Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Elías Olmeda, presidente de Champinter:

“Con la situación actual, hay explotaciones de hongos en España que están al borde de la rentabilidad”

Las características propias del champiñón, con un crecimiento rápido y una vida útil limitada, hacen que su cultivo requiera una alta tecnificación y planificación para poder ofrecer una continuidad en el suministro al mercado.

“En el cultivo del champiñón, como el del resto de los hongos que cultivamos en Champinter, valorizamos el producto adaptando la producción a la demanda del mercado; si se producen picos de oferta y el mercado no puede absorberlos, la consecuencia es una bajada de los precios”, explica Elías Olmeda, presidente de la sociedad cooperativa Champinter.


Elías Olmeda, presidente de Champinter.

“Estamos hablando de un producto muy perecedero que se cosecha cada día: nuestro champiñón se cosecha hoy, por ejemplo, y esta noche ya está en expedición. Por eso intentamos escalonar los cultivos para ajustarnos diariamente a la demanda en función de las exigencias de los clientes y de las características requeridas en las diferentes zonas geográficas, cumpliendo siempre los parámetros de calidad del mercado. Esto requiere una alta tecnificación”, remarca Elías, “y en ese sentido, en Champinter hemos hecho grandes inversiones en investigación en técnicas de frío para optimizar nuestra producción”.

“El champiñón se cosecha a una temperatura de 16-18 grados y, para evitar que siga evolucionando en el interior de su envase y pueda deteriorarse, hay que frenar su crecimiento aplicándole frío. Para conseguirlo, hemos implementado cámaras de frío rápido en las instalaciones de los socios de nuestra cooperativa para ganar tiempo, poder manufacturar el producto con mayor rapidez garantizando siempre su frescura, y darle vida al producto donde realmente debe tenerla: en el mercado”.

“La demanda y el consumo de champiñón, y otros productos como el portobello, ha ido subiendo en España, al igual que el del shiitake, que está ganándole terreno al de la seta común; al cultivarse en condiciones controladas y no estar sometidos a las fluctuaciones del clima, tienen un precio muy lineal y que además es bastante asequible. Pero en estos momentos está faltando producto en el mercado para atender a la demanda, debido a un incremento en los costes que están soportando este tipo de explotaciones productivas y que, por el momento, no se está pudiendo repercutir al cliente final; de hecho, este aumento es tan elevado que creemos que podría afectar al consumo".

Y es que la energía para mantener los procesos productivos en el cultivo del champiñón ha experimentado una enorme subida; aunque no solo se ha producido en este ámbito. “Los envases y el transporte también han subido muchísimo, y son dos elementos muy a tener en cuenta en este producto”, indica Elías.


Instalaciones de Champinter.

“La gran fuerza de Champinter reside en la unión, al ser una cooperativa, pero conocemos que en estos momentos ya hay explotaciones en España al borde de la rentabilidad y hay siembras que no se están llevando a cabo, lo que posiblemente tendrá un impacto en la oferta. En ese momento es posible que se produzca finalmente una subida de los precios, aunque intentaremos que sea lo más mínima posible”.

Para más información:
Champinter
Ctra. Cenizate 1
02270 Villamalea, Albacete (España)
Tel.: +34 967 48 31 41
champinter@champinter.com
web.champinter.com


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor