Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

René Capote y Ben Horsbrugh, de GLOBALG.A.P.:

Creando valores para el sector

El sistema de certificación de GLOBALG.A.P. se utiliza en más de 130 países y suele describirse como la garantía de calidad agrícola más adoptada en el sector hortofrutícola. Hablamos con René Capote, experto técnico, y con Ben Horsbrugh, jefe de equipo de gestión, sobre los procesos de certificación de GLOBALG.A.P., así como sobre la biodiversidad, la sostenibilidad y el papel de los procesos con múltiples partes interesadas.

Intenso trabajo en equipo 
"Mantener la biodiversidad y la sostenibilidad requiere mucho trabajo en equipo. Como desarrollador de productos, parte de mi trabajo consiste en alinear de forma cooperativa los intereses e ideas de nuestras partes interesadas con la tecnología adecuada, y que todos acaben en la misma página", dice Capote. "Ayudamos a los grupos de trabajo a definir y redactar sus respectivos requisitos". Las partes interesadas en este caso son los retailers, productores, ONG e incluso científicos que participan en el proceso de elaboración de normas.

Ben Horsbrugh (izquierda) y René Capote (derecha) delante del nuevo add-on de Biodiversidad para promover la biodiversidad en la producción convencional de frutas y hortalizas. Está previsto que el nuevo add-on se lance para todos los participantes en el mercado en el primer semestre de 2022. Se trata de una colaboración entre GLOBALG.A.P. y Lidl.

A la pregunta de cómo aborda la empresa las diferencias regionales en cada caso, Capote responde: "Un planteamiento que he llegado a conocer y apreciar en GLOBALG.A.P. es el de 'pensar globalmente, actuar localmente'. Esto significa que, aunque las normas suelen tener un alcance mundial, también debemos tener en cuenta las políticas nacionales que rigen la interpretación de las normas. Así, las certificaciones pueden adaptarse a las condiciones locales".

Iniciativas locales
Horsbrugh ve que están surgiendo nuevos grupos en este sentido: "En los próximos dos o tres años, probablemente habrá muchas iniciativas locales, lo que se debe a que hay muchas cuestiones urgentes que deben abordarse a nivel regional. También tenemos que aceptar que hay un sinfín de normas que deben fusionarse y armonizarse para decidir finalmente cuáles serán las mejores y cómo podemos interactuar con ellas. Hasta que haya normas definitivas, esta es nuestra forma de lidiar con diferentes ideales e ideas".

En cuanto a si las normas establecidas por empresas de certificación como GLOBALG.A.P. no pueden alcanzarse a nivel regional, Horsbrugh afirma: "Ese es un reto fundamental al que nos enfrentamos todo el tiempo, que es una especie de ajuste del círculo de la sostenibilidad; tenemos claras demandas del mercado y claras necesidades inherentes en términos de sostenibilidad. Ese es nuestro trabajo diario. Detrás de la elaboración de estas normas está el trabajo de muchas personas que actúan a un alto nivel y tienen mucha responsabilidad. Por ejemplo, en los programas individuales suelen participar entre 30 y 40 personas. Las normas y certificaciones solo funcionan si todas estas personas están detrás de ellas".

Capote añade: "Creo que la clave es apoyarse en la gestión o en los procesos de múltiples partes interesadas, porque para desarrollar las normas hay diferentes partes interesadas, que son las ONG, los retailers y los productores, para garantizar que haya una transparencia adecuada y un buen desarrollo dentro del proceso".

Además, también es importante incluir las conclusiones de las organizaciones de investigación. "Las ONG y las organizaciones de investigación son a veces las partes interesadas que más se manifiestan, por ejemplo, sobre cuál es la técnica más desarrollada desde el punto de vista científico. Pero también es necesario que estas sean aplicables a nivel operativo, así como rentables y también vinculadas al mercado. Una vez que estas normas estén establecidas y sean aceptadas por los retailers y los productores, se aplicarán en consecuencia".

Impacto de la pandemia en los procedimientos de certificación
Horsbrugh afirma: "Durante la pandemia, conseguimos desarrollar rápidamente soluciones a distancia que fueron aceptadas por el mercado, por lo que pudimos implantar un proceso de certificación que se desarrolló en tres meses. Al principio de la pandemia, existía el temor de que se perdiera el foco de atención en cuanto a la sostenibilidad, pero ocurrió lo contrario. De hecho, tuvimos más debates sobre la sostenibilidad, con todo tipo de partes interesadas que se acercaron a nosotros de forma proactiva. Fue un gran privilegio para GlobalG.A.P. formar parte de un negocio fundamental durante la pandemia. Además, como la mayoría ya estábamos ampliamente interconectados y estructurados, tampoco supuso un gran cambio para nosotros".

El mercado es actualmente más volátil que nunca, según Horsbrugh. "Las interrupciones en la cadena de suministro afectarán sin duda a nuestros grupos de interés, pero no directamente a GLOBALG.A.P. Así que también tenemos que ser sensibles a la situación de los productores y los retailers, que tienen que lidiar con precios diferentes".

Capote continúa: "Además, la mayor demanda de soluciones inteligentes, es decir, de herramientas digitales, así como de servicios digitales en general y de normas sociales, ha sido muy alta". También habla de la necesidad y la importancia de responder adecuadamente al último informe de la ICPP sobre el cambio climático.

Horsbrugh describe la cuestión de la sostenibilidad como una "obviedad" en el sector, ya que ahora se da por hecho que hay que trabajar de forma sostenible, mientras que Capote subraya que hay cierta urgencia en los próximos dos o tres años. Y es que en ese periodo se decidirá la tecnología que dará forma al mundo en 2050.

Este año, GLOBALG.A.P. lanzará la versión revisada de su programa IFA V6, que ofrece soluciones racionalizadas, intuitivas y digitalizadas para todo el sector, así como el estándar social GRASP 2.0 y el programa TR4 para el sector de la banana: "Se trata de una herramienta que proporciona a los agricultores un plan de mitigación de riesgos para evitar la introducción (y la posterior propagación) del patógeno TR4 hacia, dentro y desde sus explotaciones certificadas por GLOBALG.A.P., y que representa la mejor solución que tenemos hasta la fecha".

 

Para más información:
Dr. René Capote y Ben Horsbrugh
GLOBALG.A.P. / FoodPLUS GmbH
Tel.: +49 221 57776 -0
Email: info@globalgap.org 
www.globalgap.org 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor