Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Carlos Cruzat, presidente del Comité del Kiwi Chileno: “Como año, sigue siendo bueno, pero hay que ser prudente”

“El alto 'stock' de kiwi europeo ha retrasado el inicio de la campaña del kiwi desde el hemisferio sur en Europa”

La campaña chilena del kiwi arrancó en la semana 8 con la cosecha y la exportación de las primeras frutas de esta nueva temporada, en la que se prevé que el sector movilice entre 150.000 y 155.000 toneladas. No obstante, el inicio ha sido más lento de lo esperado y ha dejado su reflejo en las estadísticas de exportación.

A la semana 16, de acuerdo con la información compartida por el Comité del Kiwi chileno, los volúmenes enviados por Chile a los diferentes mercados internacionales representaron solo un 62% de los que se despacharon hasta la misma semana de 2021. Y es que, este año, el inicio de la temporada ha coincidido con stocks significativos de fruta en los mercados en el hemisferio norte.

“Zespri ha estado ejerciendo cada vez más presión en los mercados para colocar y comercializar su oferta de kiwi amarillo retrasando la venta de sus kiwis verdes, lo que ha hecho que Europa haya tenido que retrasar el inicio de su campaña hasta mediados de diciembre, cuando normalmente debería empezar en noviembre, la fecha en la que Zespri acababa su campaña europea”, explica Carlos Cruzat, presidente del Comité del Kiwi de Chile. “Comenzar más tarde supone contar con menos tiempo para la comercialización en la campaña, por lo que en Europa se está tratando de aumentar los envíos a ultramar para intentar equilibrar la oferta de manera de obtener un mejor retorno para sus productores”.

“La industria del kiwi amarillo ha crecido muy rápidamente; de hecho, hace 20 años ni siquiera existía. Zespri ha apostado muy fuerte por esta fruta y hoy en día su producción debe oscilar en torno a las 420.000 toneladas, mientras que su producción de kiwi verde es de unas 250.000 toneladas. La empresa, que es, de facto, un monopolio autorizado por la Organización Mundial del Comercio, condición que no se justifica y con la cual estamos en completo desacuerdo, maneja entre el 80 y el 85% de la producción exportable a nivel global de kiwi amarillo”, señala Carlos.

“Sin embargo, este comienzo más lento en la cosecha nos ha permitido a la industria chilena tener fruta con mejores parámetros fisiológicos, aunque con calibres inferiores a lo que quisiéramos por factores climáticos”.

La contracción en los envíos hasta la fecha ha estado impulsada, precisamente, por el retraso en los despachos a Europa y la presencia de su fruta en los mercados de destino de los kiwis chilenos. Norteamérica está siendo, hasta la fecha (con datos hasta la semana 16), el principal destino para la fruta de Chile, recepcionando el 35,2% de los volúmenes exportados y registrando la menor caída en los despachos, de solo un 6%. Latinoamérica se sitúa como el segundo destino en importancia recibiendo el 25,3% de los kiwis chilenos exportados (-26%), seguida de Europa con el 19,3% (y una notable caída del 64%), Lejano Oriente con un 14% de participación (-43%), Oriente Medio con un 5,2% (y protagonizando la única variación interanual positiva, con +12%) y Rusia, donde los envíos han caído un 93% hasta representar un simbólico 0,6% del total.

Este escenario en el mercado mundial del kiwi, no obstante, se ve favorecido por el aumento mundial de la demanda de kiwi. “La pandemia aumentó la demanda de alimentos con vitamina C, y hay que recordar que el kiwi tiene el doble de vitamina C que una naranja, además de la misma cantidad de potasio que una banana o una cantidad de vitaminas totales muy parecida a la de las paltas. En este periodo se ha reconocido el valor nutracéutico del kiwi y su consumo ha pasado de estar asociado con una mejor digestión a estar asociado con una mejor salud”, comparte Carlos Cruzat.

Aunque hay un factor más allá de la propia situación del mercado global o de la demanda que esta temporada es de crucial importancia, “y son las externalidades a nivel mundial”, destaca el presidente del Comité del Kiwi de Chile. “Una de las más graves es la logística. Las navieras y las operaciones en los puertos se están demorando y, recordemos, estamos tratando con productos perecederos. Por ejemplo, hemos pasado de tiempos de tránsito de 45 días a un promedio de 60 días hacia la India y con poca disponibilidad de contenedores, ya que a las empresas navieras no están privilegiando ir a ese tipo de rutas. Además, los fletes han aumentado significativamente su costo, pasando del doble y del triple”.

“Europa, por su parte, está afectada por la inflación, que está impactando en las economías locales con la subida de los precios y una mayor prudencia en las compras, y por los efectos la guerra. Grecia es un gran productor de kiwi en Europa y vende una cantidad importante de fruta a las antiguas repúblicas soviéticas de Europa del Este, así que, ante cualquier dificultad, podría dirigir toda esa fruta a Europa”.

“Toda esta situación va generando un movimiento en el mercado que no es el tradicional. Como año, sigue siendo bueno, pero hay que ser prudente y ajustar las expectativas”, aconseja Carlos Cruzat.
“Las expectativas generan una meta, pero el mercado, la demanda o los problemas logísticos son los únicos que van a establecer dónde se situará esa meta”.

Para más información:
Comité del Kiwi de Chile
Cruz del Sur 133 Of. 703
Las Condes, Santiago, Chile
Tel.: +56 2 2472 4783
info@comitedelkiwi.cl
www.comitedelkiwi.cl


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor