"Marruecos ya no es solo competitivo en precio"

Cuando los días vuelvan a acortarse en Países Bajos, la mirada se dirigirá hacia Marruecos, desde donde se podrán importar tomates para llenar los lineales en invierno. Y es que si el cultivo iluminado holandés vuelve a producir volúmenes mucho más bajos en invierno, la producción marroquí podrá ofrecer una solución. "Creo que hicimos un gran avance en el momento adecuado", dijo Kacem Bennani Smires, de Delassus Group, durante el Congreso Mundial del Tomate que se celebró el pasado 24 de mayo en la ciudad holandesa de La Haya. Duroc, una empresa que forma parte de Delassus Group, cultiva tomates en 450 hectáreas y también envasa las hortalizas.


Kacem Bennani Smires y Abdelkhalak Torres, de Duroc, una empresa que forma parte de Delassus Group

Kacem se refiere a la reciente profesionalización de la empresa de tomates. "Nos hemos vuelto muy profesionales en muy poco tiempo sin perder competitividad". Si bien el tomate marroquí destacaba por su precio competitivo, ahora también tiene otras ventajas, de acuerdo con Kacem. El tomate de Marruecos es de buena calidad y se cuidan cada vez más los diferentes aspectos de las ventas de productos frescos. "Además de enviar nuestros tomates a granel a Perpiñán, Francia, ahora suministramos muchos productos envasados durante todo el año al Reino Unido y Alemania, entre otros países".


Duroc se ha centrado en los tomates snack. El año pasado, la empresa de tomates prometió introducir al mercado dos nuevas variedades

Food miles
"El Reino Unido en particular ha despertado a los productores y exportadores marroquíes", dice Kacem. "Los clientes británicos nos pusieron a trabajar para, entre otras cosas, obtener varias certificaciones". Por lo tanto, Kacem está convencido de que el cultivo marroquí ya es cada vez más sostenible. "Y es que la distancia que tienen que recorrer las hortalizas para llegar a su destino es solo una pequeña parte de la huella total de carbono de la producción y la logística. La disponibilidad y el precio del gas no es realmente un problema para nosotros, aunque los costes de muchos otros factores de producción aumentan, puesto que importamos casi todos los insumos, desde las semillas hasta el material de envasado. Todo se está encareciendo".

No obstante, Marruecos tiene una desventaja frente a la competencia de las áreas de cultivo más al norte: el agua. "Esa es nuestra debilidad", admite Kacem. Por lo tanto, la puesta en marcha de una gran planta desalinizadora en Agadir a finales de este año es muy importante para el sector. "Es una bendición", concluye Kacem.

Para más información:
Delassus Group
www.delassus.com 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor