Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Cajamar estudia el cultivo de la fruta de la pasión en invernadero

Fundación Cajamar vuelve a arrojar resultados reales sobre nuevas alternativas a los hortícolas en su afán por ofrecer a los productores un análisis de su viabilidad y realidad productiva. En esta ocasión, de la fruta de la pasión o maracuyá.

Juan José Hueso, investigador especialista en Fruticultura en Fundación Cajamar explica los avances en la Estación Experimental de Las Palmerillas sobre un ensayo con distintas especies del género Passiflora. Entre junio y septiembre de 2019 se estableció en la Estación Experimental una plantación con seis especies de la familia de las Passiflora en un invernadero multicapilla con un sistema de conducción en parral y espaldera. Estas fueron: granadilla (P. lingularis), Ruby de Cerrado (P. edulis), maracuyá amarillo (P. edulis f. flavicarpa), maracuyá dulce (P. alata), gulupa (Passiflora edulis f. edulis) y maracuyá morado híbrido (P. edulis f. edulis x colvilli).

En el análisis de resultados publicado en Plataforma Tierra, se expone que la protección del cultivo “también proporciona una más rápida entrada en producción y una mejora en los rendimientos y la calidad de la cosecha como es el caso de la pitaya o el mango”.

“Estas especies se caracterizan por su rápida entrada en producción (5-8 meses después del trasplante) y pueden alcanzar cosechas entre 15 y 50-60 toneladas por hectárea y año. Para su cultivo se emplean sistemas de conducción como espalderas o parrales como los utilizados para la uva de mesa”.

De todas las especies, el maracuyá morado híbrido (P. edulis x colvillii), se presenta como el más productivo en condiciones de invernadero según el estudio, "con frutos de tamaño medio y excelente calidad". Además, también se adapta mejor al cultivo en espaldera. Hueso destaca que su crecimiento y desarrollo “han sido muy rápidos” después de su trasplante llevado a cabo en septiembre de 2019 y que en algo más de dos años se podría alcanzar un rendimiento de unas 60 t/ha. “Entre un 70-80% de esta producción es de fruta con un peso superior a los 80 g con un contenido en sólidos solubles totales de 16 a 18 ºBrix”.

Hueso resalta que en las principales zonas de producción la vida útil de las plantaciones es corta debido a la elevada presión de plagas y enfermedades. “En invernadero, en nuestras condiciones, se han observado algunos daños por trips que se ha controlado con control biológico. Para la polinización se introducen periódicamente colmenas de abejorros”.

Esta extensa y prolífica primera toma de contacto con el ensayo de estas seis variedades tendrá ahora su continuación con una segunda fase del proyecto donde el objetivo será optimizar el sistema de producción, la gestión y control del clima, necesidades de agua y nutrientes, poda y recolección.

 

Fuente: diariodealmeria.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor