La temporada de lichi sudafricano desafía a los pesimistas

La masacre de la temporada del lichi, predicha por algunos ya en diciembre, no se ha materializado.

Se predecía que el cultivo crecería un 30% con respecto al año anterior (aproximadamente 3.600 toneladas de exportación), mientras que las condiciones de mercado en Europa y, en concreto, en Francia, eran dudosas debido a las preocupaciones generadas por la COVID.

En consecuencia, según los comerciantes, se subestimó el mercado europeo y se enviaron más lichis sudafricanos a Oriente Medio en lugar de a Europa esta temporada.

Los lichis tempranos fueron excelentes en todos los sentidos, el color mejoró con respecto al año pasado, con elevados calibres XXL a comienzos de la temporada (pero fruta más pequeña después, a causa de la lluvia y las quemaduras solares).

Se están empaquetando los últimos lichis (McLean Red) y los lichis sudafricanos siguen llegando a Europa y Oriente Medio.

"Hubo cierto nerviosismo inicial, pero todo ha salido muy bien", dice Pierre Pieters, de CoreFruit. "De hecho, nos han sorprendido un poco los resultados. Hubo un buen impulso del comercio del lichi en Europa y una mejor distribución a lo largo de Europa y Francia".

Añade que el Reino Unido ha desempeñado un papel más importante en la temporada del lichi, pero no lo atribuye al brexit.

Los lichis de Madagascar se agotaron antes de Navidad
La llegada de los lichis de Madagascar en la segunda semana de diciembre dejó un vacío de diez días antes de la llegada de los lichis sudafricanos. La campaña sudafricana se retrasó, para beneficio del país, pues en ese tiempo los lichis de Madagascar se agotaron en Europa, y antes que otros años, como apunta Wouter le Roux, de It’sofresh.

"Han pasado muchos, muchos años desde que los lichis de Madagascar se agotaban justo antes de Navidad, y eso llevaba a los compradores a tocar a la puerta de Sudáfrica antes del Año Nuevo".

Comercio constante en EE. UU., pese a las enormes complicaciones del envío aéreo
A Estados Unidos, un mercado de cinco años de antigüedad para los lichis sudafricanos, se enviaron los mismos volúmenes que el año pasado pese a las duras complicaciones de los envíos aéreos.

Ben Halliday, de Agrilink, se ha dedicado a la apertura del mercado estadounidense al lichi, un trabajo complicado, pues esta temporada no pudo enviar fruta a Nueva Orleans, pero sí a Atlanta, lo que añade cuatro o cinco horas al coste de transporte de sus exportaciones.

Un palé de lichis para su envío a EE. UU. en avión (foto facilitada por Ben Halliday)

Indica que les habría gustado continuar con los envíos aéreos hasta esta semana, pero por las temperaturas altas y las lluvias, se ha adelantado el final de la temporada. La fruta tardía ha sido más pequeña y las últimas frutas se enviaron en avión hace casi dos semanas.

"Dados los elevados costes de la cadena, en retrospectiva el hecho de que hayamos podido enviar la misma cantidad de lichis que el año pasado hacen que la temporada sea mejor de lo esperado. Dadas las circunstancias, el producto ha avanzado con relativa rapidez por el sistema".

La decisión del retailer alemán Lidl de prescindir de Sudáfrica como proveedor de lichi no parece haber tenido un impacto excesivo.


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor