La exportación de uvas marroquíes es "pequeña pero fuerte"

Un famoso anuncio francés de caramelos de los 80 tenía como eslogan "Petit mais costaud", que significa "pequeño pero fuerte". Según Fatiha Charrat, directora comercial y de marketing de la exportadora hortofrutícula marroquí Delassus, este eslogan le va como anillo al dedo a la producción vitícola marroquí dedicada a la exportación. "En la tan solicitada ventana de mediados de mayo a finales de julio no hay más de 8.000 toneladas de las variedades más buscadas de uvas sin semillas. La mayoría de las uvas cultivadas para la exportación son de la nueva cartera protegida de variedades de Grapa, Sun World o SNFL. La mayoría de los importadores europeos parece apostar por este origen en ese periodo. Marruecos ofrece flexibilidad logística: un tiempo de tránsito corto que no supera cinco días como máximo con dos días para España y tres días para Francia. Las entregas se pueden hacer a diario respondiendo a un programa personalizado. Por lo tanto, la fruta siempre está fresca y presenta un sabor maduro".

El Grupo Delassus se propone ser el referente en uvas de Marruecos, explica Charrat. "Por ahora, hay plantadas 200 hectáreas plantadas en tres áreas y se están preparando más. Las variedades que exporta el Grupo Delassus son tan famosas como Sable ®, Midnight Beauty ®, Ivory ®, Autumn Crisp ® y Passion Fire ®. Para la próxima temporada, para dar abasto con el creciente volumen, tendremos un almacén de envasado especializado totalmente nuevo, bien equipado para hacer el preenvasado en origen".

"Los grandes exportadores de uvas del mercado internacional son EE. UU. e Italia. En 2021, los tres principales países importadores de uva de Europa fueron Reino Unido, Alemania y Países Bajos, que importaron en torno al 25% de las uvas comercializadas globalmente. Los productores que quieren protegerse de la competencia cultivan variedades club que, en última instancia, dan lugar a márgenes de beneficios estables", explica Charrat.

"Las variedades, desarrolladas por Sun World, Grapa Varieties, SNFL o IFG están orientadas a nuevos sabores, un calendario más largo y mejores características de cultivo para los agricultores. Estas organizaciones conceden licencias para la producción de sus variedades, por lo que los productores son los responsables del pago de royalties".

"Históricamente, la vid es una de las plantas que desde hace más tiempo cultivan los humanos. Esta planta se cultiva desde hace 6.000 a 8.000 años. Hoy en día, según la Organización para la Alimentación y la Agricultura, se cosechan 81 millones de toneladas en una superficie de 7 millones de hectáreas, un 6,5% más en 2021 que en 2018. Por consiguiente, se espera que un incremento de la producción como este cree un mercado atractivo para los viticultores de todo el mundo debido al aumento de la demanda por parte de los varios consumidores".

Si nos fijamos únicamente en las cifras de producción, Marruecos es un actor relativamente pequeño en el mercado, explica Charrat. "China es el mayor productor de uvas, con 14,5 millones de toneladas, seguido de Italia con 8,5 millones de toneladas de media, EE. UU. con 7,2 millones, España con 6,5 millones y Francia con 6 millones de toneladas. Una gran parte de estos volúmenes se utiliza para hacer vino. Marruecos produce 450.000 toneladas, de las cuales el 75% son uvas de mesa y un 21%, uvas de vino. Así, Marruecos sigue siendo un productor pequeño por ahora. Tan solo una cantidad muy pequeña se exporta, menos de 8.000 toneladas. A diferencia de para los consumidores europeos, para los consumidores marroquíes la uva es un producto de verano. Las primeras frutas estarán disponibles en mayo y durarán hasta septiembre".

"Las principales variedades cultivadas para el mercado nacional son las uvas con semillas, como Doukkali, Muscat, Valency, Abbou y Boukhanzir, que ocupan en torno al 77% de la superficie total. El resto está compuesto por las siguientes variedades: Alfonse Lavallée, Adari, Cardinal y Madelaine. Las variedades sin semillas ocupan una superficie insignificante, ni siquiera superan las 600 hectáreas".

La guerra de Rusia en Ucrania está afectando a los canales de distribución del mercado mundial debido a incrementos en los costes logísticos y de mano de obra. "Lo más probable es que los envíos se queden atascados y que las remesas se retrasen en todo el mundo. La cosecha podría retrasarse debido a una disponibilidad insuficiente de mano de obra en los campos. Según los exportadores, la demanda de uvas en los supermercados en el Reino Unido y Alemania aumentará", concluye Charrat.

Para más información:
Fatiha Charrat
Delassus Group
Tel.: +212 665 186 868
Email: Fatiha@delassus.com 
www.delassus.com 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor