Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Sicilia

Crece la superficie del Melocotón de Leonforte IGP

El Consorcio para la Protección del Melocotón de Leonforte invitó a la prensa a un recorrido de dos días para conocer las diferentes empresas sicilianas que cultivan esta excelente fruta con indicación geográfica protegida. ¿Melocotón? Bueno, más bien un melocotón Percoca, ya que la pulpa es muy consistente y crujiente. 

Antonio Di Leonforte, Petronilla Virzì y Rita Serafini

Y junto a su sabor aromático, este es precisamente uno de los puntos fuertes del Melocotón de Leonforte IGP. Otra ventaja es su alta ecosostenibilidad, derivada de una técnica de producción muy exigente, que implica el embolsado de cada fruto, para que estén protegidos de los ataques de insectos y del clima en su fase de crecimiento y maduración.

Melocotones embolsados (Haz clic aquí para ver el reportaje fotográfico)

El resultado de este procedimiento es un fruto exteriormente pálido, porque los rayos del sol son filtrados por la bolsa de papel y la maduración se produce desde el hueso hacia el exterior y no al revés. Esto le otorga al melocotón unas propiedades organolépticas y de sabor verdaderamente únicas, a pesar de la palidez, que es un elemento característico. 

Ecotipo Giallone di Leonforte (melocotón amarillo)

Los ecotipos son estrictamente locales y hay dos: el melocotón amarillo de Leonforte y el blanco de Leonforte, cuyos frutos no se cosechan a un grado Brix inferior a 11. Por regla general, el contenido de azúcar alcanza los 14° Brix y más. Otra característica distintiva es la piel gruesa y aterciopelada, que siempre es comestible, ya que el método de cultivo es de residuo cero. Actualmente hay 17 empresas asociadas, entre productoras y envasadoras. 

Ecotipo Bianca di Leonforte (melocotón blanco)

El evento tuvo una primera parte dedicada a una sesión de profundización centrada en el proceso de aprobación del reconocimiento IGP, a cargo de Rita Serafini, directora del consorcio, quien destacó también las peculiaridades y el valor de la fruta.

"La indicación geográfica protegida se creó en 2010. En 2021, luego, se constituyó el consorcio que, en 2022, también tuvo el reconocimiento de Consorcio para la Protección", dijo Serafini. "La indicación geográfica protegida se extiende sobre los municipios de Leonforte, Enna, Calascibetta, Assoro y Agira, todos en la provincia de Enna. El Consorcio aglutina más del 89% de la producción de melocotones de Leonforte, con unas 140 hectáreas de cultivo y una producción certificada de más de 600 toneladas (datos 2020/21). La colaboración con las instituciones locales es de fundamental importancia para la agricultura y su desarrollo, ya que requiere un fuerte impulso en términos de promoción territorial y extraterritorial, pero también de obras de infraestructura sin las cuales es imposible progresar".

Previamente, Alessia Gervasi había informado sobre la historicidad del producto y su identificación con el territorio al que la fruta ha estado indisolublemente unida desde la década de 1960. "La producción se estructuró significativamente a finales de los años 60, para aumentar año tras año hasta convertirse en un producto de marca".

A continuación, Antonio Di Leonforte, joven empresario agrícola, relató su experiencia como fruticultor. También estuvo presente Petronilla Virzi, vicepresidenta del consorcio.

Finalmente, el presidente del consorcio, Domenico Di Stefano, habló de "un desafío superado en un territorio que se encuentra en el interior siciliano, donde, a pesar de la ausencia de infraestructuras adecuadas, es posible hacer negocios".

Domenico Di Stefano, presidente del Consorcio para la Protección de la IGP Melocotón de Leonforte 

"Logramos posicionar nuestro producto en el maremágnum de frutas en los mercados, gracias a la ecosostenibilidad y la salubridad de un producto que siempre ha estado ahí", dijo Di Stefano. "Lo logramos no por moda o tendencia de consumo, sino por la autenticidad de nuestros procesos de cultivo, que, en su extrema laboriosidad, nos dan un melocotón especialmente sano y bueno. Basta pensar que en la fruta no es posible encontrar principios activos, ya que es un producto de residuo cero, precisamente gracias a la técnica del embolsado. En los últimos 10 años ha habido una aceleración de la producción y la superficie de cultivo ha pasado de 30 a 140 hectáreas, ya que los mercados han entendido el enorme valor añadido de este producto que podemos definir como verdaderamente único". 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor