Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

El mercado holandés del tomate aprende a convivir con el ToBRFV

Para cualquier persona relacionada con los tomates, la abreviatura del título de este artículo no necesita explicación. Todos los que producen, obtienen, envasan o comercializan tomates tienen que enfrentarse a ello, el virus rugoso del tomate (ToBRFV).

Más de dos años y medio después de que el virus se detectara oficialmente en los Países Bajos, esto ya está claro. Si no es por las infecciones en los invernaderos holandeses, es porque el mercado se ha puesto en marcha. El verano pasado, por ejemplo, las infecciones por el ToBRFV provocaron una escasez de tomates que, a su vez, se tradujo en "precios de invierno". Se espera que también afecte al mercado de la próxima temporada, aunque también lo hace la crisis energética. Las plantaciones se han visto interrumpidas, y la producción alcanzará su pico en momentos inusuales.

El término "efecto ToBRFV" se utilizó por primera vez el verano pasado, al menos en los círculos holandeses del tomate. Esto se debe a que los índices de contaminación de este virus han aumentado significativamente, y la propagación es considerable, no solo en los Países Bajos. El virus ha sido un tema candente y una causa importante de preocupación para los productores y obtentores desde hace varios años. Desde que se encontró oficialmente en los Países Bajos en la primavera de 2019, el ToBRFV se ha extendido rápidamente por todo el mundo. Es fácilmente transferible, y los virólogos lo consideran "altamente persistente", puesto que puede sobrevivir durante largos períodos sin una planta huésped en el invernadero, en la ropa o incluso en las cajas.

Síntomas del ToBRFV en un invernadero alemán en 2018. Foto: Heike Scholz-Döbelin, de Eppo.

Apareció en Alemania en 2018, pero los artículos científicos consideran Israel como el primer lugar donde se encontró este virus en 2014. Este virus vegetal, que es lo que es, no es peligroso para los humanos y los animales, pero causa estragos en tomates, pimientos y chiles. Al tomate es al que más le afecta, con diferencia. Desde que empezaron a circular las primeras noticias sobre el virus, se ha insistido en que es inofensivo para los seres humanos y los animales.

Y es algo bueno, porque una vez que el ToBRFV empezó a ser un problema serio en los Países Bajos, causó pánico. Un virus y la consiguiente publicidad negativa pueden causar grandes daños económicos. Todos los que vivieron la crisis de las Wasserbombs ("bombas de agua") en los años 90 lo saben bien. Porque, ¿qué pasa si los consumidores deciden dejar de comprar tomates holandeses por un miedo injustificado al virus?

Estado Q
Eso no ha ocurrido hasta ahora. Pero, ciertamente, en 2019, se guardó mucho silencio sobre el virus. Tanto es así que, en ese año, varios especialistas de los Países Bajos se sintieron obligados a compartir información con el mercado. René van der Vlugt fue uno de ellos. "Sin claridad, no se produce una acción real, y se necesita desesperadamente", señaló en julio de 2019. René subrayó la importancia de la cautela al informar sobre los virus en la horticultura de invernadero. Precisamente por los intereses comerciales y políticos. Sin embargo, también subrayó que, al tratarse de un virus persistente y una verdadera amenaza, el ToBRFV debe tomarse en serio.

En marzo de 2019, los primeros rumores sobre los hallazgos del ToBRFV empezaron a circular por los Países Bajos. Sin embargo, no fue hasta octubre de ese año cuando se informó oficialmente de una infección confirmada. No mucho después, el 1 de noviembre de 2019, el virus recibió el estatus de cuarentena europea (Q). Eso significa que se tiene que informar de un brote (sospechoso) a las autoridades. Incluso antes de que obtuviera el estatus Q, los Países Bajos no estaban a favor de dicho estatus, por la "falta de claridad" sobre el virus en aquel momento. Además, "la eliminación de un invernadero tiene un impacto considerablemente mayor en una empresa de tomates que el propio virus", dijo un portavoz de la Autoridad de Seguridad de Alimentos y Productos de Consumo de Países Bajos (NVWA) en mayo de 2019.

Propagación del ToBRFV en todo el mundo, según el seguimiento de la EPPO en un mapa

La forma de propagación de este virus ya se ha comprendido. Así lo demuestra el mapa de distribución del virus de la Organización Europea y Mediterránea para la Protección Vegetal (EPPO), que se consulta con frecuencia. Está muy extendido, por lo que los Países Bajos siguen señalando las desventajas del estado Q. Afecta en gran medida a los Países Bajos como gran, pero al mismo tiempo, pequeño productor. El estatus Q sigue ahí, a pesar de las protestas de varias partes, entre ellas la NVWA y la Organización Nacional de Protección Vegetal (NPPO) de los Países Bajos. Esperaban convencer al resto de los Estados miembros europeos de que, una vez que se ponga fin al estatus Q, las normas (estrictas) sobre semillas y material vegetal pueden detener la propagación del virus.

Recuento del ToBRFV
En los Países Bajos, el número de contaminaciones por  ToBRFV ha ido aumentando de forma constante. La NVWA lleva un recuento transparente desde el primer brote oficial. En el último recuento, realizado en junio de 2022, había 41 explotaciones infectadas en el país. El virus se ha identificado en un total de 57 zonas de producción desde mediados de 2019. Los productores cuyos cultivos están infectados pasan a estar bajo supervisión y tienen que empezar a trabajar con un paquete de medidas de higiene determinadas oficialmente.

No es posible deshacerse de este virus de la noche a la mañana. Los productores se han acostumbrado a muchos virus a lo largo de los años, como el virus de la clorosis del tomate (ToCV). Pero el ToBRFV está demostrando ser posiblemente un enemigo aún más virulento. Antes de que el ToBRFV asomara la cabeza, había mucho que hacer en torno al ToCV en 2018. Todavía lo hay. El otoño pasado, la asociación holandesa de control de virus TuinbouwAlert señaló que el ToCV sigue existiendo; solo está latente.

Desde entonces, algunos productores han logrado deshacerse por completo del ToBRFV. Las cifras de la NVWA de junio de 2022 muestran que 12 localidades han eliminado oficialmente el virus. También hubo dos lugares en los que reapareció. Y eso a pesar de que los productores retiraron las plantas infectadas y limpiaron y desinfectaron el invernadero. A estas alturas, algunos productores han decidido pasarse a otros cultivos, como el pepino. Al menos seis productores ya lo han hecho, lo que se debe a que este virus es implacable. Como hablar del ToBRFV sigue siendo difícil, no es algo que los productores estén especialmente dispuestos a anunciar. Sin embargo, las conversaciones se van abriendo poco a poco.

Por ejemplo, el productor de tomates Leo van der Lans apareció varias veces en los medios de comunicación el año pasado (Algemeen Dagblad, WOS). Habló de la infección por el ToBRFV que sigue asolando su negocio. Leo tampoco cree que se vaya a erradicar por completo. "Tendremos que aprender a vivir con él", expresó a WOS en septiembre de 2021. En los casos en los que se han producido brotes, los productores han comunicado a la NVWA pérdidas de cosecha de entre el 5 y el 30%. No tienen que vaciar todo su invernadero. Sin embargo, las plantas infectadas producen menos y deben ser retiradas del invernadero para evitar una mayor propagación y mayores daños. La fruta que el virus ha dañado no es lo suficientemente atractiva como para venderla.

Fuera de los Países Bajos, la situación es relativamente tranquila. En el extranjero no hay contadores del ToBRFV como el que mantiene la NVWA. La Agencia Federal Belga para la Seguridad de la Cadena Alimentaria (FAVV), por ejemplo, no tiene uno, al menos no públicamente. No es un reproche, simplemente una observación. La FAVV, al igual que la NVWA y los servicios fitosanitarios de otros lugares, sí comparte los protocolos de higiene. Y, si se les pregunta, también las cifras de contaminación. Por otro lado, el mapa de infecciones de la OEPP, incluso sin contadores ToBRFV, se ha ido coloreando. El año pasado, en particular, un país tras otro notificó contaminaciones. A menudo se trata de "primeros hallazgos", pero países como España y el Reino Unido también informan de nuevos brotes.

Solución
Junto con el aumento de los informes de infección, desde finales del pasado año 2020 circulan cada vez más informes de nuevas variedades resistentes. Varias grandes empresas de cultivo están ocupadas creando más resistencia en sus variedades en sus laboratorios e invernaderos de demostración. Sin embargo, esto no es un proceso sencillo ni, mucho menos, rápido. La obtención siempre lleva tiempo. Las empresas de obtención han descubierto un gen que añade, como se denomina en el lenguaje del fitomejoramiento, una resistencia "intermedia" o "alta" al ToBRFV en los tomates. Este tipo de genes ha demostrado su eficacia en la lucha contra otros virus del tomate.

Cuanto mayor sea la resistencia, menos síntomas del virus (hojas descoloridas, manchas en el tomate) mostrará una planta. Hay variedades que se están probando en muchos lugares. Las empresas de obtención las están utilizando para dirigirse a países como México y a zonas como Oriente Medio y el Mediterráneo. Una vacuna podría ser otra "solución". Pero mientras el virus tenga el estatus Q, producir una vacuna de este tipo no solo es prácticamente imposible, sino también ilegal, lo que se demostró en los Países Bajos en septiembre de 2021. La NVWA hizo una redada en un lugar en el que supuestamente alguien intentaba desarrollar una vacuna de ese tipo.

Los productores están desesperados por encontrar una solución. Sin embargo, son realistas y esperan nuevas amenazas después de que se aborde el ToBRFV. Por ahora, se ven obligados a adoptar prácticas de higiene muy estrictas en sus zonas de producción. Hoy en día, cuando entras en un invernadero de tomates, debes estar cubierto de pies a cabeza. Incluso se puede ver una lavandería en lugar de tomateras. Los productores han gastado mucho dinero en lavadoras para lavar la ropa de su personal.

Y las cajas se limpian con sistemas más avanzados que nunca. Dicha desinfección de los contenedores también es un punto de atención para las empresas de comercio y envasado. Utilizan cajas reutilizables. Cuando se trata de los virus de las plantas y, por tanto, del ToBRFV, se recomienda separar al máximo los flujos de contenedores. Las cajas deben limpiarse y descontaminarse antes de entrar en la empresa.

Los productores se ven forzados a todas estas inversiones, a los costes de higiene y a la amenaza continua de una recontaminación por ToBRFV con las consiguientes pérdidas de producción. Además, se ven afectados por la crisis energética desde el pasado otoño. Los precios de la electricidad y el gas se han disparado, haciendo que los productores se replanteen sus estrategias. ¿Sigue mereciendo la pena encender todas las luces cuando los costes de producción son superiores a los beneficios? La crisis energética, junto con la situación del ToBRFV, promete, como en 2021-2022, una temporada difícil. Esa es, quizás, la única certeza en la actualidad.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor