Raf Fissette, de Berrymark:

"El consumo de fruta congelada ha aumentado"

"El mercado está creciendo en general", afirma Raf Fissette, de Berrymark, cuya empresa belga ofrece fruta congelada y purés a la industria alimentaria de todo el mundo. Afirma que el mercado de la fruta congelada ha ido bien en general en los últimos años. "Es un mercado en crecimiento, y nuestros volúmenes de ventas han aumentado anualmente en los últimos años. Hay una tendencia global al alza".

Afirma que el consumo total de fruta congelada ha aumentado porque, durante la pandemia, los consumidores se familiarizaron con los paquetes pequeños en el supermercado. "Esa tendencia está creciendo. La gente solía pensar que la fruta congelada era de inferior calidad, pero eso ya no es así. Es fácil de usar y siempre se tiene a mano. Ahora hay un grupo objetivo más amplio que ha conocido el producto y sigue utilizándolo".

Batidos y fruta liofilizada
La pandemia mundial fue benévola con otro sector: el de las mermeladas. Raf comenta que la demanda de mermeladas aumentó debido a que la gente las almacenaba. Sin embargo, la fruta congelada también goza de un mayor interés como ingrediente de los batidos. Y la fruta liofilizada se utiliza en los cereales del desayuno y en los aperitivos saludables. "El mercado de la fruta liofilizada ha crecido mucho en los últimos años. Allí se destinan grandes volúmenes de fruta congelada, principalmente roja", afirma.

"El mercado de los batidos y cócteles es el único realmente nuevo que ha surgido en los últimos diez años". Berrymark también ve crecimiento en la parte ecológica del mercado. "Ese segmento se ha desarrollado mucho, el de la fruta congelada ecológica y como ingrediente de yogures o mermeladas", continúa Raf. No se puede decir lo mismo de los mercados del foodservice y de rellenos de tartas, que pasaron por momentos difíciles durante la pandemia. Sin embargo, actualmente se están recuperando.

Expansión
Berrymark aplica un enfoque lo más amplio posible en el mercado de la fruta congelada, tanto en lo que se refiere al abastecimiento como a las ventas. Una estrategia que ha dado sus frutos, señala Raf. "Exportamos a unos 50 países de todo el mundo, lo que supone una distribución muy cómoda para nosotros. No dependemos de un segmento o país concreto. Eso fue notablemente beneficioso durante la pandemia, cuando las ventas del sector de la restauración se estancaron. Los retailers se hicieron entonces con el mercado, con clientes del sector que producían para los supermercados".

Berrymark también se esfuerza por mantener relaciones estables con los clientes. "Nuestros compradores habituales tienen prioridad sobre los compradores puntuales que pueden comprar una vez al año. Por ejemplo, si hay poco volumen disponible a precios altos, como el año pasado, intentamos entregar la mayor cantidad posible a nuestros clientes habituales. Intentamos salir adelante juntos, con precios razonables. Consideramos las cosas a largo plazo. Aunque es un mercado muy competitivo, hemos conseguido construir una base de clientes agradable y estable", explica el experto.

Pero la empresa también ve la importancia de la diversificación de la oferta. "Nos abastecemos de forma muy amplia. Siempre hay una cosecha en alguna parte. Así podemos repartir el riesgo y, sobre todo si necesitamos grandes volúmenes, no tenemos que depender de un solo origen". Las malas cosechas son uno de esos riesgos. Berrymark, por ejemplo, espera una mala cosecha de albaricoques en España este año. Por tanto, tiene que intentar encontrar albaricoques en otros lugares.

Raf indica que los fletes afectan cada vez más a la decisión de comprar fruta. "Cuanto más lejos vayas a buscar la fruta, más cara suele ser. Esos fletes y la fortaleza del dólar hacen que algunos orígenes dejen de ser competitivos en el mercado europeo", añade. No está seguro de la oferta de este año de Ucrania. "Recibimos arándanos y arándanos rojos de Ucrania".

"En los últimos años, ese país también ha evolucionado mucho hacia las fresas, las frambuesas y las moras silvestres", continúa, y añade que en los últimos años ha habido muchos avances en Ucrania, con la construcción de nuevas fábricas y la plantación de grandes campos de berries. "No sabemos qué ofrecerá esta temporada. La cuestión es si pueden empezar a producir y cosechar".

Compromiso
El director comparte que el aumento de los precios y la inflación también provocan incertidumbre. Menciona los altos costes de congelación que afectan al proceso de producción. "Habrá que hacer buenos negocios la próxima temporada para evitar que haya demasiada mercancía en el congelador o durante demasiado tiempo. Cada kilo que permanece allí durante una semana cuesta dinero extra", explica. "Eso se tendrá en cuenta cuando empiece la nueva cosecha europea".

Berrymark también está incluyendo los costes más elevados en las negociaciones de sus nuevos contratos de venta, pero Raf dice que el cuello de botella está en los supermercados. "Tienen que aceptar los precios de nuestros clientes. Hay que intentar encontrar un equilibrio, pero ellos también deben absorber parte de los costes". Cree que toda la cadena debe soportar la carga porque no se pueden asumir todas las subidas. "Todos tendrán que comprometerse para alcanzar un objetivo común", concluye Raf.

Para más información:
Raf Fizette
Berrymark
Nijverheidslaan 5120
3800 Sint-Truiden
Bélgica
Raf.fissette@berrymark.be 
www.berrymark.be 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor