Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"En Perú, enfrentamos dificultades económicas como consecuencia directa de las protestas actuales"

La cosecha, el envasado, el transporte, los puertos y los aeropuertos se han visto obligados a la práctica paralización en Perú una vez más, a raíz de las importantes protestas que continuaron la pasada semana en la capital, Lima, y otras ciudades provinciales. Algunos de los productores, exportadores, viveros y transportistas de importantes cultivos de exportación, como las uvas de mesa, los arándanos, los mangos y los aguacates, nos han informado de cuáles están siendo los efectos de los disturbios en sus empresas y sus trabajadores.


La presidenta peruana, Dina Boluarte

Un gran productor y exportador de arándanos comenta: "En efecto, estamos enfrentando dificultades económicas como consecuencia directa de los actuales paros en nuestro país. Eso significa que hay menos mano de obra disponible que pueda llegar a la finca a diario. Nuestra cosecha se ve retrasada frecuentemente, con menor volumen disponible para la exportación, y con el producto ya cosechado en el empaque con la dificultad de cómo llegar al puerto o aeropuerto para una exportación a tiempo. Creemos que no somos la única empresa afectada, sino que todas se ven perjudicadas. Nuestros trabajadores saben que tenemos que seguir trabajando y protegiendo nuestro sector, porque es la única manera de tener éxito y mejorar profesionalmente como individuos y de que todas las unidades familiares tengan un mejor desarrollo".

El productor prosigue: "La situación no es agradable y estamos todos sufriendo la mala gestión del Gobierno, que no está actuando como debería y con mano firme para tomar decisiones en favor de la estabilidad de nuestro país. Dicho esto, seguimos sufriendo bloqueos de carreteras y retrasos para llegar al puerto a tiempo antes de que zarpen los buques. Todos nos estamos esforzando al máximo en lo que podemos controlar. Hay zonas más afectadas que otras, como el sur con respecto al norte de Perú, pero todavía con acceso restringido a las carreteras. Las consecuencias se sienten también en la mano de obra y el material de empaque, que no pueden llegar a la finca a tiempo".

Un productor de uva de mesa del norte de Perú explica: "Sigue habiendo calma, pero, en general, la gente está más nerviosa que antes y, por otro lado, hay un pequeño grupo de productores que continúan trabajando en la cosecha, al menos de uvas y arándanos. En el sur continúan los disturbios, pero hoy [por "jueves"] será un día difícil. La protesta comienza hoy en el corazón de Lima; espero que sea una protesta pacífica".

Otro productor de uva de mesa con varias fincas en diferentes partes de Perú comenta: "Estamos realmente preocupados porque hay protestas y bloqueos en Arequipa y Virú. Hemos decidido detener los envíos porque no queremos exponer ya más a nadie, ni a nuestro equipo ni a nuestros transportistas. A la luz de los acontecimientos violentos que está atravesando nuestro país, nos vemos obligados a cancelar nuestros despachos en todas nuestras sedes hasta próximo aviso. Todo es muy preocupante, están tomando los aeropuertos de nuevo. Por suerte, en nuestro viñedo ya hemos concluido la cosecha, estamos tranquilos en ese aspecto. Pedimos disculpas, esperemos que la situación mejore por el bienestar de todos los peruanos y del sector agrícola, que tan gravemente afectado se ha visto".

Pese a haberse prolongado el estado de emergencia y el toque de queda en Lima y algunas ciudades del sur, donde viven la mayoría de los manifestantes indígenas, han llegado a la capital autobuses cargados de gente toda la semana para la gran marcha de ayer [por "jueves"]. Un enfrentamiento entre la policía y los manifestantes la noche del jueves se saldó con una persona muerta y varios heridos. Esto eleva el total de muertes a más de 50 personas desde diciembre del año pasado. La actual presidenta, Dina Boluarte, en una comparecencia nocturna en televisión, comunicó que los manifestantes enfrentarían el peso de la ley. De nuevo, invitó al pueblo a un diálogo pacífico. Después de las muertes, los manifestantes exigen la dimisión de la presidenta Boluarte, el cambio de la constitución y también la dimisión del Congreso.

Al preguntarles su opinión sobre cuáles podrían ser las soluciones en el corto y largo plazo para Perú, los productores comentan lo siguiente: "Es difícil pensar en una solución a corto plazo, pero creo que comenzaría con la elección de un nuevo presidente, idealmente también la elección de un congreso, pero esto último parece más difícil porque el congreso actual debe dimitir tres años antes de que acabe su legislatura. La dimisión o restitución de la presidenta actual no cambiará nada. Hoy [por "jueves"] podría marcar la diferencia en cuanto a lo que el Gobierno podría hacer y cuánto podría demorarse esta situación. Si hay una solución rápida, creo que tendrá un efecto muy reducido en las inversiones a largo plazo. En el corto plazo, la cosa cambia porque, con la inestabilidad, las instituciones gubernamentales no trabajan en el proceso diario de la administración pública".


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor