Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

La sequía y un precio de la luz desorbitado hacen temer una nueva ola de abandono de campos valencianos

Decenas de propietarios de campos de cítricos en el Camp de Morvedre ya han comunicado a la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) que no seguirán con la producción esta temporada, dado que los costes de producción son "inasumibles". Entre ellos, el gasto de electricidad en los pozos de riego en un momento en el que la sequía incrementa la necesidad de hacer uso de los equipos de bombeo.

El presidente de Ascosa-Sagunt, Francisco Campillo, explica a Levante-EMV que el gasto mínimo mensual de un motor de riego en la comarca era de unos 7.000 euros, pero, en los últimos meses, ha llegado a alcanzar los 10.000, sin uso de agua. En el caso de que haya extracción, la cifra se puede disparar hasta los 18.000 euros mensuales y todo debido a un precio de la luz desorbitado, según denuncia.

Ante esta coyuntura, Ascosa-Sagunt apoya la petición de ayudas al gobierno central para paliar el alto coste eléctrico de los pozos de riego que ha solicitado AVA-Asaja en la Comunitat Valenciana. "Hace una década, parte del agua de riego estaba subvencionada por el estado, medida que retiraron y que ahora es conveniente que se vuelva a implantar. Los agricultores necesitamos estas ayudas para subsistir", reivindica Campillo.

A los altos costes de la luz se suma el de los fertilizantes y productos fitosanitarios, que, según el sindicato agrario, también han subido entre un 90% y un 120%. "El gasto en los tratamientos es insoportable. Ya no solo es que han aumentado su precio, sino que se han retirado del mercado los más efectivos. Con los que disponemos ahora, hay que realizar más pasadas, lo que implica más gasto", explica. "Es imposible asumir los tratamientos sin tener pérdidas".

"El kilo de Navelina o de Clemenules se ha venido pagando a 24-26 céntimos, cuando los costes de producción son de 36 a 40 céntimos el kilo, teniendo en cuenta solo el gasto eléctrico de los motores y los precios de los fertilizantes, ya que de esta ecuación sacamos la mano de obra que necesitamos", explica Campillo. "Y todo sube, mientras el precio de los cítricos se mantiene intacto desde hace años".

 

Fuente: levante-emv.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor