Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Interprofesional de la Patata

El escalonamiento de las siembras de patata en Castilla y León, factor clave en el desarrollo de la campaña

A fecha de 8 de junio de 2022 se encuentran declaradas un total de 16.451 ha de cultivo de patata en el territorio de Castilla y León, según datos de la PAC y que recoge la Interprofesional de la Patata de esa región, lo que supone una caída del 5% en relación a 2021.

A pesar de que en el mes de marzo había mucho temor de cara a la siembra de este cultivo, cuando fue pasando abril y mayo el agricultor optó por la patata resultando en que la previsión de una fuerte disminución de siembra no se haya producido.

Para la obtención de los datos que serán presentados a continuación sobre el desarrollo vegetativo del cultivo, se han utilizado imágenes obtenidas de tres órbitas (R037, R137, R094) del satélite Sentinel-2 A/B.

Tras el análisis de dichas imágenes se ha determinado el estado vegetativo del cultivo de la patata en las 12.531 parcelas declaradas. El 27% de la superficie corresponde con suelo desnudo, es decir, cultivo sin sembrar o sembrado pero sin brotes lo suficientemente altos como para ser diferenciados. En el 50% de la superficie se percibe un cultivo implantado, ya brotado y distinguible de pequeñas hierbas, pero que no presenta la suficiente vigorosidad como para cubrir completamente o de una forma densa la superficie.

Un 18% ya es detectado como cultivo en desarrollo, significando esto que en 8.008 ha de la Comunidad de Castilla y León el suelo ya se encuentra cerrando surcos en su totalidad, de forma densa y con un desarrollo vegetativo elevado.

En Salamanca, Valladolid y Zamora el cultivo en desarrollo en relación con la superficie total que presentan es superior al resto de provincias.

Este año se ha llevado una siembra escalonada, no como en la campaña pasada.

La mayoría de la siembra temprana se ha realizado entre finales de febrero y marzo, pero a partir de la segunda semana de este mes ha habido un parón en las siembras por la significativa subida de costes (los agricultores esperaron a tener constancia de contratos de energía), que creó mucha incertidumbre y hubo incluso previsión de siembra de otros cultivos, lo cual no había ocurrido hasta ahora en Castilla y León.

Después vinieron días de lluvia, lo que hizo que, aunque se hubiera decidido sembrar, no se pudiera. Ya a partir de abril se realizó una siembra escalonada que finalizaría a finales de mayo, principios de junio.

Se espera una recolección también escalonada, punto muy positivo para el sector.

Dicha recolección comenzará en el mes de julio con las variedades tempranas, coincidiendo con las de Albacete.

 

Fuente: agronewscastillayleon.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor