oferta/demanda, mano de obra, normativa y el simple coste de hacer negocios) las que harán que las negociaciones sigan siendo interesantes", concluye Aure-Flynn.

Foto: Dreamstime

Para más información:
Sarah Hatch
Wells Fargo
sarah.hatch@wellsfargo.com   
https://www.wellsfargo.com/   


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor