avala la seguridad alimentaria de sus productos

Una marca de calidad como ‘Cítricos Valencianos’

Una de las señas de identidad de IGP ‘Cítricos Valencianos’ reside en el hecho de
apostar por ofrecer a sus clientes la certificación de calidad, que obtienen todos sus
productos tras someterse a rigurosos controles que empiezan en el campo y llegan
hasta los almacenes de acondicionamiento y envasado. Estos aspectos fundamentales
hoy en día para las empresas hortofrutícolas españolas han cobrado una especial
importancia, debido a las actuales circunstancias que está viviendo Europa como
consecuencia de la denominada ‘crisis del pepino’.

Al hilo de esta cuestión, no hay que olvidar que la actual crisis alimentaria ha
contribuido de forma determinante a que la imagen de las frutas y las hortalizas
españolas quede bastante mermada, por ello hay que sacar a relucir todos los
argumentos posibles para conseguir recuperar la confianza del comprador europeo en
nuestros productos hortofrutícolas, como es el caso de los cítricos.

Así, el rasgo diferenciador de los productos de la IGP ‘Cítricos Valencianos’, que se
concreta en el constante refuerzo de los procesos de certificación, cobra una especial
relevancia en estos momentos, ya que ante la incertidumbre que genera la presencia
de la bacteria E. Coli en los alimentos, nosotros estamos en disposición de garantizar
que nuestros naranjas y clementinas cuentan con todas las garantías en materia de
seguridad alimentaria.

En particular, nuestro Consejo Regulador es el encargado de certificar los cítricos
(naranjas, limones y mandarinas) cultivados, recolectados y confeccionados en la
Comunidad Valenciana, como producto final, que presentan los requisitos establecidos
por el Reglamento de la IGP ‘Cítricos Valencianos’.

Así, se vuelve a demostrar que estar bajo una Indicación Geográfica Protegida,
como es el caso de ‘Cítricos Valencianos’ supone estar amparados bajo una marca
de calidad que imprime un valor añadido a los productos, no sólo a la hora de
su comercialización, sino al transmitir confianza y seguridad alimentaria a los
consumidores de la Unión Europea que llevan nuestra fruta a sus mesas.

Por ello nuestro principal objetivo pasa por obtener altas cotas de calidad en los
cítricos que proceden de los campos valencianos, así como asegurar el prestigio
de este tipo de cultivos, gracias a la implementación de controles que aseguren la
obtención de un producto que reúna todas las garantías para el consumo humano.

En definitiva, se trata de poner de manifiesto que las mandarinas, los limones y las
naranjas auspiciados por la figura de calidad ‘Cítricos Valencianos’ disponen de un sello
de calidad y de origen, que transmite confianza a los consumidores, consiguiendo que
estos sigan llenando las cestas de la compra con unos productos que no alberguen
dudas en cuestiones sanitarias.

José Barres Gabarda
Presidente de IGP ‘Cítricos Valencianos’

Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor