Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Las importaciones de naranjas en la UE caen un 31,5% en el primer semestre del año con respecto al año pasado

La campaña citrícola en Andalucía ha sido realmente una campaña “para olvidar”, aunque, lamentablemente, y desoyendo las palabras de esta expresión popular, permanecerá en la memoria de muchos de los agricultores que han sufrido su impacto en una temporada muy compleja en la que, a los propios desafíos del sector, se han sumado nuevos problemas que, por su falta de precedencia, en el futuro serán incluidos en los libros de historia.

En sus informes semanales o bisemanales a lo largo de los últimos meses –en los que la palabra “crisis” ha tenido que ser pronunciada en muchas ocasiones: crisis pandémica, crisis económica, crisis logística, crisis bélica o crisis energética, esta última amenazándonos no solo en el presente, sino en los futuros meses–, el Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía ha ido relatando el avance de una campaña marcada por una baja demanda, pocas operaciones comerciales y precios significativamente por debajo de la media de los últimos 5 años para cítricos como la naranja (en la semana 24, por ejemplo, se situaban a 11 céntimos/kilo en campo, un 70% por debajo de la media del periodo 2016/21), que llegó a su recta final con fruta aún en los árboles por recolectar.

Diversos son los factores que se han señalado como los que podrían estar detrás de estos resultados, y uno de ellos han sido las importaciones; sin embargo, el último informe de Seguimiento Reforzado de las Importaciones de Cítricos por la UE elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, revela que las compras comunitarias de cítricos experimentaron una caída del 11,5% en el primer cuatrimestre de 2022 (y del 10,5% respecto a la media de los últimos 5 años), descendiendo en volumen respecto a la campaña pasada en 61.000 toneladas.

Este año, teniendo en cuenta los 4 primeros meses, las importaciones de mandarinas (41% del total) han superado por primera vez a las de naranjas (35,4%) marcando una nueva tendencia en la última década; aunque ambos (y, de hecho, todos los cítricos analizados excepto el limón, cuyas importaciones han aumentado un 77,4%) han experimentado una disminución en las compras desde la UE respecto al año pasado: la naranja ha descendido en ese periodo un 27,3%; las mandarinas, un 5,7%.

Aunque si se amplían los datos hasta junio, en el caso de las naranjas, la caída de las importaciones se desploma hasta el 31,5% (-111.000 t) respecto al mismo periodo de 2021 y hasta el 29,2% (-99.800 t) en relación con la media de los últimos 5 años, resalta el informe publicado hace escasamente una semana.

Todos los países disminuyen sus volúmenes enviados de naranjas, tanto en relación con el pasado ejercicio 2021 como con la media. Egipto, principal suministrador en el periodo con el 83% del total, lo hace de forma muy significativa (31,3% (-91.260 t) respecto al año pasado y -17,3% (-41.950 t) respecto a la media de las 5 campañas precedentes), si bien incrementa su cuota de mercado en doce puntos. Otros países también bajan de manera pronunciada en términos porcentuales, como es el caso de Sudáfrica (-83,3%) y Marruecos (-26,7%).

En el cómputo de la campaña 2021/22 (septiembre de 2021/junio de 2022) el descenso en las importaciones totales de naranjas se sitúa en un 12,2% respecto a la campaña anterior y 13,2% respecto a la media de las 5 campañas previas, como consecuencia de “las altas cantidades registradas en el mes de octubre pasado”, matiza el informe.

El principal suministrador en este periodo ha sido Sudáfrica con el 44% del total, el cual ha incrementado sus cantidades en un 3% respecto a la temporada pasada y en un 9,3% (+21.760 t) respecto a la media. En segundo lugar se ha ubicado Egipto (35% del total), que la ha retrocedido tanto en relación con la pasada campaña (-31,7%) como con la media (-17,7%). Marruecos, que ha sido el tercer mayor proveedor de naranjas en la UE, también ha disminuido de forma ostensible (-20% y -60,7% respectivamente). Zimbabue, por su parte, las ha incrementado en un 29,6% (+6.000 t) y 35,8% (+6.900 t, respectivamente).

Estos datos dan una respuesta al sector andaluz de los cítricos en cuanto al peso que las importaciones han podido tener en el desarrollo de la campaña este año, aunque también generan muchas otras preguntas, ya que probablemente obliguen a una nueva revisión de las causas. Y todo ello en un mes en el que, mientras el trabajo para sacar adelante la próxima cosecha continúa en los campos andaluces y se hace aún más duro bajo las implacables temperaturas de una ola de calor que parece interminable, desde la Comunidad Valenciana ya han llegado noticias de que los primeros precios de la próxima campaña citrícola son un 30% inferiores a los costes.


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor