Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Congelación IQF de berries: los retos de la deshidratación

La deshidratación de un producto es un aspecto vital a tener en cuenta durante el proceso de congelación. La razón es que la pérdida de agua tiene un impacto directo en la calidad y el peso del producto. Por ello, hacer frente a la deshidratación es uno de los problemas más importantes a los que tienen que enfrentarse los procesadores de alimentos, ya que puede conducir a un menor rendimiento y rentabilidad. Pero lo mismo se aplica a los proveedores de soluciones de congelación.

Sana Rehman, coordinadora de marketing de OctoFrost, afirma que la deshidratación es un factor especialmente importante a la hora de congelar berries: "Cuando se trata de berries, esta cuestión puede ser aún más crítica, ya que esos productos están compuestos por un 85-92% de agua. Por eso es muy importante que los procesadores de alimentos sepan cómo funciona la hidratación del producto, ya que es ahí donde comienza el control de todo el proceso, lo que a su vez garantiza que se minimicen las pérdidas de beneficios o los daños a la calidad del producto. Mientras se congela el producto, se expone a una corriente de aire a baja temperatura. La diferencia entre la humedad del producto y la del flujo de aire provoca una pérdida de humedad, ya que el producto la libera a través de sus membranas".

El congelador OctoFrost IQF permite bloquear la humedad dentro del producto, explica Rehman. "En el proceso de congelación intervienen varios factores que pueden provocar la deshidratación. Para empezar, el propio tiempo de congelación. Si se mantiene lo más corto posible, se conseguirá una rápida congelación de la piel, bloqueando inmediatamente cualquier humedad dentro del producto, impidiendo su pérdida. A continuación, la aerodinámica creada en el interior del congelador, que viene determinada por la temperatura, la presión del aire, la velocidad del aire y la humedad del aire. Es vital controlar estos valores para evitar cualquier formación de nieve, que es un síntoma directo de altos niveles de deshidratación".

El congelador IQF puede minimizar la deshidratación de forma drástica en comparación con otras soluciones, afirma Rehman. "Los clientes de OctoFrost han declarado que los niveles de deshidratación de sus productos oscilan entre el 0,1 y el 0,3% de media, dependiendo del tipo de producto. En comparación, otras soluciones del mercado alcanzan entre el 2 y el 5% de deshidratación. La razón por la que nuestra línea puede limitar la deshidratación se debe a los ventiladores del congelador IQF OctoFrost. Su velocidad crea una aerodinámica única, estipulada para cada tipo de producto. Como resultado, cada producto puede ser procesada bajo la combinación óptima y requerida de velocidad de aire, presión de aire y humedad relativa. Con el equilibrio adecuado de flujo de aire continuo y velocidad del aire, la deshidratación se reduce al mínimo".

"Como las berries están compuestas por un alto porcentaje de agua, sigue siendo fundamental que los procesadores de alimentos controlen la pérdida de agua, ya que esta afectará seriamente a la calidad, el aspecto y el peso del producto. Los clientes afirman que la congelación fluida es más eficaz que la congelación estática a la hora de procesar berries, ya que no compromete la calidad y permite procesar una mayor cantidad en menos tiempo. El reto consiste en optimizar los ajustes del flujo de aire y la velocidad. Gracias al flujo de aire ajustable del congelador OctoFrost IQF, se pueden conseguir las condiciones óptimas para cada tipo de berry, logrando así la eficiencia energética y aumentando el rendimiento", concluye Rehman.

 

Para más información:
OctoFrost Group
Email: sales@octofrost.com  
www.octofrost.com    


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor