Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Jordan Hascoet, productor bretón independiente

Un productor francés participa en la mejora de la plataforma de software e-Gro

Este joven productor de tomates de Bretaña ha optado por el sabor, con una orientación varietal adaptada y altos niveles de conductividad (CE). Para cada una de sus variedades, tiene que definir el mejor equilibrio entre lo generativo y lo vegetativo. El seguimiento de los datos de los cultivos es esencial para él.

En 2020, Jordan Hascoet dio el paso de montar su propio negocio para continuar la labor de sus padres. Crearon la explotación en 1989 construyendo sus primeros invernaderos en el municipio de Cléder (departamento 29). Poco a poco se fueron especializando en la producción de tomates y fresas, junto a Prince de Bretagne para su comercialización. Jordan siempre ha echado una mano, o dos... Se incorporó a la explotación como empleado en 2012, antes de tomar oficialmente las riendas hace dos años. En la actualidad, la empresa cuenta con 4,5 hectáreas de invernaderos, de las cuales 3,3 se dedican a los tomates. El resto está ocupado principalmente por la producción de fresas, complementada con algunos cultivos de diversificación (frambuesas, minipimientos, etc.). La cuota de las fresas ha disminuido significativamente debido a los elevados requisitos de mano de obra de esta producción.

Altos niveles de conductividad
En los últimos años, Jordan Hascoet ha cambiado sus opciones de producción orientándose claramente hacia el mercado del sabor, gracias a una orientación varietal adaptada y a métodos de cultivo que favorecen niveles de conductividad elevados (CE). Estas decisiones también lo han llevado a cambiar su estrategia comercial y a abandonar la condición de socio de la cooperativa para hacerse independiente. "El hecho de estar solo te permite asumir libremente tus opciones estratégicas y obtener una valoración acorde", destaca J. Hascoet. Desde entonces, la comercialización de la producción se confía a un expedidor que vende con su marca, Saveur du bout du monde, y con la marca del productor, Le 13.

Para sus cultivos de tomate, J. Hascoet hace tiempo que eligió la lana de roca. "Cultivar en sustrato de coco causa demasiados problemas con las irregularidades y hay que lidiar con demasiadas incógnitas. Con los sustratos de lana de roca, puedes estar seguro de que empezarás todos los años sobre la misma base", dice Hascoet, que lleva varios años trabajando con bloques GT Master de 10 cm de altura. "Desde el principio del cultivo, mi objetivo es aumentar la CE, sabiendo que siempre recibo dos tipos de plantas, de dos viveristas diferentes: Beekenkamp y Technosem. El primero funciona con subirrigación y ofrece plantas con una alta CE. El segundo riega de forma tradicional y entrega cubos con un nivel de CE más bajo. Al plantar, todo debe estar armonizado. Pero también es necesario reducir el riego, para secar los bloques, para obtener el nivel de CE deseado, con la dificultad de volver a humedecer el sustrato correctamente después. El bloque GT Master y un seguimiento riguroso con los sensores GroSens me permiten alcanzar mis objetivos", explica J. Hascoet.

Adaptación de e-Gro a su explotación
Hascoet trabaja con un ordenador climático Hortimax y una red de sensores GroSens, en sus versiones antiguas y nuevas. Está muy interesado en el seguimiento y el análisis de los datos registrados en su invernadero y participa activa y constructivamente en la mejora de la plataforma de software e-Gro. Para ello, realiza intercambios regularmente con los equipos técnicos de la empresa. En su explotación, le interesa especialmente controlar el equilibrio de las plantas y aprecia poder gestionar cada una de las variedades al poder identificarlas claramente en el panel de control del software. Para él, lo importante es poder seguir la evolución de los datos. "Para cada una de las variedades, hay que poner el cursor para definir el equilibrio adecuado entre lo generativo y lo vegetativo. Hay que adaptar e-Gro al perfil de la explotación, especialmente cuando se trabaja con un alto grado de diversificación varietal", explica. "Una de las grandes ventajas de los sensores GroSens, que miden la CE en el corazón del sustrato, es que pueden dar las indicaciones correctas para los primeros riegos de la mañana con casi un día de antelación a la información que proporciona el sistema de drenaje", añade J. Hascoet.

Para más información: 
Grodan 
grodan.fr  


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor