Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

El fin del NAGF de los Países Bajos empeora la situación

Se olvida con demasiada frecuencia la alimentación sana en el debate sobre la COVID

¿Cómo podemos protegernos mejor contra los efectos de la COVID-19? "El virus es tan contagioso que nuestro sistema inmunitario no es suficiente por sí mismo. Por eso hay que vacunarse. Pero si te pones enfermo, es vital que tengas resistencia; entonces tienes muchas probabilidades de recuperarte", dice el profesor Koen Joosten, del Erasmus MC de Róterdam (Países Bajos). Para reforzar nuestra resistencia, debemos centrarnos en dos cosas, dice el pediatra: el ejercicio y la alimentación sana.

Apetito saludable
"El ejercicio y la alimentación sana van de la mano. Cuando se hace ejercicio, se desarrolla un apetito saludable. Después de hacer ejercicio, es más probable que comas algo que se adapte a tu estilo de vida activo, un tentempié saludable en lugar de uno poco saludable". Por eso Joosten está decepcionado con el Gobierno holandés, que actualmente muestra poco interés por cualquiera de estos factores, aunque sean la base de un estilo de vida saludable. En su lugar, los confinamientos están a la orden del día.

Y recientemente se ha decidido terminar con el Plan de Acción Nacional de Frutas y Hortalizas (NAGF). "Han pasado dos años de esta pandemia mundial. Y me pregunto por qué no trabajamos juntos para conseguir de alguna manera que los Países Bajos sean más sanos. Estamos atascados con medidas que supuestamente van a dar resultados inmediatos, mientras que apenas se hace nada a largo plazo", añade Joosten.

Destrucción de recursos
"El fin del NAGF podría calificarse fácilmente de destrucción de recursos. Al fin y al cabo, las campañas del NAGF no dejaban de destacar la importancia de una alimentación sana. Entre ellas, el Día Nacional de las Frutas y Hortalizas y las campañas en supermercados y paradas de autobús. El NAGF también mostró de forma muy creativa las frutas y hortalizas en la web de la Veggipedia".

"El Gobierno vuelve a dejar al sector hortofrutícola desamparado. Aunque, en mi opinión, el tema tiene una importancia social increíble", continúa Joosten. Y, sobre todo, no se refiere a cuánto le cuesta la sanidad al departamento de Hacienda. Se trata simplemente de la salud física y mental de las personas. "Las personas que comen más frutas y hortalizas se sienten más en forma".

"Sus cuerpos funcionan mejor y se ponen más fuertes. Todo ello contribuye a mejorar el bienestar. El NAGF hizo todo lo que pudo, recopilando noticias y concienciando. Para ello, se apoyó en un comité directivo y en personas dispuestas a dar un paso adelante. Lo estaban haciendo bien y cada vez eran más conocidos en los Países Bajos. Ahora, todo se está tirando por la borda".

¿De qué depende un estilo de vida saludable?
El médico cree que se debe avanzar hacia lo que él llama un nuevo estándar de salud. "¿Cómo conseguimos que las personas enfermas desarrollen nuevos hábitos y que la gente pueda volver a tener una vida más sana y mejorada? Creo que la fruta y la verdura desempeñan un papel fundamental en esto. Un estilo de vida saludable depende de los vegetales. Tal vez habría que poner patas arriba todos los supermercados, porque, actualmente, la mayoría de los productos de las tiendas no son saludables".

"¿Y si utilizamos la publicidad y las campañas de concienciación para hacer hincapié en los productos saludables en lugar de, por ejemplo, los refrescos? Además, el Gobierno podría eliminar el IVA de los productos saludables, haciéndolos así más baratos. Y gravar los productos poco saludables con un impuesto sobre el azúcar. El país verá entonces beneficios a corto y largo plazo. La gente comerá menos productos poco saludables, y habrá dinero de los impuestos para iniciar e impulsar campañas de salud", explica el doctor.

"Pero no debemos dirigirnos hacia la prohibición; debemos intentar fomentar lo positivo. Cualquiera que esté convencido de la importancia de las frutas y hortalizas comerá menos carne de todos modos. Porque además de los refrescos, el exceso de carne también es poco saludable". El consumo de carne también debe empezar a disminuir en el contexto de la reducción de las emisiones de CO2 y la protección del medio ambiente.

La concienciación es clave
La concienciación es la clave de la visión de Joosten. En este sentido, piensa en grandes campañas de promoción de productos saludables. Entre ellas está la de compartir información sobre la cantidad de alimentos que se deben consumir y cómo se pueden preparar comidas saludables. Pueden ser nacionales o locales. Y pueden dirigirse a toda la sociedad o a determinados grupos de personas.

Hay que incluir a los niños, los jóvenes, los ancianos, pero también a las mujeres embarazadas o lactantes, por ejemplo. "Es esencial incluir a todos, porque cada etapa de la vida tiene necesidades diferentes. Y lo que se aprende de niño se recuerda toda la vida, así que no nos olvidemos de los más jóvenes", concluye el pediatra.

Koen Joosten
k.joosten@erasmusmc.nl


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor