Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Ralf Albers, director general de Hermann Albers Obst und Gemüse (Alemania):

"Comercializamos manojos muy grandes de zanahorias a precios más elevados"

Hermann Albers Obst & Gemüse Lts lleva casi 100 años en el negocio, ofreciendo fruta, verdura y hierbas durante todo el año en una superficie de venta de 750 m² en el mercado mayorista de Hamburgo. La firma Hermann Albers ha estado presente en las instalaciones desde el principio. El actual director general, Ralf Albers, cuarta generación en el mercado mayorista, nos habló in situ de su actual gama de zanahorias.


Ralf Albers

Coloridas y exclusivas zanahorias en manojo
"Entre principios y mediados de junio comenzamos la temporada de zanahorias en manojo procedentes del norte de Alemania. Más concretamente, de la zona de Verden, en el río Aller. Llevamos diez años trabajando con un productor de esa zona que cultiva excelentes variedades de zanahorias. Recibimos entre 30 y 40 palés a la semana, lo que equivale a unos 12.000 manojos. De hecho, recibimos estos coloridos manojos de manera exclusiva. No es un artículo que suponga un gran volumen, pero cada vez es más importante", dice Albers.

Albers dispondrá de zanahorias alemanas en manojos hasta Navidad. En verano, dice, el negocio mayorista suele abastecerse de muchos productos del norte de Alemania que se venden principalmente a clientes mayoristas. "Comercializamos manojos muy grandes a precios más elevados, pero seguimos teniendo muchos clientes habituales. Entre ellos hay minoristas independientes que apuestan mucho por los productos regionales, porque la zanahoria también convence en términos de sabor. En general, la demanda es muy buena, como en años anteriores", afirma Albers.

Buena calidad, buena demanda
"No suministramos a los minoristas de alimentación, sino principalmente al mercado semanal y a los minoristas especializados. También vendemos las zanahorias a la hostelería, especialmente las variedades más coloridas, ya que son visualmente muy atractivas". La calidad es muy buena, aunque últimamente a las zanahorias les falta algo de agua. "Pero la cosa ha ido bien tanto para las hojas de zanahoria como para las propias zanahorias".

Las subidas de precios provocadas por los altos costes de producción –léase: fertilizantes, piezas de maquinaria, fitosanitarios, etc.– son difíciles de transferir a los consumidores a través del canal comercial, según Albers. "Los consumidores no aceptarán los precios más altos. Lo que deberíamos estar logrando, en especial para los productores, difícilmente podrá conseguirse este año. Espero que muchos no acaben quedándose atrás o dejando de cultivar". En última instancia, dice, la demanda determina el precio.

Caída del comercio de conveniencia
"Dependiendo del tiempo, a veces tenemos que lidiar con excesos de oferta de ciertos productos que nos vemos obligados a comercializar. Al fin y al cabo, se trata de hortalizas, no de tornillos que pueden quedarse en la estantería durante meses. Los productos frescos tienen que venderse rápidamente". Aunque la empresa intenta mantener abiertos otros canales de comercialización, mucha de la oferta ya está asignada por contrato. Aparte de eso, el comercio de conveniencia, por ejemplo, ha mostrado una tendencia a la baja en los dos últimos años.

Se acabaron las semanas "fuertes"
Una tendencia general que se observa en el comercio minorista desde hace algún tiempo, según Albers, es que ya no hay semanas de ventas fuertes, como solía haberlas antes. "Si, por ejemplo, se ha cosechado una cantidad especialmente grande de coliflor, antes era posible vender mucha coliflor en las semanas correspondientes. Pero ahora hay un negocio constante en el mercado de verduras, lo que significa que la coliflor, las zanahorias, etc., están disponibles casi todo el año. Así que ya no hay picos. Incluso en el caso de las fresas y las frambuesas, cada vez son menos las semanas en las que hay que 'pisar el acelerador', por así decirlo, con el precio. El mercado ya no funciona así. Para las generaciones más jóvenes, la percepción ha cambiado".

Según dice, el mismo problema se observa en el caso de los espárragos. Hasta ahora, los comerciantes y productores siempre han tenido en cuenta en sus cálculos un periodo álgido de 10-15 días, durante el cual se podían conseguir ventas notablemente altas mediante la sobreproducción. En el pasado, el mercado seguía siendo receptivo a esto. "Pero eso ya no es posible hoy en día, porque los minoristas de alimentación siempre necesitan un plazo de 10-14 días, que no siempre es planificable para la sobreproducción. Por otro lado, el canal de distribución corto, por ejemplo, las ventas a través de los mercados mayoristas, ya no es tan fuerte hoy en día".

Responsabilidad de los minoristas
Dado que los minoristas son el mayor comprador de frutas y hortalizas, Albers también atribuye a esta clientela un papel importante en consecuencia: "El comercio minorista representa el 80% de la industria alimentaria. Por lo tanto, también tiene la responsabilidad de comercializar los productos como corresponde y, asimismo, de encontrar canales de comercialización para los excedentes".

Para más información:
Ralf Albers
Hermann Albers Obst & Gemüse GmbH
Großmarkt: Stand K 395-397
Banksstraße 28
20097 Hamburgo, Alemania
Tel.: +49 40 - 325 08 69 - 0
info@hermannalbers.de 
hermannalbers.de 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor