Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Renato Bassanezi, investigador de Fundecitrus: “La idea es ganar tiempo hasta llegar a soluciones más sostenibles y definitivas”

“Mientras en Florida más del 90% de los naranjos ya están infectados por HLB, en São Paulo son solo el 22%”

Hace más de 100 años, se describió en Asia la que ahora se considera la plaga de cítricos más devastadora del mundo. El greening o HLB es una enfermedad causada por la bacteria Candidatus liberibacter spp., que amenaza la industria mundial de los cítricos. Tras su detección en Asia y África, la plaga fue detectada en el continente americano, llegando al mayor productor mundial de naranja y jugo de naranja: Brasil.

“El insecto vector de la bacteria huanglongbing (HLB), el psílido asiático de los cítricos (Diaphorina citri), ya estaba presente en Brasil desde 1942, pero la bacteria y la enfermedad fueron reportadas en 2004, en el estado de São Paulo, principal polo productor donde se produce cerca del 70% de las naranjas del país”, explica el investigador de Fundecitrus Renato Bassanezi. “En 2005, se detectó en el estado de Minas Gerais (región suroeste), en 2007, en el estado de Paraná (regiones norte y noroeste) y, en 2019, en el estado de Mato Grosso do Sul (región este). No se sabe a ciencia cierta cómo se introdujo la enfermedad en el país, pero probablemente a través del transporte ilegal y no comercial de material de propagación de cítricos contaminado con la bacteria”.

Renato Bassanezi.

Al igual que Brasil, Florida también se ha visto muy afectada por la enfermedad, que ha reducido significativamente los rendimientos desde su aparición en los campos de cítricos del estado. “En São Paulo, la propagación de la enfermedad ha sido mucho más lenta que en Florida. Mientras que en Florida, donde se reportó HLB en 2005, más del 90% de los naranjos ya están infectados, en São Paulo, la última encuesta realizada por Fundecitrus, en 2021, estimó que cerca del 22% de los naranjos tienen la enfermedad. Ese progreso más lento en São Paulo se debe principalmente a las acciones de control realizadas por los productores y organismos fitosanitarios antes y después del descubrimiento de la enfermedad”, destaca Renato.

“Desde 2003, todas las plántulas de cítricos en el estado de São Paulo se producen en viveros protegidos con mallas antiinsectos y yemas y botones libres de patógenos, lo que ha reducido su dispersión a través del material vegetal de propagación. En Florida, la producción de plántulas en viveros protegidos solo se lleva a cabo desde 2008”.

“Además, cuando se descubrió la enfermedad en São Paulo, las agencias de defensa vegetal ya habían promulgado un reglamento para la inspección de los huertos y la eliminación obligatoria de las plantas con síntomas de HLB, lo que ayudó mucho a detener el crecimiento de la enfermedad, mientras que la eliminación de plantas con HLB nunca ha sido regulada en Florida”.

“La eliminación de plantas enfermas con cancro de los cítricos y CVC, práctica ya adoptada por los citricultores de São Paulo antes de la llegada del HLB, facilitó la adopción de esa práctica también para el HLB en los primeros años de la llegada de la enfermedad. Además, en São Paulo, la experiencia previa en el control de la enfermedad CVC, causada por una bacteria sistémica (Xylella fastidiosa) y también transmitida por un insecto vector, los cicadélidos, ayudó mucho a los productores a controlar el HLB con el control preventivo del psílido”.

“Así, la diferencia básica entre los dos estados, São Paulo y Florida, fue que la apuesta allí fue tratar de convivir con la enfermedad y buscar métodos curativos o plantas resistentes a través de la investigación. En São Paulo se
buscó, y se sigue buscando, el control preventivo de las infecciones basado en tres pilares: la plantación de plántulas sanas, la eliminación de plantas enfermas y el control preventivo y regional del insecto vector. Aun así, no podemos decir que ya hemos ganado esta guerra, porque, aunque lentamente, la enfermedad sigue creciendo y, en las regiones con menos adhesión a las prácticas de control preventivo, la enfermedad ya está alcanzando niveles similares a los de Florida. La idea es ganar tiempo y mantener la competitividad de la citricultura hasta llegar a soluciones más sostenibles y definitivas”. (Foto: psílidos en cítrico).

Investigadores de todo el mundo buscan genes de resistencia al HLB
Todas las variedades comerciales de cítricos (naranjas, limones, limas, pomelos y mandarinas) y portainjertos son susceptibles a la bacteria y muestran síntomas de la enfermedad, recuerda Renato Bassanezi. “Hasta hace unos años no se conocían especies de cítricos y otras especies afines a los cítricos con resistencia a la enfermedad. Hoy, gracias a estudios realizados en California y en São Paulo, ya se sabe que dos especies de rutáceas compatibles con los cítricos son resistentes al HLB. Todo el foco ahora es descubrir qué genes, en estas especies, confieren resistencia a la bacteria HLB, para que puedan ser introducidos por mejoramiento genético en variedades comerciales. Este es un proceso a largo plazo que involucra a investigadores de todo el mundo”.


Cítrico afectado por HLB.

La industria de los jugos también se ve afectada por el HLB
El HLB afecta el cultivo de cítricos de varias maneras. “Inicialmente, provoca un aumento en el costo de producción debido a la implantación de medidas de control (inspección, eliminación de plantas, seguimiento y control preventivo de vectores). Se estima un aumento del 15-25% en los costes de producción tras la llegada del HLB. La enfermedad también provoca la pérdida de plantas en el huerto por la eliminación de los árboles enfermos. Desde 2005, más de 61 millones de naranjos han sido eliminados oficialmente en el sector de los cítricos en São Paulo”, dice Renato. “El tercer punto, al no existir cura para la planta enferma, es que la gravedad de los síntomas provoca una pérdida paulatina de producción, tanto por una menor cantidad de frutos como por los que caen prematuramente de las ramas sintomáticas. En 2021, la Encuesta de Estimación de Cosecha, realizada por Fundecitrus, estimó una pérdida de 9,5 millones de cajas de naranjas de 40,8 kg solo por la caída prematura de frutos a consecuencia del HLB”.

“Con el aumento de la incidencia y severidad de HLB en los huertos, también hay una pérdida de longevidad productiva. Huertos que deberían tener una vida productiva de 30 años duran ahora entre 15 y 20 años”.

“La calidad de la fruta también se ve afectada, tanto por el menor calibre como por el empeoramiento de los índices Brix, y el aumento de la acidez y la cantidad de limonina. Un estudio en Estados Unidos demostró que el jugo de naranja con un 25% de fruta de plantas con HLB tiene un sabor alterado y es perceptible por el consumidor. Finalmente, en las regiones donde la incidencia de la enfermedad es alta, la renovación de los huertos y las nuevas plantaciones son extremadamente difíciles, porque en poco tiempo hay una gran cantidad de plantas jóvenes contaminadas que ni siquiera expresarán su potencial productivo. De esta forma, muchos productores acaban abandonando la citricultura (cambiándose a otros cultivos)”, concluye el investigador.

Para más informaciones:
Fundecitrus
AV. Dr. Adhemar Pereira de Barros, 201
Vila Melhado, Araraquara SP (Brasil)
Tel.: +55 16 3301-7000
www.fundecitrus.com.br


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor