Paco Fernández, de la DOP Pera de Jumilla: “Todas las denominaciones de origen de la Región hemos formado la asociación Origen Murcia”

“Las lluvias de la primavera han hecho caer la producción de peras de Jumilla un 40-50%, pero esperamos un buen año en precios”

Murcia es un importante origen productor de fruta de verano; la oferta de melón, una fruta que eleva a la Región al liderazgo en la producción nacional, de sandía y de fruta de hueso se completará en estas semanas con la de una fruta cuya calidad diferenciada ha sido ratificada a nivel comunitario con el reconocimiento de una denominación de origen protegida, la pera de Jumilla. No obstante, al igual que ha ocurrido con otras especies de frutales, la climatología de la primavera ha impactado de forma decisiva en su producción.

“La recolección de la pera de Jumilla se iniciará en las zonas más tempranas en torno al primer fin de semana de julio, cuando la fruta haya alcanzado la dureza y el dulzor que garanticen una calidad excelente. Este año la campaña viene complicada como consecuencia de las lluvias que hubo en marzo. En plena floración hubo entre 7 y 10 días de lluvias continuas, de manera que los insectos polinizadores no pudieron volar y hacer su función. Desde el Consejo Regulador estimamos que podríamos tener entre un 40 y un 50% menos de producción este año, a lo que se suman los daños puntuales por los episodios que hubo de granizo cuando la fruta ya había cuajado”, explica Paco Fernández, director técnico de la DOP Pera de Jumilla. “Sin embargo, esperamos que sea un buen año en cuanto a precios, e incluso que se alcancen valores superiores a los años anteriores”.

“La pera de Jumilla DOP se comercializa principalmente en España y en Italia, donde la variedad Ercolini, que es de origen italiano, es muy apreciada y en concreto nuestra pera con denominación de origen, por su calidad y su calibre”. Y es que, tal como detalla
el pliego de condiciones de esta fruta, solo las peras de categoría Extra y I que cumplan los estrictos requisitos de tamaño (diámetros superiores a 58 mm y 52 mm, respectivamente) y cantidad de sólidos solubles (siempre por encima de 10,5º Brix) podrán ser etiquetadas por el Consejo Regulador como peras de Jumilla DOP. “Las peras sin certificar, por lo general los calibres más pequeños, también se exportan, pero a otros destinos como Oriente Medio. En esos países todavía no conocen bien las denominaciones de origen y no entienden por qué un producto con una DO debe tener un precio superior a un producto sin certificar; por eso abrir mercado para los productos con denominación de origen en los países de fuera de Europa es algo por lo que estamos luchando, y el pasado mes de abril estuvimos en Berlín con todas las empresas de la Región de Murcia para promocionar nuestras peras de Jumilla DOP”.

“Aunque también nos estamos enfocando en la promoción nacional y más concretamente en la propia Murcia, porque en los últimos años nos conocían más fuera de la Región que en la provincia”, señala Paco. “De hecho, todas las denominaciones de origen de la Región hemos formado la asociación Origen Murcia para potenciar la difusión de las DO murcianas comenzado por la propia comunidad autónoma”.

La pera de Jumilla es una de las numerosas DO e IGP murcianas –que amparan a productos emblemáticos en la Región como el melón de Torre Pacheco o el melocotón de Cieza–, cuyo cultivo en la comarca de Jumilla se remonta al menos, según las referencias históricas disponibles compartidas por el Consejo Regulador en el pliego de la DOP, al reinado de Felipe II, en el siglo XVI. Sin embargo, después de haber persistido en los campos de la comarca durante 5 siglos, en la actualidad se enfrenta a un problema que hace temer por el futuro del sector: el relevo generacional.

“La pera, ya sea nuestra Denominación de Origen Ercollini o los polinizadores que se han venido usando en Jumilla, como la pera de San Juan o la Limonera, nunca ha tenido problemas para comercializarse”, destaca Paco Fernández (en la foto de la derecha). “Al contrario que otros productos que han ido poniéndose de moda, de los que se ha plantado mucha superficie de golpe y cuyos mercados se han copado rápidamente cayendo los precios –y que al final los agricultores han acabado quitando–, con la pera nunca hemos tenido ese problema. Es una fruta difícil de cultivar pero muy apreciada, que se vende muy bien y que siempre da rendimiento”.

“Sin embargo, en la zona cada vez es más difícil integrar en la actividad a jóvenes agricultores o que retomen las parcelas de sus padres o sus abuelos. Además hay una gran falta de mano de obra, porque no hay gente que quiera trabajar en el campo. Al principio de la obtención de la denominación de origen se adhirió mucha gente que ha ido cayendo, pero, afortunadamente, en los últimos años hemos logrado aguantar la superficie de plantación en Jumilla en torno a las 1.000-1.200 hectáreas actuales, así como el número de agricultores. Hay que plantear la agricultura de otra manera”, subraya Paco, “y darle mucho más valor para que siga siendo atractiva para las nuevas generaciones”.

Para más información:
Pera de Jumilla DOP
Pl. Alcoholera 3, 2.ª Planta
Jumilla, Murcia (España)
Tel.: +34 968716267
info@peradejumilla.es
www.peradejumilla.es


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor