"Hasta 40 millones de personas han sido empujadas a la pobreza en 2022 como resultado de la guerra de Putin en Ucrania"

El G7 destinará 5.000 millones de dólares para abordar la inseguridad alimentaria

El G7, el grupo de los siete países más industrializados del mundo (EE. UU., Alemania, Francia, Italia, el Reino Unido, Canadá y Japón), ha alcanzado en su última cumbre celebrada en Alemania un compromiso para abordar la inseguridad alimentaria originada por la guerra en Ucrania.

Para lograrlo, el G7 prevé destinar un presupuesto total de 5.000 millones de dólares, de los cuales 2.760 millones de dólares serán aportados por Estados Unidos para respaldar los esfuerzos en casi medio centenar de países y a organizaciones regionales, según detalló un funcionario de la Casa Blanca. La aportación estadounidense se dividirá en 2.000 millones de dólares "para salvar vidas con intervenciones humanitarias directas y 760 millones serán para asistencia alimentaria a medio y corto plazo para ayudar a mejorar la resiliencia y la productividad de los sistemas de alimentos en el mundo, sobre todo en regiones vulnerables".

La fuente gubernamental de EE. UU. culpó al presidente ruso, Vladímir Putin, de "la vulnerabilidad" que se está viendo en distintas partes del planeta en lo que respecta a la seguridad alimentaria. "Sus acciones han estrangulado la producción alimentaria y agrícola, ha usado la comida como arma de guerra", indicó el funcionario, que citó como ejemplos la destrucción de almacenes agrícolas en Ucrania por parte de Rusia, así como el robo de grano y el bloqueo de los puertos Ucranianos.

La fuente afirmó que, de acuerdo a sus estimaciones, hasta 40 millones de personas han sido empujadas a la pobreza en 2022 "como resultado de la guerra de Putin en Ucrania y sus efectos secundarios, especialmente, en lo referente a la seguridad alimentaria en el mundo".

Rusia y Ucrania concentraban un 25% de las exportaciones de trigo y el 15% de las de cebada, entre otros productos básicos, por lo que la guerra entre ambos, unida a las sanciones y el bloqueo marítimo ruso en el mar Negro, han agravado la crisis alimentaria mundial que ya había aflorado durante la pandemia. Según cálculos de la FAO, los precios del trigo han aumentado un 56% en un año, los de aceites vegetales un 45% y los de fertilizantes, otro producto del que son grandes exportadores Rusia y Ucrania, un 128%.

 

Fuente: efeagro.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor