Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Pieter Buys, de Nyalani Estates

Un mango de nicho triunfa en Limpopo

Pieter Buys, presidente de la Asociación Sudafricana de Productores de Mango (SAMGA), reflexiona sobre la temporada anterior, en la que se produjeron volúmenes superiores a los previstos inicialmente, y señala que los volúmenes de Keitt compensaron con creces las carencias de Tommy Atkins.

Derecha: mangos Keitt recién cosechados.

En las variedades tardías Kent y Shelly, las copiosas lluvias de mediados de temporada favorecieron el calibrado, lo que también contribuyó a una cosecha que, entre los miembros de la SAMGA, se situó entre las 70.000 y las 80.000 toneladas.

"El mercado informal del mango en Sudáfrica es tremendamente grande, así que siempre doblo aproximadamente los volúmenes de nuestros miembros de la SAMGA para aproximarme a la cosecha total de Sudáfrica. Probablemente, esta temporada se habría situado en torno a las 120.000 toneladas. No sé de ninguna fábrica de zumos que se haya quedado corta".

Solo el 6,5% de la cosecha de mango de los miembros de SAMGA se exporta (a menudo por parte de aquellos que también exportan aguacates y cítricos, y que pueden ofrecer los mangos en su línea de envasado de cítricos), pero ya no tanto a la UE, como ocurría hace años.

Los mangos sudafricanos perdieron su posición en Europa en favor de África occidental y, sobre todo, de Perú, que puede ofrecer mangos (y concretamente mangos Kent) durante muchos meses al año.

Una de las cosas que dificultan el regreso de Sudáfrica a Europa, señala, es que el país no produce volúmenes muy grandes de Kent, en comparación con Tommy Atkins y Keitt. En los últimos años, muchos productores también han sustituido sus Kent por el mango Shelly de Westfalia.

En su vivero cultivan todos los portainjertos y vástagos, injertados por ellos mismos, de siete variedades de mango que necesitan para sus propias plantaciones.

Mango Joa
Pieter cuenta la historia de una compradora del mercado municipal de Tshwane, hace algunos años, que siguió el perfume de un palé de sus mangos Joa desde la entrada hasta el agente del mercado. Enseguida compró el palé entero y dio instrucciones para que le guardaran todos los palés de mangos Joa durante el resto de la temporada.

Tal es el atractivo del mango Joa, de raza sudafricana, que atrae a compradores a su plantación de Deer Park, cerca de Tzaneen, cada semana, y no envían ninguno a los mercados municipales desde hace varios años.

Mangos Joa en cajas de 4 kg y 2 kg.

El Joa debe cosecharse de forma selectiva varias veces a la semana, lo que lo convierte en una variedad muy laboriosa. Procede del programa de cultivo de la División de Cultivos Tropicales y Subtropicales del Consejo de Investigación Agrícola en Nelspruit, Mpumalanga, y, que Pieter sepa, no se cultiva comercialmente en ningún otro lugar del mundo.

Pieter vio algunos árboles Joa en el Florida’s Fairchild Botanical Garden, donde pronunció un discurso sobre el sector sudafricano del mango en 2018, pero le dijeron que no estaban floreciendo. Conoce a un agricultor de mangos que tiene algunos en España, donde tampoco brillan como en los suelos arenosos de Nyalani Estate.

Incluso en Sudáfrica, se han eliminado árboles Joa de las plantaciones de Hoedspruit porque no se envasan tan fácilmente debido a su forma alargada y achatada.

Derecha: Joa antes de colorearse por completo.

Es una variedad casi desconocida fuera de Sudáfrica, donde solo es apta para la venta en fresco. Su contenido excepcionalmente alto de azúcar dora la pulpa cuando se seca, lo que lo excluye de la transformación.

"Para nosotros, un Joa es algo maravilloso. Es cierto que no da el mayor rendimiento, pero el aroma, el sabor y el aspecto de nuestro Joa es sencillamente fantástico".

La empresa ha ampliado plantaciones jóvenes de Joa que entraron en producción el año pasado, para llegar a 20 hectáreas. No es la mayor parcela del país, pero su calidad es insuperable, afirma Pieter. "Además se conserva de maravilla, hasta un mes en la nevera sin efectos secundarios".

¿Quiénes son los afortunados receptores de este mango de nicho?

"Compradores informales con puestos de fruta o pequeñas tiendas vienen en masa a comprar toda nuestra cosecha de Joa. Como es un poco más pequeño que un Tommy Atkins, y como suelen vender sus mangos a granel, obtienen una mayor rentabilidad de una caja de mangos Joa. A la gente le encanta este mango, su sabor y su fragancia".

La inflación de los precios de los alimentos no refleja plenamente la inflación de la producción
Nyalani Estates no exporta mangos (aunque sí abastece a procesadores de mango cuyo mango deshidratado acaba en muchos países).

Tampoco suministra a ningún retailer (aunque se han puesto en contacto con él y eso podría cambiar) y no envíana ninguno de los mercados municipales desde hace unos años, en parte como consecuencia del aumento de los costes de envasado: una caja vacía de 4 kg de mango cuesta actualmente entre 8 y 8,50 rands (0,42 euros).

"Escucho en la radio a los consumidores quejarse del 14% de inflación en los alimentos; no es que nosotros estemos sufriendo un aumento similar en nuestros precios, pero aunque así fuera, sería una mera gota en el océano comparado con cómo han subido nuestros gastos de producción".

Plantan calabazas durante treinta semanas al año.

Y continúa: "El coste de nuestros productos fitosanitarios se ha duplicado exactamente en el último año, y no es que hayamos comprado más o que hayamos utilizado más. En unos dieciocho meses, el fertilizante 2:3:4 subió de 7.500 rands (370 euros) por tonelada a casi 23.000 rands (1.300 euros). Desde entonces ha bajado, pero sigue siendo el doble de caro que antes de la COVID".

El primer confinamiento debido a la COVID en Sudáfrica, en marzo de 2020, estuvo a punto de acabar con la plantación.

Derecha: también plantan periódicamente sandías, coles y calabaza Hubbard.

"En ese momento llevábamos una semana de cosecha de melones y, de repente, nos encontramos con melones que no podíamos vender. No puedo decir cuántas toneladas de melones dejamos enterradas en el suelo. Tuvimos algunos en el mercado de Nelspruit que finalmente fueron a parar al santuario de chimpancés de Lowveld. No me gusta que se desperdicie la comida, y plantar melones es caro: por aquel entonces, la semilla costaba unos 14.500 rands por hectárea", añade: "En aquel momento, todo estaba en el aire".

Además de mangos, durante 30 semanas al año plantan calabaza, según las necesidades de los compradores, y de vez en cuando (cuando le apetece trabajar duro, bromea Pieter) plantan batatas.

Zonas silvestres sin plantar
La zona donde cultivan también alberga fauna salvaje, un aspecto por el que Pieter, que tiene experiencia en la cría de animales de caza, siente simpatía.

"Tenemos la suerte de no tener que plantar toda la finca. Todavía hay zonas verdes en la granja, humedales y zanjas y algunas zonas montañosas sin plantar".

Los monos vervet están por todas partes, pero se les mantiene alejados con vallas eléctricas (ligeramente levantadas del suelo para que las tortugas puedan pasar ilesas) y, además, la zona tiene una buena población de árboles de mango y guayaba de siembra silvestre, así que no hay escasez de cosecha para los amantes de la fruta.

El hábitat original garantiza una población sana de polinizadores y ya no necesitan traer abejas.

Una abeja entrando en una flor de calabaza Hubbard.

Los productores de mango aún no disponen de la amplia gama de bioagentes registrados que tienen otros sectores como el de los cítricos, pero esperan que el control natural de plagas tenga cada vez más importancia en el futuro.

Permitir espacio para la vida silvestre, sin embargo, a veces tiene sus inconvenientes, observa Pieter.

Tras un incendio especialmente grave en 2019 en las plantaciones de los alrededores, que afortunadamente no pudo saltar los cortafuegos, la población de puercoespines de la granja se disparó, dice, ya que se encontraron rodeados de arbustos quemados y sin comida. Los puercoespines descortezaron muchos mangos jóvenes y se alimentaron de los plantones de hortalizas de la plantación. Con el tiempo, al recuperarse la vegetación, la población de puercoespines se ha estabilizado.

Pieter asume los contras junto con los pros de un ecosistema sano que coexiste con las plantaciones de la finca.

"Cuando la naturaleza está en equilibrio, me parece que a nuestras plantaciones les va mejor", concluye.

 

Para más información:
Pieter Buys
Nyalani Estates
Email: pieter@nyalani.co.za

 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor

Está usted usando un software que bloquea nuestros anuncios.

Ya que publicamos noticias gratuitamente, dependemos de los ingresos de nuestros banners. Por favor, le rogamos que desactive su bloqueador de anuncios y recargue la página para poder seguir visitando esta web.
¡Gracias!

Haga clic aquí para leer la guía de cómo desactivar su bloqueador de anuncios.