Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Csaba Juhos, de Fresh Fruit TÉSZ: "Daños por las heladas en la fruticultura por tercer año consecutivo"

Una ola de calor récord perjudica a la temporada de los productores de cerezas de Hungría

La ola de calor de más de dos semanas en Hungría, con temperaturas récord que oscilaron entre los 37 y los 40 grados durante días a principios del verano, ha perjudicado a la temporada de cosecha de los productores y exportadores de cerezas. El producto se exporta desde Hungría a países de la UE como Alemania, Austria, Eslovaquia, la República Checa y Suiza. Alrededor del 40% de los productos se quedan en Hungría y se venden a las tiendas locales y a la industria procesadora.

Csaba Juhos, director de ventas de la cooperativa Fresh Fruit TÉSZ

Según Csaba Juhos, director de ventas de la cooperativa Fresh Fruit TÉSZ, integrada por 300 productores de cerezas, ciruelas y elderberries, en el sur de Hungría, sus problemas comenzaron antes de la ola de calor, con los daños causados por las heladas a principios de la primavera. "En nuestra zona, la fruticultura ha sufrido daños por heladas por tercer año consecutivo. Así que este año no tendremos más cerezas (1.000 toneladas) y ciruelas (1.500 toneladas) que el año pasado, suponiendo quizá dos tercios de la media de años anteriores. Esperamos una cosecha algo mayor de elderberries (700-800 toneladas), que se cosecharán a partir del mes que viene. Los pimientos se ven menos afectados por el tiempo porque se cultivan en invernaderos".

Además de las elevadas temperaturas diurnas récord, las temperaturas nocturnas apenas bajaron de los 20 grados, lo que provocó un estancamiento del desarrollo y una maduración más rápida de la fruta. Eso supuso aún más complicaciones para los productores que forman parte de Fresh Fruit TÉSZ.

Cosecha de cerezas en Hungría

"El tiempo extremadamente caluroso de las dos últimas semanas no solo nos ha afectado a nosotros, los humanos, sino también a las plantas. Las cerezas han madurado de forma muy brusca y la última etapa de la fase de desarrollo no ha podido producirse. Por eso el tamaño de los frutos de este año es inferior al del año pasado. Por desgracia, se espera un fenómeno similar para las ciruelas. La cosecha también es muy difícil con este tiempo, ya que las temperaturas en el exterior del campo superan los 40 grados al sol. Hay que transportar la fruta al almacén frigorífico muy rápido", explica Juhos.

El experto expresa que la guerra en su país vecino, Ucrania, no ha afectado directamente a las ventas de sus productos. "Nuestros productos se ven menos afectados directamente por la guerra en Ucrania. Desgraciadamente, Rusia prohibió la oferta de fruta fresca ya en 2014, por lo que desde entonces hemos tenido que vender algunas de nuestras cerezas en otros lugares". Los efectos indirectos, como el aumento de los precios de los materiales de envasado, los fletes y los precios de la energía, también nos afectan, por supuesto. Tampoco se nos escapa que el procesamiento intenta compensar sus propios aumentos de costes con los precios de las materias primas, ya que el mercado de la fruta está mucho menos organizado que el de otros insumos (por ejemplo, el vidrio, la energía, los fertilizantes, etc.)".

"Indirectamente, por supuesto, el mercado nacional también se ve afectado por la situación en Ucrania. La gente es más prudente a la hora de gastar dinero cuando necesita comprar bienes que no son absolutamente necesarios. Esto puede ser especialmente cierto en el caso de los productos cuyos costes de producción, y por tanto sus precios en las tiendas, pueden haber aumentado considerablemente en el último periodo. Lo que resulta desastroso para los productores es que los precios de compra de las cerezas para el procesamiento (conservas y zumos) son muy bajos en relación con las circunstancias".

Juhos lamenta el aumento de los costes de los insumos para la producción, que se ha convertido en una realidad para los productores de todo el mundo. "El coste de producción ha aumentado mucho. Los fertilizantes se pueden comprar al doble o al triple del precio del año pasado. Los costes de la mano de obra y la energía han aumentado entre un 20 y un 50%. Es cierto que en la actualidad los tractores todavía pueden abastecerse de combustible a precios subvencionados por el Estado, pero los gastos de transporte también han aumentado un 30% debido al incremento de los precios del combustible. Sería bueno que pudiéramos subir los precios de venta, pero entonces los consumidores reducirían sus gastos y nos quedaríamos con toda la fruta buena sin vender. Así que nos enfrentamos a un año económico muy difícil".

A pesar de todos estos retos, Juhos afirma que esperan con ilusión la próxima temporada de ciruelas locales. "Actualmente nos estamos preparando para la temporada de ciruelas. Nos gustaría poder ofrecer continuamente ciruelas húngaras frescas y envasadas desde principios de julio hasta mediados de septiembre".

 

Para más información:
Csaba Juhos
Fresh Fruit TÉSZ
Tel.: +36 30 9457390
Email: csaba.juhos@freshfruit.hu 
www.facebook.com/fresh.fruit.tesz 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor