Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Champiñones blancos y Portobello demuestran tener efectos neuroprotectores

Constatan que el consumo de champiñones ayuda a prevenir enfermedades neurodegenerativas

Investigadores del CIBIR, el Centro de Investigación Biomédica de La Rioja, y del CTICH, el Centro Tecnológico de Investigación del Champiñón de La Rioja, han evaluado los efectos neuroprotectores del consumo de dos populares hongos cultivados: el champiñón blanco (Agaricus bisporus) y el Portobello (Agaricus bisporus brunnescens).

En su estudio, realizado con ratones, los investigadores fabricaron pienso con un 5% de contenido de uno u otro de estos hongos y se lo suministraron a los animales durante quince semanas.

Al estudiar la composición de la microbiota intestinal (la comunidad de bacterias que vive en el intestino y que regula la fisiología del portador), se vio que los ratones que tomaron las dietas enriquecidas con champiñones mostraban grandes cambios hacia una microbiota más saludable gracias al efecto prebiótico de los champiñones, que fomentan el crecimiento de bacterias beneficiosas y una disminución de las potencialmente dañinas.

Aunque no es tan intuitivo, cada vez hay más resultados que demuestran que existe el llamado ‘eje microbiota-intestino-cerebro’, de forma que las bacterias del intestino pueden influir directamente sobre la fisiología cerebral. Por ello, para investigar si los cambios en la microbiota producidos por los champiñones tenían un efecto sobre el cerebro de los ratones, los científicos sometieron a los animales a estrés.

Se comprobó que, como era de esperar, la situación de estrés aumentaba la expresión de ciertos marcadores de oxidación cerebral mientras que disminuía la actividad de los enzimas antioxidantes. Sin embargo, los animales que habían tomado una dieta enriquecida con uno u otro de los hongos durante 3 semanas mantenían niveles normales de estos marcadores a pesar de haber estado expuestos al estrés.

El estrés oxidativo cerebral se ha demostrado como uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo de las enfermedades neurodegenerativas por lo que una actividad tan sencilla (y sabrosa) como añadir champiñones a los platos, puede ayudar a frenar la preocupante escalada en el número de casos de estas enfermedades.

El estudio ha sido liderado por el doctor Alfredo Martínez (CIBIR) y la doctora Marga Pérez (CTICH) y ha sido financiado con ayuda de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (ADER), la Consejería de Agricultura del Gobierno de La Rioja, y fondos FEDER. Los resultados del trabajo han sido publicados en la revista Antioxidants.

 

Fuente: nuevecuatrouno.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor