GOCITRUS

Los marcadores revolucionan la obtención, el registro, los viveros y la identificación varietal del sector citrícola

El término PCR que hoy es de uso común y se refiere al método de diagnóstico más fiable para detectar la COVID-19, se basa en la misma tecnología que está dando un vuelco al mundo de la explotación de variedades vegetales de cítricos.

Efectivamente, los marcadores moleculares pueden servir para definir la secuencia genética propia de un determinado coronavirus como para aportar los rasgos genéticos específicos de una variedad. “Los marcadores moleculares no son el futuro, son ya el presente”, dijo Francisco Llatser, quien durante décadas fue director de AVASA. Su contribución “contra la piratería varietal está teniendo y va a tener un impacto económico incalculable”, añadió.

Extrayendo muestras para realizar el test de marcadores moleculares a una mandarina

Así de contundente se mostró Llatser en el transcurso de un webinar organizado por el proyecto Gocitrus, que también sirvió para acreditar cómo esta revolución tecnológica está beneficiando a todos los eslabones de esta cadena: está acelerando los procesos de mejora varietal, la tecnología empieza a introducirse para reducir los tiempos y las pruebas necesarias para obtener el registro, ha perfeccionado el control de la producción viverística y está siendo usada de manera emergente en los sistemas de certificación e identificación varietal para evitar el fraude.

José Antonio Sobrino, director de la Oficina Española de Variedades Vegetales, dio la primera ponencia. Sobrino entró a detallar cómo se realiza el proceso de registro de una nueva variedad. Hasta no hace demasiado tiempo estos estudios se basaban exclusivamente en el análisis de las características diferenciales morfológicas y fenotípicas. Frente a ellos –como confirmó Sobrino– está irrumpiendo también la tecnología de los marcadores, que permite acelerar el proceso al comparar la variedad candidata solo con las que genéticamente sean más similares “racionalizando las colecciones de referencia” (que en cítricos y en general en todos los frutales, son enormes).

La UPOV (Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales) tiene, de hecho, un grupo de trabajo (el IMODDUS) para incorporar estos métodos, para generar bases de datos (secuencias específicas) y protocolos a los procesos de registro.

Desde la perspectiva legal, como aclaró la letrada especializada en derecho de la obtención y directora de AM Legal Group Maribel Montero los marcadores de variedades son herramientas cada vez más usadas en los tribunales, tanto en pruebas judiciales como de parte, en procesos ligados a casos de piratería varietal.  

Llatser, en nombre del sector viverista, destacó el “gran avance” que ha supuesto la incorporación también de esta tecnología a los controles de la producción y comercialización de material de reproducción vegetal de los viveros que realizan las autonomías. “El desarrollo de marcadores de selección por parte del IVIA para detectar la sensibilidad al hongo Alternaria ha permitido descartar cientos de posibles variedades parentales a hibridar y ha dado un acelerón al proceso de mejora de mandarinas”.

Para más información:
GOCITRUS
www.gocitrus.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor