Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Carlos Nemesio, responsable del Programa de Sandía de Anecoop:

“La demanda de sandía es alta para tan poca oferta, los precios son elevados y hay tensión”

La superficie cultivada de melón y sandía ha bajado este año en España, algo que, unido a los bajos rendimientos por metro cuadrado debido al impacto de un tiempo demasiado lluvioso durante las semanas de plante, floración y cuajado de la fruta, ha llevado a que los volúmenes sean demasiado bajos para tan buena demanda desde el principio de la campaña.

“Muchos agricultores se vieron desmotivados a plantar más melón y sandía tras los malos resultados del año pasado. En el momento de plante, se encontraron con más restricciones hídricas y costes mucho más altos respecto al ejercicio anterior”, explica Carlos Nemesio, responsable comercial del Programa de Sandía de Anecoop. “Mientras que la caída de la superficie es más notoria en melón, en sandía podríamos decir que se sitúa entre el 7 y el 15%, dependiendo de la zona productora”.

“Además de bajar el área dedicada a la sandía, las condiciones meteorológicas han sido horribles desde finales de febrero hasta primeros de mayo, con días nublados y abundantes lluvias. De hecho, ha sido el año más lluvioso de los últimos 30 años, sobre todo en el mes de abril, en el que se recogió la misma lluvia que en ocho meses el año anterior. Las adversas condiciones han afectado a la polinización, cuaje y formación de los frutos, algo que se traduce en menos volúmenes, abundancia de calibres pequeños y una calidad interna muy irregular, con frutos en distinto estado de maduración en una misma partida”, continúa Carlos Nemesio. “Si los rendimientos medios habituales suelen ser 5 kg por metro cuadrado en Almería, hasta ahora se han venido cosechando entre 2 y 3 kilos por metro cuadrado, a lo que hay que restar el porcentaje de destrío por problemas de calidad”, añade.

De acuerdo con el responsable de producto de Anecoop, la demanda está siendo muy alta desde que empezó la campaña gracias al buen tiempo en la mayoría de los países europeos, lo cual, dada la escasa oferta existente, está provocando tensión en los mercados. “La demanda es alta para tan poca oferta, los precios son bastante elevados y hay mucha tensión. Son precios más que justificados –alrededor de 1,10 € por kilo confeccionado, casi el doble de los precios habituales en estas fechas– por la falta de producto”.



Así como habitualmente suele haber algo de solape entre el final de la cosecha de Almería y el inicio de la de Murcia, no se espera que este año se dé. “Murcia viene con retraso y dispondrá de alrededor de un 40% de sandía en comparación con lo que suele tener y, aunque coincidirá algo con el final de Almería, no corregirá el desfase actual entre oferta y demanda. De momento, España es el único país de la cuenca mediterránea capaz de suministrar sandía, pero a partir de mediados de junio empezará a haber oferta de Turquía, Hungría e Italia, cuyas previsiones se presentan normales. A partir de esas fechas los mercados europeos podrían encontrar alternativas en estos orígenes y, aunque tenemos menos producto en España, los precios se podrían resentir por la competencia de estos países”, advierte Carlos Nemesio.

Los precios se mantienen elevados y no se espera que se estabilice la oferta de sandía hasta mediados de julio, cuando arranquen en su totalidad las producciones de aire libre. De momento, la mayoría de lineales europeos se encuentran todavía relativamente vacíos de fruta de verano y a precios altos.

Anecoop espera comercializar esta campaña unas 150.000 toneladas de sandía en el 30 aniversario de sus sandías sin pepitas Bouquet, que actualmente destina principalmente a los mercados de Francia, Alemania, Reino Unido, España, países nórdicos y Polonia.

“Cuando Anecoop inició este proyecto en 1992 la sandía en Europa era un producto denostado, con poco valor comercial y que, ni mucho menos, se consumía como se hace hoy en día. Nuestras sandías sin pepitas fueron una revolución para esta categoría y han marcado tendencia hasta ahora. Los pasos que se han dado en mejora varietal han hecho que la demanda de sandía crezca incluso por encima de la de melón. Es un producto con mayor rendimiento por hectárea para el agricultor y su salto cualitativo en calidad lo hace más atractivo al consumidor, cubriendo mejor las necesidades del mercado”, señala Carlos Nemesio.

“Hoy día, es difícil encontrar sandías con pepitas en los lineales europeos, donde reina la sin pepitas, a excepción de mercados como el francés, que, debido a sus lazos con Marruecos, todavía importa bastante sandía de este país. Nuestras ventas al mercado nacional ocupan alrededor del 20%, mientras que el resto se exporta a todos los países de la UE”.

 

Para más información: anecoop.com 

 


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor