Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"Incluso hay comercializadores a los que se les ha ofrecido mandarina Tango para zumo"

Los cítricos andaluces no reflotan en un año "para olvidar"

En una campaña citrícola muy difícil en Andalucía hasta las lluvias, tan necesarias como esperadas durante meses, han supuesto problemas; de aguado y ocasionalmente de asfixia radicular, así como una ralentización en la recolección, ya de por sí retrasada, por lo que pese a afrontar el final de la campaña aún quedan en el campo entre el 20-25% de la producción por recoger, sobre todo en Huelva y Sevilla.

"Es un año para olvidar", resume Ricardo Serra, presidente de Asaja Sevilla, pues "si la primera parte de la campaña fue mala, la segunda está siendo peor, si cabe".

Y es que esta campaña de principio a fin se ha desarrollado con precios ruinosos para el agricultor. "Para el consumidor son prácticamente los mismos que los del año pasado, pero para el agricultor se quedan en menos de la mitad". A esto se suma que "los costes productivos han subido mucho, especialmente el de la energía, que ha encarecido de forma directa el coste del agua para riego, pero también el de los abonos como el nitrógeno o el gasóleo", apunta Serra.

La campaña de recolección empezó con retraso debido a una maduración más lenta por las altas temperaturas. A esto se sumó que la demanda de naranjas locales no se activó como de costumbre, debido al solapamiento ante una mayor presencia de productos de países terceros, principalmente de Sudáfrica.

Esto llevó a que el inicio de la recolección de la fruta se retrasara hasta primeros de noviembre, cuando lo habitual es que a mediados de octubre la naranja esté en condiciones óptimas y con demanda.

A estas alturas "aún quedan partidas de Lane Late por vender", por lo que "es más que probable" que haya fruta "que se quede en el árbol sin recoger al pasarse su fecha y exigir la demanda otras variedades". De hecho, "el precio de las Lane Late de buenísima calidad ha oscilado entre 0,16-0,18 euros el kilo, y aun así no se venden, cuando su precio habitual ha sido, como mínimo, el doble".

Las variedades que quedan
En esta recta final de la recolección, la última esperanza de los agricultores estaba en las variedades que quedan, las Valencias (Delta y Midknight). Sin embargo, "los precios son también muy negativos", señala por su parte Manuel Altava, vicepresidente de Asaja Sevilla.

"Hay agricultores, sobre todo aquellos que no están asociados a una organización de productores o cooperativa, que por esperar a ver si los precios malos mejoraban se ven obligados a desviar la naranja a la industria del zumo, y con dificultades para entrar en ella". Y es que los precios son tan malos que "incluso hay comercializadores a los que se les ha ofrecido mandarina Tango, variedad que paga royalty al estar protegida, para zumo".

 

Fuente: sevilla.abc.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor