Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Especial Moldavia: Codru, empresa frutícola

Codru pondrá el foco en la fruta de hueso en los próximos años

La agricultura ecológica no tiene mucha difusión en Moldavia, pero eso no significa que los plaguicidas se usen de cualquier manera en el cultivo de fruta. Al contrario. "Hemos usado muchos menos insecticidas por el sistema de control de feromonas que hemos implantado esta temporada", comienza explicando Mihai Chilianu, CEO de Codru, una empresa productora de fruta cercana a la capital, Chisináu. "Ocasionalmente se ve algún gusano en una manzana con sarna, pero, desde luego, no en cantidades significativas. Insisto en poder coger una manzana de mi huerto y podérsela comer en el acto, sin preocuparse por la presencia de residuos. Los LMR no son un problema para nosotros a la hora de exportar", afirma Mihai, que en seguida coge una manzana Golden y le da un buen bocado.


Mihai Chilianu, CEO del negocio familiar Codru

Porque, como bien sabe Mihai, la reputación estimula o frena las exportaciones. "Un exceso de problemas cualitativos o fitosanitarios hundirían el nombre de un país. Todos los productores deberían estar concienciados sobre esto. Por eso yo soy partidario también de que en Moldavia las inspecciones fitosanitarias sean estrictas para evitar que crucen la frontera aquellas frutas que no cumplan con los requisitos de exportación. Por cierto, no es preciso usar productos fitosanitarios para garantizar la calidad. Tan solo se necesitan una cosecha meticulosa y buenas líneas clasificadoras".

Fabricación propia de cajas de madera para fruta.

Diversificación de riesgos y distribución de la cosecha
Codru cultiva manzanas, fruta de hueso, cerezas y uvas. "Empezamos a recolectar cerezas a finales de mayo o principios de junio. Después, es el turno de los albaricoques. La próxima temporada también cultivaremos guindas, en su mayoría para la industria de la transformación. Pero si podemos venderlas en el mercado de frescos, desde luego, lo haremos; se pagan mejor. A los rusos les gusta tomar una fruta ácida con el vodka, de ahí su preferencia por las manzanas Idared, creo yo", bromea Mihai, quien añade que el cultivo de muchas frutas y variedades tiene un doble beneficio: diversifica los riesgos y distribuye muy bien la cosecha a lo largo de varias semanas y meses.

Dos cargas de manzanas diarias
La cosecha de manzana comienza en septiembre y alcanza un total de entre 6.000 y 7.000 toneladas al año. Con su línea de clasificación de manzanas, la empresa puede llenar dos camiones al día. Rusia nunca ha sido el objetivo principal de las exportaciones de manzana de Codru. "Sencillamente, no es un mercado interesante para nosotros: quieren calidad, pero pagan precios bajos. Aunque, a veces, la calidad es un término relativo. Por ejemplo, les gustan las Golden verdes, aunque es una manzana que alcanza su plenitud de sabor cuando empieza a aparecer el blush. En Rusia, una Golden con blush se considera una manzana de segunda categoría".

Codru puede cargar hasta dos camiones diarios.

Por el contrario, Codru tiene mucho interés en el mercado rumano gracias a su proximidad. "Hay medio día por carretera desde aquí hasta Bucarest. Ese transporte cuesta 1.200 €, desde Polonia pueden ser 2.500 €. Fácilmente, es una diferencia de 0,05 €/kg. Así que tenemos una enorme ventaja competitiva, aunque no siempre es el mercado más rentable. Pero es estable, lo que nos aporta tranquilidad. Tenemos buenos contactos allí. También nos beneficiamos de la duplicación de la cuota de manzana para la UE", dice Mihai.

Esta empresa de cultivo del centro de Moldavia prefiere exportar a su vecino del oeste. No obstante, también se está fijando en Bulgaria, donde vendió muchas manzanas Reineta Simirenko el año pasado, y en el norte y el oeste de Europa. "Los avances de eficiencia que estamos haciendo en el cultivo deberían ayudarnos a conseguirlo. Creo que el centro de gravedad de la producción de la manzana en Europa se desplazará a Europa del Este. Y no hablo solo de Moldavia –somos demasiado pequeños–, sino también de Ucrania. Ese país tiene un potencial enorme".

Las ciruelas merecen un precio correcto
Con todo, Codru va a poner el foco en la fruta de hueso. "Europa occidental ofrece oportunidades considerables para nuestras ciruelas Stanley y para los albaricoques tardíos. El año pasado, las ciruelas fueron el cultivo más rentable de nuestra explotación. El mercado de destino es Europa [occidental], sobre todo Alemania, donde ya nos hemos labrado una buena reputación. No preveo ningún problema, en cuanto a ventas, ahora que Rusia ha cerrado las puertas de su mercado. Pero quiero hacer una advertencia a los importadores que tratan de manera injusta a los productores moldavos y les ofrecen precios muy por debajo de la media de mercado: estamos al tanto de los desarrollos del mercado y de los precios, y nuestras viruelas sabrosas y de calidad se merecen un precio correcto. Eso, por cierto, es un prerrequisito para que una relación de negocios sea duradera. ¿Son normales unos precios más bajos que hace dos años, cuando los costes de transporte se han duplicado?, se pregunta Chilianu.

Sabor excelente: las uvas moldavas son la mejor baza
Mihai también está especialmente orgulloso de su cultivo de uva, casi enteramente formado por la variedad local. "Cultivamos uvas de manera tradicional, no en emparrado. Con 18 hectáreas, la superficie no es inmensa, pero nos encanta este cultivo y cómo organizamos su producción. Estas uvas Moldova negras con semilla viajan a nuestros países de exportación sin ningún problema. Además, tienen una vida útil fantástica, un buen sabor y una buena resistencia a enfermedades. No nos gusta fumigar, y con estas uvas apenas es necesario".

Listas para enviar.

¿Las uvas con semilla están en desventaja? "Tal vez. Pero las uvas Italia y Victoria también tienen semillas y, por ahora, no hay variedades apirenas que se les comparen o a nuestra uva Moldova en términos de sabor. Que estas uvas se cultiven únicamente en Moldavia no es indicativo tampoco de falta de calidad. Se ha intentado cultivarlas en lugares como Rumanía y el norte de Macedonia, pero el sabor de esas uvas no se puede comparar al de las nuestras", puntualiza Mihai.

"Las uvas Italia también son de la mejor calidad cuando disfrutan el suelo y el sol del sur de Italia. Nosotros cosechamos las uvas Moldova en octubre y las vendemos hasta abril, así que apenas hay uvas importadas de Sudáfrica o Perú aquí en invierno. Exportamos a Rumanía, Polonia, los países bálticos, Ucrania y, hasta recientemente, Rusia. Este año estoy planificando algunos envíos a Arabia Saudí, donde veo oportunidades, en especial en octubre y noviembre".

Siempre en busca de métodos más eficientes
Para hacer frente a la creciente escasez de mano de obra –muchos de los mejores trabajadores prefieren los sueldos más altos del extranjero–, Codru está siempre en busca de métodos más eficientes de cultivo, cosecha y manipulado. "Pronto arrancaremos algunas parcelas y las replantaremos con nuevas variedades para que se necesiten menos trabajadores para el cultivo y la recolección. Nosotros, por ejemplo, ya tenemos hileras de manzanos que forman una pared, por así decirlo; nuestro personal recoge el doble de fruta al día que en un huerto tradicional. Y lo que plantamos, nuevo, es inmediatamente adecuado para la posible recolección robótica en el futuro. Los huertos de guindos tienen cuatro años, y los cosecharemos por primera vez el año que viene. Se plantaron pensando en las máquinas sacudidoras".

Foco creciente en la fruta de hueso.

Un problema recurrente que las empresas productoras ya presentadas siguen planteando es la mala calidad del agua. Codru lo ha solucionado con unos purificadores de agua de osmosis inversa. "El agua que extraemos de nuestros lagos es demasiado salada. Pero con la osmosis inversa podemos purificar 18 m³/hora", concluye Mihai.

Codru ST SRL es un negocio familiar fundado por Ion Chilianu, el padre de Mihai, en 1992. En los primeros años, la empresa desempeñó un papel de apoyo para los productores de la zona. En 2000, plantó sus primeros huertos. Hoy en día, Codru tiene 300 hectáreas de cultivo intenso, de las cuales 125 hectáreas están reservadas para manzanas, 18 para uvas y el resto para ciruelas, albaricoques y cerezas. Prácticamente toda la producción es para exportar. Sus instalaciones de almacenes frigoríficos Smartfresh tienen una capacidad de 5.000 toneladas. Hay una línea clasificadora, aunque solo para las manzanas. Además de cultivar fruta, Codru fabrica cajas de madera también.

Para más información:
Mihai Chilianu (CEO)
Codru ST
str. Stefan Cel Mare 33A
3711 Bucovat (Straseni) - Moldavia
Tel.: +373 22 212 239
Móvil: +373 69 300 353
chilianu.mihai@codru.st 
Web: www.codru.st 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor