Fructus y Biorete, los escudos de Arrigoni

Una respuesta eficaz para la prevención de los insectos, las virosis y el granizo

“El periodo que va desde mayo hasta septiembre es decisivo para la campaña frutícola y, al mismo tiempo, son los meses con mayor concentración de problemas, tanto los relativos a las plagas, como los que acarrea el tiempo atmosférico, como el granizo. Por eso, apostar por las soluciones innovadoras de Arrigoni para proteger la huerta frutal puede constituir una decisión previsora y eficaz. Y todo ello, además, respetando plenamente un sistema de agricultura verde y sostenible”.

Basta pensar que en 2021, según la European Severe Weather Database, a mediados de julio del año pasado ya se habían registrado en Italia más de 426 eventos extremos que golpearon duramente la producción agrícola. Arrigoni responde a estos problemas, en primer lugar, con la gama de mallas antigranizo Fructus.


Fructus, de Arrigoni.

Fructus representa una propuesta eficaz no solo contra el granizo, sino también contra el ataque de algunos de los insectos más peligrosos para las manzanas y las peras (como la Cydia pomonella), cuando se instala rodeando la huerta frutal. Estas ventajas inmediatas se completan con otras que contribuyen decisivamente a mejorar el rendimiento de producción.

“Las mallas Fructus se han diseñado para optimizar el microclima mediante la reducción de la temperatura media diaria y el aumento de la humedad relativa. Estos efectos crean condiciones favorables para el crecimiento y la fructificación de las pomáceas. Al cerrar la huerta frutal por los lados, se añade una protección eficaz contra pájaros y varios tipos de insectos, lo que reduce notablemente las enfermedades. Por otra parte, la reducción de la intensidad de la luz durante la maduración, combinada con los efectos microclimáticos, influye positivamente en el tamaño de los frutos, los atributos sensoriales y la composición organolépticas de las pomáceas”.

En la actualidad, el melocotonero es otro cultivo que se halla limitado por varias plagas que a menudo son vectores de transmisión de otros virus patógenos. Estos problemas se intensifican sobre todo en las variedades de melocotones intermedias-tardías y tardías, en las que Ceratitis capitata y Drosophila suzukii pueden hacer estragos a causa de su alta tasa reproductiva. Los escudos Biorete realizados por Arrigoni se caracterizan por su gran eficacia en este empleo: “Gracias a su conformación especial, Biorete crea una barrera física contra las plagas y el consiguiente desarrollo de posibles virosis. Al mismo tiempo, se crea un microclima mejorado con respecto a la simple película de plástico y se reduce marcadamente la necesidad de recurrir a fitosanitarios”.


Biorete, de Arrigoni.

“Por último, para los climas especialmente cálidos está disponible la malla Biorete Air Plus, un sistema de monofilamentos aún más finos que garantizan tanto una ventilación mejorada como una protección eficaz contra las plagas más pequeñas”.

Para más información:
Arrigoni
Tel.: +39 031 803 200
info@www.arrigoni.it
www.arrigoni.it


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor