Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Fernando Martí, de Morondo S.L.: “Si hubiéramos tenido el volumen del año pasado, habría un problema grave por el CO₂”

“El sector se enfrenta más que nunca al reto de conseguir que el kaki sea rentable”

La campaña española del kaki Rojo Brillante avanza en una temporada muy compleja en la que en la Comunidad Valenciana se ha producido una considerable –y generalizada– merma productiva. “Este año hemos tenido solo un 40% de la producción de un año normal”, confirma Fernando Martí, de la empresa valenciana productora y comercializadora de kaki Persimon Morondo S.L. “Marzo y abril fueron los meses en los que se decidió la campaña. En ese periodo la lluvia y la humedad constantes, además de una bajada de las temperaturas, provocaron que las flores no cuajaran y que no se formaran todos los frutos”.


Fernando Martí.

Además, esas condiciones de humedad prolongada provocaron una mayor incidencia de Mycosphaerella. “Los agricultores que no habían hecho tratamientos fungicidas preventivos han tenido una importante presencia del hongo, al que se han sumado la mosca blanca y el cotonet. Ambas plagas generan una gran afectación en la fruta y cada vez hay mayores restricciones fitosanitarias y menos productos autorizados, que por otro lado son más caros y menos efectivos”.

“En nuestro caso, además de hacer un seguimiento exhaustivo de las plagas en campo para tratar la fruta en el momento en el que los productos permitidos pueden tener la mayor efectividad, este año hemos empezado a utilizar un tratamiento poscosecha de lavado con desinfectante de los kakis para eliminar la negrilla provocada por el cotonet, que nos ha permitido rescatar mucha fruta”, remarca Fernando; algo importante en una campaña con una merma de hasta un 60%.

“Sin embargo, este año ha habido un factor añadido que en algunos momentos incluso nos ha llevado a decir la frase ‘menos mal que hay poco kaki’, y ha sido la falta de CO₂ para eliminar la astringencia de la fruta; de hecho, si hubiéramos tenido el volumen de kaki del año pasado habríamos tenido un problema grave”.

Y es que una de las consecuencias de la guerra de Rusia en Ucrania, tan inesperada como inimaginable, es que provocaría una escasez de CO₂ –un subproducto de la producción de amoniaco por parte de las empresas de fertilizantes– en la industria alimentaria. “El precio del CO₂ ha subido un 100%, pero es que ni siquiera estamos negociando precio; estamos negociando suministro. Y hay que recordar que el tratamiento de desastringencia del kaki Rojo Brillante con CO₂ fue lo que impulsó al sector”.

“Estamos acostumbrados a librar batallas estoicas”
Con sede en La Granja de la Costera y 5 puestos en el Mercado de Xàtiva, Morondo S.L. lleva 30 años produciendo y comercializando kaki Persimon, que vende “por todo el mundo”, indica Fernando Martí. “Trabajamos con diferentes cadenas en toda Europa y exportamos contenedores a diferentes destinos como Canadá, Emiratos, Hong Kong o Malasia; el año pasado hicimos unos 40-50 contenedores. Pero esta campaña, con la caída de la producción, ha resultado más difícil atender a todos lo clientes, especialmente en ultramar, y se ha primado el envío de fruta al mercado europeo”.

Porque, además, el precio de los fletes marítimos, aunque ha experimentado cierta moderación, sigue siendo muy elevado y se suma a unos costes desbocados que este año de menor producción serán difíciles –en muchos casos, sencillamente, imposibles– de cubrir, “aunque el precio de la fruta haya aumentado un 30%. Sobre todo porque, debido a todas esas plagas y la meteorología, hemos tenido menores calibres, menor calidad y un 10% menos de fruta de primera categoría, que es la que defiende un mayor precio en el mercado”.

“El sector se enfrenta más que nunca al reto de conseguir que el kaki sea rentable”, subraya Fernando. “El precio de venta debería asumir la increíble subida de gastos que ha habido, tanto en la producción como en almacén, pero también hay que tener en cuenta el momento en el que nos encontramos y que el kaki es un producto considerado exótico, así que encarecerlo demasiado podría generar un descenso en el consumo. Por eso debemos encontrar un balance en el que haya un flujo de ventas y podamos defender su precio para que el productor pueda ganarse la vida”.

“España es líder indiscutible en cuanto a la producción de kaki Rojo Brillante y, en concreto, la Comunidad Valenciana, sin tener gran competencia en el mercado de ningún otro país. Solo nos queda esperar que el año que viene sea un año con menos problemas y que podamos reanudar la campaña de contenedores de ultramar y cumplir con todos nuestros clientes de Europa”, dice Fernando Martí. “Por desgracia, este año hemos tenido muchos factores en nuestra contra. Pero aun así, en la agricultura estamos acostumbrados a librar batallas estoicas”.

Para más información:
Morondo S.L.
Pol. Industrial Parcela M22
46814 La Granja de la Costera, Valencia (España)
Tel. +34 96 225 44 11
jamarti@morondo.com
www.morondo.es


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor