Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Reducción del 99%

El ozono reduce el riesgo de patógenos transmitidos por los alimentos en los envíos de ultramar

Los productos frescos viajan por el mundo para llegar hasta el consumidor final. El mercado de frutas en particular es muy global, ya que alrededor del nueve por ciento de todas las frutas producidas se comercializan internacionalmente. La mayoría se envía en contenedores refrigerados, pero durante el proceso de tránsito, diferentes factores determinan la calidad del producto al llegar a su destino. "La gente busca una buena apariencia y calidad en sus productos", dice Christian DeBlasio, de Purfresh.

Temperatura
La temperatura es uno de esos factores. Para una vida útil óptima, es importante mantener los diferentes productos a las temperaturas adecuadas. Los arándanos deben mantenerse a -1 °C, por ejemplo, mientras que la temperatura correcta para las piñas es de + 6,5 °C. "La mezcla de productos con diferentes requisitos de temperatura afecta negativamente a la vida útil".

Flujo de aire
El flujo de aire es otro factor crítico para los productos frescos. La mayoría de los contenedores están diseñados con sistemas de flujo de aire eficientes que empujan el aire frío a través de los canales del suelo. Para la mayoría de las variedades de frutas y hortalizas, el flujo constante de aire a través del contenedor ayuda a prolongar la vida útil del producto. “Muchos contenedores refrigerados tienen modos de ahorro, lo que significa que el flujo de aire se reduce por razones de eficiencia energética. Para algunas cargas eso es bueno, pero no para las frutas y hortalizas frescas", comenta DeBlasio.

Ventilación
La ventilación implica seleccionar la mezcla correcta de aire fresco que entra en el recipiente. "También es un factor realmente importante", comparte DeBlasio. Los clientes pueden seleccionar la mezcla de aire fresco en metros cúbicos por hora (MCH). Los MCH comienzan en 5 y suben hasta 200. "En general, el aire oceánico salado y húmedo no es bueno para la carga, pero cerrar las rejillas de ventilación puede ser perjudicial para ciertas variedades de productos, ya que los niveles de CO2 aumentan demasiado", menciona DeBlasio. “En general, cuanto menor sea la cantidad de MCH, mejor. Los artículos como el mango y el aguacate pueden dañarse con altos niveles de CO2 creados cuando la ventilación está completamente cerrada”. Las uvas de mesa, por otro lado, tienen una respiración baja y pueden manejar niveles altos de CO2. Como resultado, no existe ningún riesgo en mantener los orificios de ventilación cerrados cuando se envían uvas de mesa.

Atmósfera controlada
Por último, pero no menos importante, la atmósfera controlada (AC) puede ser un factor clave. “Cuanto más largo sea el tiempo de tránsito, mayor será la posibilidad de que se tenga que agregar AC”. Es mucho más difícil agregar una atmósfera controlada a un envío de fruta climatérica de Sudamérica a Asia (20 a 30 días de viaje) que a un envío desde Centroamérica hasta Norteamérica, con un tiempo de tránsito de cuatro a siete días. Según DeBlasio, la atmósfera controlada tradicional aumentará los niveles de CO2 y disminuirá el oxígeno, lo que es crítico para los aguacates, arándanos, papayas y mangos. Muchas empresas ofrecen servicios de AC para contenedores, pero ellos se diferencian por agregar ozono además de aumentar el CO2 y disminuir el O2. "Purfresh es una de las únicas opciones existentes para abordar la inocuidad de los alimentos dentro de un contenedor refrigerado cuando los productos frescos se transportan a ultramar, además de la extensión de la vida útil con la AC".

Ozono
"Con bastante frecuencia, nos enteramos de peligrosas contaminaciones transmitidas por las frutas transportadas y productos, como E. coli, Salmonella y Listeria", dice DeBlasio. “Los países tienen diferentes regulaciones sobre cómo se procesan los alimentos y cuando varios países están involucrados, se hace difícil garantizar la seguridad. El ozono reduce el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos, ya que esteriliza el contenedor y la carga”. Cuando las fincas envían productos a un almacén central compartido, el producto puede contaminarse. “Un contenedor de envío también puede ser una fuente de contaminación, ya que no se sabe qué había en el contenedor antes de los productos”. El ozono reduce significativamente el riesgo de contaminación cruzada y puede reducir muchos patógenos de alimentos transmitidos por la superficie hasta en un 99% en tan solo 5-7 días.

El ozono mata los microorganismos de la superficie y el aire

Muchas personas usan el ozono por sus beneficios de extensión de la vida útil, ya que termina con el etileno, el moho y las bacterias. "Pocas personas son conscientes de que, además de extender la vida útil del producto, el ozono también ofrece importantes beneficios para la seguridad alimentaria", concluye DeBlasio.

 

Para más información: 
Christian DeBlasio 
Purfresh 
Tel.: (+1) 813-546-0274 
cdeblasio@purfresh.com
www.purfresh.com
www.intellipur.com


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2019

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor