Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

El nuevo protocolo de la UE perjudica a las naranjas sudafricanas

"Es cruel que nos echen encima el protocolo como un jarro de agua fría, justo en nuestras semanas punta"

"¿Cómo se puede tratar así a un socio comercial de más de cien años?", se pregunta Charles Rossouw, propietario de Roslé Citrus, en la zona de Senwes, en Limpopo, a la que representa en la junta directiva de la Citrus Growers’ Association, sobre el nuevo requisito que impone que las naranjas para Europa sean preenfriadas y enviadas a las temperaturas estipuladas.

La mayoría de las naranjas de Limpopo, donde se cultiva el 60% de las naranjas sudafricanas, solían cargarse a temperatura ambiente con destino a Europa; y Sudáfrica envió el 40% de sus naranjas solo a Europa en 2020, en la contraestación de la producción europea, que está protegida por los aranceles sobre los cítricos sudafricanos desde mediados de octubre.

El nuevo protocolo afectará a una enorme cantidad de fruta y su impacto será grave e increíblemente dramático, afirma Charles.

"No sabemos si tendremos la capacidad de manipulación necesaria para cumplir el protocolo. Sin tiempo para prepararnos, llegando justo en nuestras semanas punta, y con los detalles comunicados muy tarde, lo que nos deja sin tiempo para crear capacidad en los almacenes frigoríficos".

El experto explica: "La fruta permanecerá en las cámaras frigoríficas durante una semana más, pero las cámaras frigoríficas ya están sometidas a una enorme presión y completamente llenas. Se producirá un cuello de botella, pasarán menos palés por el sistema y los agricultores no podrán sacar toda su fruta del puerto", advierte. "Es un protocolo completamente severo y es cruel echárnoslo encima como un jarro de agua fría, justo en nuestras semanas punta".

"Es 100% seguro que algunas explotaciones quebrarán"
Pone innecesariamente en riesgo la supervivencia de las explotaciones de cítricos de Sudáfrica, y en lo que la Comisión Europea no ha pensado es en que las economías rurales donde se cultivan los cítricos en Sudáfrica dependen totalmente de las exportaciones de fruta.

Cuando las explotaciones tengan que despedir a los trabajadores, o se hundan, miles de personas perderán su medio de vida, y eso, declara Charles, es una cuestión no solo económica, sino también ética.

"Es 100% seguro que algunas explotaciones quebrarán, y la gente perderá su trabajo por ello. Las plantaciones están sometidas a una tremenda presión de costes y muchas ya tienen dificultades para alcanzar la rentabilidad".

El protocolo afectará también al sector citrícola de Zimbabue, que se está recuperando, así como a los de otros países africanos como Esuatini (antigua Suazilandia). "¿Cómo se compagina la necesidad de aliviar la pobreza y la seguridad alimentaria en África con esta decisión?".

"Y luego está el impacto medioambiental, cuando se supone que estamos pasando a utilizar menos carbono en nuestros sistemas de producción. Se va a necesitar más electricidad para bajar la fruta a la temperatura requerida y para enfriarla en los barcos".

Las prisas por tomar una decisión dejan sin aclarar detalles cruciales del protocolo
Partes cruciales del protocolo siguen siendo, en palabras de un gestor de almacenes frigoríficos de KwaZulu-Natal, una "pregunta sin contestar": por ejemplo, ¿se reducirá aún más la temperatura de preenfriamiento de 5 °C esta temporada a 0 °C y 2 °C el año que viene, como se estipula en los reglamentos de los dos regímenes de envío publicados el mes pasado en el Diario Oficial de la UE?

"Los requisitos parecen estar cambiando continuamente", afirma, y asegura que los políticos se adueñaron del debate de los científicos, que inicialmente habían rechazado estas mismas enmiendas al protocolo. La Citrus Growers’ Association ha descrito cómo, desde el momento en que el Gobierno español se involucró en el proceso de la toma de decisiones, el nuevo protocolo se apresuró y se adoptó de la noche a la mañana

El enfriamiento forzado desincentivará los programas de fumigación más suaves
Las explotaciones sudafricanas de cítricos y otras frutas han seguido un sistema de gestión de la falsa polilla que consiste en controles para mitigar el riesgo a lo largo del año en la plantación y en el almacén.

Señala que el sector sudafricano acepta plenamente que la falsa polilla es una plaga de cuarentena para la que existe tolerancia cero en la UE, y que las interceptaciones han ido disminuyendo cada año.

"Nuestra gestión de la falsa polilla está controlada al 100%. Pero ahora los agricultores podrían preguntarse por qué se han molestado en seguir prácticas más suaves y ecológicas cuando hay que bajar a esas temperaturas de todos modos. El nuevo protocolo será un desincentivo para seguir prácticas más ecológicas, lo que supone otro impacto negativo para el medio ambiente".

Pero no se trata de eso. Un país como Esuatini, con un historial limpio de interceptaciones de la falsa polilla, está obligado a realizar un preenfriamiento.

Charles habla en nombre de todo el sector (y de algunos Estados miembros de la UE que simpatizan con él) cuando califica la decisión de "proteccionista".

"Es muy importante mantener Europa abierta a los cítricos sudafricanos, no solo por su propio bien, sino por el bienestar de los demás mercados citrícolas del país. Sudáfrica impugnará la decisión, como debe ser, pero podría tardar mucho tiempo en obtener una respuesta (si es que la obtenemos). Sin embargo, nos aseguraremos de cumplir los requisitos esta temporada. No tenemos muchas opciones".


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor