Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"Por primera vez, nuestra empresa se está fijando en el mercado de la UE"

Para la segunda parte de nuestro especial de Moldavia, visitamos la empresa familiar SV Fruct. No menos de cuatro hijos respaldan al patriarca de la familia en el día a día de la empresa. Dos de ellos, Vitalii y Victor, han hablado con nosotros. Al igual que Vilora, la primera empresa de cultivo de esta serie de artículos, la explotación agrícola de la familia Scutaru se encuentra en el norte del país. Pero antes de adentrarnos en los pormenores de estos productores de manzanas y cerezas, repasemos algunas cifras sobre la producción y la exportación de fruta de Moldavia, para poder poner las historias en un contexto más amplio.


Manzanas rojas recién recolectadas

Para estas cifras, hacemos referencia de un artículo redactado por Jan Kees Boon, de Fruit and Vegetable Facts. Abarca el cultivo, la exportación y la importación de frutas y hortalizas en el sureste de Europa en 2021 y se publicó en agf.nl el 7 de septiembre. Jan hace un análisis más detallado de 13 países (clasificados por población): Rumanía, República Checa, Hungría, Serbia, Bulgaria, Eslovaquia, Croacia, Bosnia, Albania, Moldavia, Eslovenia, Macedonia del Norte y Montenegro. Excluye Grecia y Ucrania.

La mayoría de los huertos son muy jóvenes

Hermano pequeño
Inmediatamente se hace evidente que Moldavia es uno de los hermanos pequeños de la región, por lo que resulta todavía más sorprendente que sea el segundo mayor exportador hortofrutícola de la lista, solo por detrás de Serbia. Además, Moldavia y otro país, Macedonia del Norte, son los únicos que exportan más frutas y hortalizas de las que importan. ¿Frutas y también hortalizas? Eso es decir demasiado, ya que los datos muestran que el país envió unas exiguas 2.000 toneladas de hortalizas al extranjero, pero nada menos que 299.000 toneladas de fruta. Así pues, la fruta monopoliza las exportaciones hortofrutícolas de Moldavia. Si excluimos las hortalizas, Moldavia incluso supera a Serbia. Por tanto, este hermano pequeño no se anda con chiquitas en lo que a exportación de fruta respecta.


Los hermanos Vitalii y Victor 

Todo gira en torno a la fruta
Si nos fijamos en las cifras de cultivo, la fruta también domina claramente con 676.000 toneladas frente a las 138.000 toneladas de hortalizas. De los otros 12 países del sur de Europa, la pequeña Moldavia solo tiene que inclinarse ante Rumanía y Serbia en lo que respecta al cultivo de fruta. Y si hablamos de fruta en Moldavia, todo el mundo se refiere, en primer lugar, a las manzanas. Con nada menos que 500.000 toneladas, las manzanas suponen el 75% de la producción frutícola del país. La fruta de hueso, las uvas, las sandías y los frutos rojos siguen a buena distancia.

Lógicamente, las manzanas ocupan el primer puesto en exportaciones, ocupando dos tercios de esa tarta de fruta. En torno al 40% de la cosecha de manzanas de Moldavia acaba en el extranjero. Hasta hace poco, el 95% de esas se vendía en el mercado ruso, como señaló el ministro de Agricultura moldavo a principios de agosto. Por tanto, son pocas las manzanas que llegan a otros mercados y, desde luego, no al mercado de Europa occidental. Según las estadísticas de Eurostat, Moldavia exportó 54.000 toneladas de frutas y hortalizas a la UE. De estas, 28.000 eran fruta de hueso, 17.000 eran uvas (frescas o pasas) y unas escasas 1.000 toneladas eran fruta de pepita.

El país también importa productos hortofrutícolas, pero en menores cantidades de lo que exporta. Compró 124.000 toneladas, más de la mitad de las cuales fueron tomates, bananas, sandía y mandarinas.

En resumen: Moldavia es el mayor exportador de fruta de los países del sureste de Europa mencionados. Se lo debe mayormente a un único cultivo y a un único destino: las manzanas que se destinan a Rusia. Eso deja bien claro que perder ese mercado es un duro golpe para los productores de manzanas moldavos que se centran en la exportación y para el sector frutícola del país en general.

Los primeros en obtener la certificación GlobalGAP en Moldavia
Vayamos a la historia que hoy nos ocupa: el negocio familiar Scutaru. Como se ha dicho, Scutaru Sr. cuenta con la ayuda de sus cuatro hijos, lo que sugiere que fue el padre quien inició la empresa y sus hijos se fueron incorporando gradualmente. Pero no es así. "La familia al completo fundó la empresa de cultivo", empieza diciendo Vitalii. "Aquello fue en 2003. Mi hermano Victor y yo éramos comerciantes de fruta y se nos ocurrió la idea de vender la fruta que nosotros mismos produjésemos. Cuando llegó el momento adecuado, todos pusimos de nuestra parte para poner en marcha la empresa".

Se utiliza una plataforma para recolectar las mejores manzanas

Hoy en día, SV Fruct cultiva manzanas en 47 hectáreas y cerezas en 10 hectáreas. Hace 12 años, construyó 14 cámaras de almacenamiento de 682 m³ cada una, con una capacidad total de 2.000 toneladas. Estas cámaras utilizan la tecnología Smartfresh. Al año siguiente, Scutaru Victor -como se llama oficialmente esta empresa-, se convirtió en la primera empresa de la historia de Moldavia en obtener la certificación GlobalGAP, la cual se otorgó para 35 hectáreas de manzanos. SV Fruct clasifica y envasa su fruta –en cajas abiertas, aunque también están considerando los bushels– en su propio almacén de envasado. Vende toda la cosecha en el mercado extranjero, ya sea mediante exportaciones directas o a través de terceros. "Depende de los precios que podamos recibir por nuestro producto", apunta Victor. Consigue la mayoría de sus clientes a través de contactos en las ferias internacionales.

Todo está cubierto con mallas antigranizo y contra las quemaduras solares

Variedades renovadas para nuevos mercados
En los comienzos, la empresa exportaba únicamente a Rusia y, hasta 2009, puramente variedades antiguas tradicionales. Pero luego todo cambió y se desvió la atención hacia la modernización. Un cambio gradual de las variedades antiguas a las nuevas precedió a la construcción de las cámaras de almacenamiento. Apenas el año pasado, se plantó una parcela de 2,3 hectáreas con Devil Gala, y esta primavera, se arrancó un huerto entero y se replantó con Gala Shnicored. Esta renovación varietal se está llevando a cabo con la meta de explotar nuevos mercados, entre ellos, Oriente Medio y Asia. Cada uno de estos destinos tiene sus preferencias en cuanto a variedades. Por el momento, no hay manzanas de SV Fruct en el mercado de Europa occidental.

Esta empresa tiene nada menos que 15 variedades creciendo en sus huertos del norte de Moldavia, entre las que se encuentran Empire, Braeburn, Jonagold, Ruby Star y Fuji. "También trabajamos con empresas de propagación belgas y polacas que prueban las variedades de manzanas y también de cerezas en nuestros campos. Ahora mismo tenemos una variedad que todavía no se ha registrado en la UE. Parece muy prometedora", revela Vitalii, quien añade que las manzanas con blush y rayas rojas tienen particular éxito en el mercado local. "La fruta tiene que ser atractiva. Aquí parece que es eso más importante incluso que el sabor. Para nuestros mercados de exportación, la calidad es lo primero, así que nosotros también le concedemos una gran importancia".

Los productores de manzana de Moldavia están empezando a unirse
Los productores moldavos cosechan alrededor de 500.000 toneladas de manzanas al año. Polonia cultiva 4,5 millones de toneladas. "Son nuestro mayor competidor", reconoce Victor. "Sus rendimientos son mayores, tienen mejores posibilidades logísticas –por ubicación y por tener una infraestructura más moderna–, huertos más avanzados y menores costes de producción. Por extraño que parezca, dado lo bajos que son aquí los precios de la tierra y los salarios, los productores polacos reciben más subvenciones. Y, para el almacenamiento y la comercialización, pueden recurrir a grandes cooperativas. Eso reduce los costes".

"Moldavia se está poniendo al día con la ayuda del programa del Banco Mundial, pero todavía queda mucho camino por delante. El programa concede 300.000 $, o el 50% de la inversión, para crear una cooperativa formada por al menos cinco productores. Pero sigue siendo a pequeña escala. Aun así, la mayoría sobreviven. Al menos, hasta ahora. La mayoría de los productores de manzanas de Moldavia todavía tienen huertos antiguos y solo venden en el mercado interno. Nosotros, por otro lado, solo exportamos. Moldavia importa manzanas polacas, por cierto. Suelen ser más caras que el producto nacional, pero son más bonitas".

Balsa de riego propia

¿Hacia la UE?
SV Fruct está haciendo una transición paulatina hacia el cultivo superintensivo. Vitalii explica que una de las ventajas es el ahorro en el coste de los fitosanitarios. "El año pasado gastamos 150.000 € en estos productos, este año han sido 50.000 € menos. Y los rendimientos son los mismos. Es una ganancia considerable. Pero ahora hemos tenido un gran cambio. No queremos seguir creciendo pronto; 2.000 toneladas anuales es una buena cantidad. Eso sí, nos seguiremos profesionalizando y modernizando".

"No obstante, en la actualidad, toda nuestra atención está centrada en las ventas porque, de pronto, nos encontramos con un reto totalmente nuevo: Rusia ha desaparecido como mercado de destino, así que tenemos que encontrar nuevos compradores. Con suerte, podremos seguir vendiendo nuestras manzanas para el mercado de frescos y no tendremos que desviar nada a la industria. Así que, por primera vez, nos estamos fijando en el mercado de la UE", concluye Vitalii.

SVFRUCT
33 Boris Glavan street, Edinet raion,
República de Moldavia, MD-4601,
Tel.: +373 246 22895
Fax: +373 246 24272
Móvil: +373 69111366
Email: svfruct@gmail.com 
Web: www.svfruct.com 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor