Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

El cultivo de peras superintensivo se está extendiendo en el sur de Italia

En el sur de Italia, se está difundiendo una técnica de cultivo de peras moderna capaz de reducir costes y, al mismo tiempo, garantizar altos estándares de calidad. Se trata del cultivo superintensivo de pared vertical, que consiste en hacer crecer las plantas sobre un eje principal, colocándolas a una distancia de 0,60/0,80 m entre sí y de 3,5/4,0 m entre las diferentes hileras, con una inversión de unos 4.000/4.500 plantas por hectárea.

Perales de la variedad Coscia en el tercer ciclo vegetativo (30 meses).

El agrónomo Vito Vitelli, uno de los impulsores de este nuevo modelo para el sur de Italia, nos habla de la innovadora técnica de cultivo.

(En la foto de al lado, peras de la variedad Coscia, de excelente tamaño y con un color superpuesto tendiendo al rojo gracias a la buena exposición al sol)

"Aunque las superficies son limitadas, en Sicilia y Campania tenemos algunos ejemplos empresariales brillantes, con resultados excepcionales en solo unos meses. Al trabajar en la pared vertical, tenemos la posibilidad de optimizar la interceptación de la luz, lo que beneficia a la actividad fotosintética y al color del fruto".

Huerto de perales de la variedad Coscia en Teano, provincia de Caserta

"Una vez plantado el árbol, rigurosamente certificado y procedente de viveros acreditados, se corta a una altura de 40-45 cm para estimular un reinicio vigoroso, si el tronco es fino, mientras que se deja entero si tiene un diámetro de 12-15 mm. Tanto en el primero como en el segundo caso se desarrolla un solo eje a lo largo de un tutor, que crecerá verticalmente hasta al menos 2,5 m e incluso 3,5 m en 15-24 meses. Este desarrollo será apoyado por un suministro equilibrado de agua y elementos nutricionales y por una serie de intervenciones de buenas prácticas agronómicas".

La estructura de este marco de alta densidad se compone de 3-4 alambres de hierro paralelos, superpuestos a unos 0,80 m entre sí, sostenidos por postes de hormigón de hasta 4 metros que se colocan a lo largo de la fila a 10-12 metros entre sí. La instalación también incluye un sistema de riego por goteo a 30-40 cm del tronco de la planta.

"Durante el crecimiento brotarán a lo largo del eje tanto ramas débiles, predispuestas a fructificar después de alcanzar la madurez de los brotes en 2-3 años, como ramas vigorosas (ramas mixtas) grandes y muy largas. La poda consistirá en seleccionar las ramas fructíferas y podar las ramas vigorosas a pocos centímetros, con cortes hasta la base. Esta operación, a realizar a principios de otoño o finales de invierno, permitirá mantener un perfecto equilibrio a lo largo del eje único entre la actividad de renovación vegetativa y la actividad productiva. Durante los primeros años, para gestionar mejor la potencia vegetativa de la fase juvenil, será necesaria también una intervención de poda en verde en el período estival", continúa Vitelli.

Estado de cultivo en el primer ciclo vegetativo (menos de 12 meses). Huerto ubicado en Castronuovo di Sicilia, provincia de Palermo.

La técnica superintensiva es particularmente adecuada para la variedad Coscia, una pera de verano típicamente del sur de Italia. "Los frutos producidos por las formaciones fructíferas, colocadas directamente sobre el eje vertical, tienen un tamaño considerable, excelente color de la piel gracias a la exposición al sol y excepcionales cualidades organolépticas. Cada peral produce de media, a partir del cuarto año, 60-70 frutos con un promedio de unos 120 g de peso. Esto supone 8-10 kg de peras por planta que, con una inversión de 4.000-4.500 plantas por hectárea, permitirá rendimientos superiores a 30-35 t/ha. En zonas muy idóneas de Sicilia y Campania, el precio en campo de la pera Coscia ronda los 0,80-1,00 euros el kg, lo que genera 30.000-35.000 euros por hectárea".

Huerto de perales tradicional

"Debemos abandonar el modelo del cultivo de peras tradicional, caracterizado por plantas con 4-5 ramas principales y, por tanto, con un exceso de estructuras portantes de madera, especialmente en la base, y con pocas ramas fructíferas. Un sistema que, a pesar del amplio espacio en el marco de plantación, no favorece la aireación y la buena distribución de los plaguicidas, condicionando así la propagación de organismos nocivos. Es una forma de producir peras ya obsoleta, que no ha hecho más que desincentivar a los empresarios, ya que este modelo se caracteriza por altos costes, bajos rendimientos, una gestión complicada de la copa del árbol, muchos tratamientos y muchos residuos. Además, es un sistema que no optimiza el uso del suelo con su marco de plantación de 4m x 4m (600-700 plantas/ha)".

Para más información:
Vito Vitelli (agrónomo)
Tel.: +39 3392511629 (Italia)
vitovitelli@tiscali.it
vitovitelli.blogspot.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor