Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Cuestiones meteorológicas que preocupan especialmente a los productores de arándanos silvestres

Hay dos niveles de oferta. Esa es la situación de los arándanos silvestres de cara a la temporada 2022-2023. "Entramos en esta nueva cosecha con oferta convencional con gente que busca envíos rápidos. La cosecha fue ligeramente sobrevendida el año pasado, por lo que muchos clientes tienen necesidades urgentes", dice Shiara Powell, de SunOpta. "Creo que la disponibilidad es suficiente para introducir rápidamente el producto y que volvamos a tener una posición equilibrada en el segmento convencional".

Por otro lado, en cuanto a los arándanos silvestres ecológicos, la oferta de 2021-2022 fue extremadamente corta, lo que a su vez hizo subir el precio. "Muchos procesadores y clientes podrían llegar con un poco más de tiempo, lo que está probablemente relacionado con la lentitud de la venta en los retailers debido a los precios más altos", señala Powell.

Shiara Powell en un campo de arándanos silvestres ecológicos durante un viaje reciente.

En Norteamérica, los arándanos silvestres se cultivan principalmente en Quebec, Nueva Escocia, Nuevo Brunswick y la Isla del Príncipe Eduardo, en Canadá, y en Maine, en EE. UU. En general, Maine es una de las mayores zonas productoras, aunque este año los problemas de sequía han afectado a su oferta, que se verá reducida. "El volumen de Nueva Brunswick y Nueva Escocia debería aumentar un poco y Quebec aumentará considerablemente respecto al año pasado, cuando tuvo problemas de cosecha con las heladas y otros problemas meteorológicos", afirma. La oferta global aumentará este año gracias a esa mejor producción en Quebec y otras zonas.

El tiempo es la mayor preocupación en el cultivo de arándanos silvestres, una fruta que solo crece en su entorno. "Estamos viendo veranos más cálidos y patrones meteorológicos irregulares, y no es raro que haya heladas u otros problemas importantes", continúa Powell. "Prosperan en zonas más propensas a las heladas y, con el aumento de las temperaturas en verano, la sequía o el calor pueden afectar realmente a los rendimientos". El calor madura las berries y las deja listas para la cosecha, pero son más pequeñas y de menor peso. "Eso es lo que ocurrió en Maine. Ha hecho calor, así que el tonelaje por hectárea ha bajado. En Nueva Escocia/Nuevo Brunswick, el tiempo es más suave y hubo lluvias, por lo que la fruta en las plantas es realmente grande".

¿Desequilibrio del tamaño esta temporada?
Powell señala que la fruta de esas dos provincias, así como la de Quebec, es más grande de lo normal y, en todo caso, esta temporada podría haber un desequilibrio en la oferta en términos de tamaños, con una mayor distribución de la fruta más grande.

Por otro lado, la demanda de arándanos silvestres es estable, especialmente en la fruta convencional. "En cuanto a la demanda ecológica, hasta que los precios de venta al público vuelvan a ser más normales, la demanda se ha suavizado bastante. Desde el punto de vista industrial y de los ingredientes, la demanda sigue existiendo y se espera que el precio de los productos ecológicos se suavice, lo que debería ayudar a revitalizar la demanda", afirma. Sin embargo, es posible que eso no ocurra hasta junio de 2023.

Powell dice que hay siete variedades de arándanos silvestres que van desde la piel oscura hasta el azul claro. Esta es una variedad de piel más clara de los arándanos silvestres, una que ella prefiere dado que el sabor es ligeramente más ácido. Dentro del mismo campo, se puede observar una variación entre azules oscuros y claros.

En cuanto a los usos, en arándanos silvestres se demanda fruta más grande, de 1/2 pulgada en adelante, que se destina a los retailers, mientras que la fruta más pequeña se dirige a aplicaciones industriales como mermeladas, zumos y purés y panaderías.

Como sector, Powell señala que los productores se esfuerzan por aumentar su superficie, aunque ese proceso puede llevar siete años como mínimo antes de la cosecha y diez años hasta la madurez. "Tienen que conseguir una buena saturación de arándanos para que les merezca la pena cosechar", señala.

Recurrir a la fruta del bosque
En ese sentido, se trata de un sector con bastante visión de futuro que no suele responder a los aumentos interanuales de la demanda ni a la compensación de la oferta. "La única opción es comprar más fruta cosechada del bosque. Es un mercado que solía estar más capitalizado, pero los costes de la mano de obra lo hacen insostenible en el mercado actual", expresa, aunque indica que el año pasado, cuando los mercados eran escasos, se abrieron más puntos de cosecha en el bosque porque el precio justificaba la cosecha manual.

Un campo de arándanos silvestres ecológicos en Quebec, Canadá.

Y luego está la demanda de exportación, donde mercados como el asiático tienen una fuerte demanda de arándanos silvestres, un producto apreciado por sus características saludables. Sin embargo, Europa también tiene una importante demanda de esta berry. "Y aunque Ucrania es una zona de producción de arándanos silvestres, la disponibilidad de mano de obra para la cosecha es baja allí", concluye Powell. "Aquí, la fortaleza del dólar estadounidense va a impactar significativamente en el mercado este año, especialmente en las exportaciones a Europa".

 

Para más información:
Claudine Galloway
SunOpta
claudine.galloway@sunopta.com 
www.sunopta.com 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor