Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

¿Puede la cadena de invernaderos de hortalizas soportar los crecientes costes?

¿Quién asumirá los crecientes costes? Eso es lo que todo el mundo quiere saber en el mercado de las hortalizas de invernadero. Al comienzo de esta nueva temporada, nadie tenía realmente una respuesta, aunque, por ahora, los productores parecen estar asumiendo dichos costes. Lo que está claro es que esta situación no durará mucho tiempo. ¿Adoptará el sector una postura unida? Quién sabe.

Los pepinos comenzaron la temporada holandesa de hortalizas de invernadero a finales de enero. Les siguieron otros productos como la berenjena, el calabacín, los pimientos y los tomates. Los que no lo saben dirían que no pasa nada en el sector. Sin embargo, detrás de unos productos sanos se esconde un sector profundamente preocupado. Y este año, más que nunca. A finales de marzo se escuchó por fin la llamada de socorro, pues cuatro de cada diez productores holandeses se encuentran en una situación financiera desesperada. Los productores belgas están en la misma situación, al igual que muchos productores de otros países.

El sector tiene problemas desde el otoño. Los primeros productores tuvieron problemas en cuanto empezaron a subir los precios de la energía. Dejaron de cultivar antes de tiempo y los invernaderos permanecieron vacíos (durante más tiempo). Algunos abandonaron por completo o vendieron sus invernaderos a colegas de plantas ornamentales. Este invierno, solo la mitad del volumen habitual de tomates se cultivó con iluminación artificial. La producción de pepinos, que cada vez se cultiva más durante todo el año, también disminuyó considerablemente.

Demasiado caro
A mediados de abril, las repercusiones siguen siendo evidentes en el mercado. Muchos productores siguen luchando por cultivar de forma diferente por necesidad, lo que está disminuyendo la producción. Porque lo que no se pone, no se saca. La nueva temporada de hortalizas de invernadero comenzó lentamente, con precios más altos. A principios de abril, los tomates se vendían a precios por kilo nunca vistos. Los precios están muy por encima de las medias de los últimos años, aunque los costes también son mucho más altos. En marzo, los tomates holandeses se vendieron por el doble que un año antes, lo que demuestra lo inusual de la situación actual del mercado.

Los productores que tienen productos a principios de la temporada suelen contar con buenos precios mientras la oferta es limitada. Los productos cultivados en invernaderos tienen mucha demanda en esta época, y eso también se aplica a los países exportadores, donde el producto propio es escaso o nulo al principio de la temporada. Aunque, con mucho cuidado y destreza, ya es posible el cultivo en invernadero con calefacción e iluminación. Este año, los productores se han visto obligados a entrar en el mercado más tarde y han perdido esa ventaja.

Lo mismo ocurre con los comerciantes. Para ellos, los menores volúmenes al inicio de la temporada han complicado la exportación. Como se dijo en la reciente feria internacional de horticultura, Fruit Logistica, menos producto significa menos volumen para el extranjero. Y eso sin tener en cuenta los costes de transporte, que también han subido mucho, y los demás que hay que añadir.

En las semanas previas a la Semana Santa, los precios de los pepinos, las berenjenas y los tomates en rama, entre otros, subieron mucho. Y eso que los precios, sobre todo de los tomates en rama, ya eran altos. Eso no sentó bien a los comerciantes. Los precios altos son buenos, pero, según el mercado, los niveles a los que se negociaban los tomates antes de Semana Santa hacían que las operaciones diarias fueran un reto. Los comerciantes desearían que los precios bajaran ligeramente. Los tomates en rama, a unos 2,50 euros, son "demasiado caros para ser rentables".

Los precios de los pepinos y las berenjenas de más de 1 euro en la semana anterior a la Semana Santa son también muy inusuales. Actualmente se cree que los productos probablemente inundarán el mercado, debido a que los agricultores pospondrán el cultivo y ajustarán los calendarios. Entonces prevalecerá la ley de la oferta y la demanda, con o sin crisis de costes. Se teme que los precios se desplomen, mientras que es precisamente ahora cuando los buenos precios son bienvenidos para cubrir parte del tremendo aumento de los costes.

¿A qué precio?
Estos costes siguen siendo un tema de discusión, incluso ahora que las partes han cerrado los contratos de venta de esta temporada. Si no para esta temporada, sí para el invierno. En cuanto al comprador de la cadena, los productores y las asociaciones de productores quieren saber: ¿a qué precio vender? Del lado de los productores y las organizaciones de productores se preguntan: ¿se fijan los costes para toda una temporada? ¿O se incluye la flexibilidad, de modo que los precios reflejen los costes que posiblemente aumenten durante la temporada (o la caída, aunque parece poco probable)?

En este último caso, se está considerando específicamente a las grandes cadenas de supermercados. ¿Pueden, y quieren, estos grandes compradores de hortalizas de invernadero pagar más por productos de invernadero holandeses o belgas buenos y sostenibles? Eso es lo que entienden los productores. También parece que cada vez más personas son conscientes de que las subidas de precios son inevitables. Pero eso no quita que se tenga en cuenta hasta el último céntimo a la hora de subir los precios. Recientemente, en un programa de televisión holandés, un director de un supermercado mencionó que preferirían subir los precios en 0,10 euros, y no en 0,15, para cubrir los costes. Los productores y las organizaciones de productores, por su parte, señalan que los supermercados "no están posicionándose".

Esas mismas asociaciones de productores determinan actualmente su situación y la de sus productores. Están haciendo cálculos por producto. Para cada variedad de tomate, están viendo lo que supondrán los distintos precios del gas por producto; para algunos productores con contratos de gas fijos, eso supone un precio de unos 0,80 euros. El aumento de los precios no les afecta (todavía). Pero algunos no tienen opciones de gas favorables o han abandonado sus contratos.

Otros tienen que calentar sus invernaderos a precios de gas diarios o solo tienen calderas, no sistemas de cogeneración. Esos productores se enfrentan a costes energéticos muy diferentes. En el periodo previo a la Semana Santa, el precio del gas rondaba el euro/megavatio hora. En el mercado actual, ningún cálculo puede justificar un cultivo a largo plazo a esos precios, sobre todo para los cultivos de invierno iluminados. Habrá que tomar decisiones al respecto en los próximos meses.

Certeza sobre los costes
Es sobre todo la incertidumbre sobre los precios del gas lo que pone en duda la rentabilidad de la agricultura de invernadero en el noroeste de Europa. En 2021, los costes energéticos representaron más del 25% de todos los costes de los invernaderos holandeses. La gran volatilidad de los precios del gas en los últimos meses ha sido imposible de calibrar, incluso antes de que comenzara la guerra en Ucrania. Entonces hay que preguntarse: ¿fijar los precios del gas resolverá el problema? En Francia se ha mencionado la idea de fijar el precio del gas en 0,70 euros. Eso daría a los productores un coste conocido con el que contar. La Comisión Europea ha intervenido.

Debido a la "situación sin precedentes", la Comisión ha proporcionado a los Estados miembros mucho más acceso a las ayudas estatales, lo que da a los países la posibilidad de compensar, por ejemplo, a los sectores que hacen un uso intensivo del gas, como la horticultura de invernadero. Queda por ver si los distintos Estados miembros lo harán y en qué medida. Las medidas del Gobierno holandés se esperan para finales de este mes. Los Países Bajos no son conocidos por elegir rápidamente las ayudas, por lo que las expectativas se moderan incluso antes de que se produzcan las medidas. No se espera que se intervenga inmediatamente en el mercado energético fijando el precio del gas.

También se debate si fijar los precios es una solución para el panorama general. Es probable que en el futuro haya que tener en cuenta los costes más elevados. Y, con el tiempo, los costes que supone cultivar sin gas; algo que ya se está estudiando. El sector también se esfuerza por ser más sostenible, como se subraya continuamente, y ya está dando los pasos necesarios. Los productores holandeses, por ejemplo, se han puesto las pilas con la energía geotérmica y gestionan sus propios sistemas. El New Style of Growing, un método de cultivo que se centra en una alta producción con un menor consumo de energía, se ha consolidado en la última década. Sin embargo, aumentar la sostenibilidad no es gratis, exige inversiones y otros costes.

A corto plazo, es importante que los productores puedan seguir cultivando frutas, hortalizas, flores y plantas de forma rentable para el consumo general. Por eso, no cultivar plantas ornamentales durante un tiempo, como sugirió el Gobierno holandés, fue recibido con desaprobación e indignación. Los préstamos del Gobierno pueden ayudar a los productores a sobrevivir en estos tiempos difíciles. Sin embargo, los productores no quieren quedarse con un invernadero vacío, o poner en marcha una planta de cogeneración para generar electricidad y devolverla a la red. Esta es una buena fuente de ingresos para algunos productores ahora que los precios del gas también han hecho subir los de la electricidad. Pero, al igual que sus compañeros que no tienen esa ventaja, preferirían estar produciendo hortalizas, frutas, flores o plantas.

Trasladar los costes
Para seguir haciéndolo, los productores deben ser capaces de repercutir (parcialmente) el aumento de los costes, no solo de la gasolina. De eso habla todo el mundo en la cadena, desde hace meses. Es un reto porque, a pesar de toda la consolidación, la cadena sigue estando muy fragmentada, lo que no ayuda a conseguir mejores precios para los productos de invernadero y dificulta la presentación de un frente unido. No es casualidad que las organizaciones de productores se estén reforzando mediante la fusión y el aumento de su superficie vinculando a nuevos productores. La idea es que, si eres grande, eres más fuerte. Sin embargo, todo el mundo parece darse cuenta también de que, al final, los consumidores no pueden soportar el peso de los costes desorbitados, que subieron de forma rápida y muy explosiva.

Esta crisis afecta a todo el mundo. La gente baja la calefacción de sus casas y cada vez más familias se ven obligadas a apretarse el cinturón. Por eso, cobrar 2 euros por un pepino para cubrir los costes sería demasiado. Tampoco beneficiaría a la posición del mercado holandés frente a los competidores internacionales, donde el cultivo requiere menos gas, los costes de mano de obra son menores y la calidad de los tomates y pimientos es mejor. Los Países Bajos podrían salirse del mercado y las importaciones (más baratas) podrían sustituir a los productos locales. Eso ya ocurrió en invierno. La producción de los invernaderos holandeses fue mucho más baja de lo habitual, pero no se pudo evitar. Los agricultores holandeses podrían cultivar más hacia el sur, lo que complacería a los supermercados que prefieren recibir productos de un único proveedor durante todo el año.

Aunque los precios de los pepinos no llegaran a los 2 euros, es probable que todos los integrantes de la cadena tengan que pagar la crisis actual de un modo u otro. Si no es encareciendo (mucho) los pepinos o los tomates, entonces a través de un aumento de los impuestos para financiar las ayudas públicas adicionales. La compensación se buscó con ímpetu, incluso durante la pandemia. Dado que la inflación aumenta, parece inevitable que todo se encarezca.

La cuestión es cuánto. El sector necesita urgentemente claridad y perspectiva en medio de la situación actual de incertidumbre del mercado, preferiblemente antes de la temporada de invierno. Los productores y los comerciantes se centrarán en ello en el próximo periodo, al igual que en llevar a buen puerto esta inusual temporada de hortalizas de invernadero.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor