Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"Pérdida de ventas pese a un sabor incomparable"

La empresa que nos ocupa en este artículo difiere un poco de las que ya hemos cubierto en esta serie. La finca de manzanas Miorita se encuentra cerca de Balti, la cuarta mayor ciudad de Moldavia, y, al contrario que otras empresas, no está basada en viejos huertos de la era soviética. Las primeras parcelas se plantaron en 2011 y, alguna superficie se plantó inmediatamente con variedades de club.


La plantación está situada junto a un lago y hay posibilidad de expansión. Haz clic aquí para ampliar la imagen.

Sin embargo, para la fundación de la empresa, tenemos que remontarnos un par de años más. "Empezamos en 2010 como instalaciones de frigoconservación para las manzanas que les comprábamos a otros productores", dice Valeriu Matcovschii, director de Miorita. "Pero nos topábamos con problemas de calidad y nos costaba encontrar las variedades correctas, así que decidimos plantar nuestra propia finca. Compramos un terreno y empezamos a plantar variedades italianas y francesas. Hasta los árboles venían de Francia, de una zona con un clima similar al de Moldavia".


El equipo de Miorita

Variedades de club
Miorita puso el foco en las variedades de club desde el principio porque quería ser una empresa moderna desde su concepción, con miras a una posible diversificación de mercado. Junto con las variedades de club Braeburn Aporo, Granny Challenger, Superchief, Gala Buckeye, Crimson Crisp, Dalinette y Story Inored, esta empresa también cultiva manzanas Golden Delicious, Galaval, Dalinette y Jeromine. Hasta hace poco, vendía todas estas, incluidas las variedades de club, en el mercado ruso. Ese mercado era el más fácil de alcanzar en términos logísticos, y era allí donde los márgenes de beneficio eran más altos.

Manzanas recién recolectadas

Sin embargo, el veto de mediados de agosto significa que la última cosecha ya no pudo dirigirse al este y que hay que encontrar nuevos mercados de ventas. "Ese es, actualmente, nuestro principal reto, aunque tenemos la ventaja de tener seis variedades club. Una desventaja es que no contamos con un equipo comercial especializado, ni tampoco hacía falta, porque nuestro modelo de ventas consistía en que los exportadores acudían a nosotros a comprar las manzanas que enviaban a Rusia. Nosotros cultivamos y almacenamos manzanas, la exportación se la dejamos a otros. Ahora, por descontado, nos vemos obligados a desviar nuestra atención a las ventas también. Ya hemos vendido pequeñas cantidades en otros mercados, sobre todo en Oriente Próximo", continúa Matcovschii.

Una moderna pared de frutas en altura de la variedad Golden Delicious bajo malla

Reputación manchada
En Europa occidental, las empresas moldavas deben iniciar esfuerzos coordinados para convencer a los productores de la calidad excepcional de sus frutas. La imagen del país está manchada. Los productores italianos reciben 20 € por barril por sus variedades club. Los productores moldavos reciben solamente 14 €, y aun así les cuesta penetrar en el mercado del occidente europeo. Muchos productores moldavos, que suministran una fruta de calidad con un sabor incomparable, siguen perdiendo ventas porque los importadores se fían más de los productos de países conocidos.

Para cambiarlo, el sector, en su conjunto, tendrá que enfocarse plenamente en la promoción de su fruta, mientras que las empresas, de manera individual, tendrán que fortalecer sus equipos comerciales. La mayoría de las empresas frutícolas moldavas son excelentes productores, pero han descuidado durante mucho tiempo el aspecto comercial. Es comprensible en cierto modo, puesto que Rusia, hasta ahora, lo había comprado todo, desde la fruta premium hasta la de segunda categoría. Ahora, el sector tendrá que invertir dinero, incluso fuera de los huertos, en líneas de clasificación avanzadas, modernas instalaciones de envasado, comercialización y oficinas. El año pasado, por ejemplo, las manzanas moldavas apenas se envasaban en barriles, así que es algo nuevo para las empresas moldavas.

Incluso el camino está cubierto

Cámaras frigoríficas divididas por variedad
Miorita ya no almacena ningún producto de otros productores en sus cámaras frigoríficas. Cultiva todas las manzanas en sus propios huertos. Todavía no utiliza un sistema de enfriamiento modificado dinámicamente. Las ventas no se hacían por contrato para su entrega en un momento concreto, sino a través de compradores que iban a escoger sus manzanas in situ. Eso suponía que las cámaras se abrieran con frecuencia, lo que permitía la entrada de oxígeno. "Esperamos establecer relaciones con los clientes con ventas predecibles y estructuradas. Esto beneficiará también al almacenamiento de las manzanas".

Miorita empezó siendo una empresa de refrigeración para terceros

Además, la empresa todavía no puede hacer una preclasificación de la manzana por calibre antes de almacenarlas en frío. "Esto tiene dos motivos. En primer lugar, aún tenemos una capacidad de clasificación demasiado pequeña para las enormes cantidades de manzanas que almacenamos de nuestros huertos en un breve periodo. Además, cada variedad tiene condiciones de almacenamiento distintas, así que preferimos dividir las cámaras frigoríficas por variedad en lugar de por calibres. Al fin y al cabo, tenemos nada menos que diez variedades distintas", explica el director.

La nueva cámara frigorífica de AC puede almacenar varios cientos de toneladas de fruta

La empresa tiene una finca superintensiva de 26 hectáreas con la última tecnología: desde un sistema de riego por goteo con control electrónico de la humedad del suelo hasta mallas antigranizo y un sistema antiheladas. El rendimiento medio del cultivo de manzanas es bastante elevado. En el caso de Superchief, por ejemplo, es de hasta 70 toneladas por hectárea. El almacén frigorífico tiene cabida para 2.400 toneladas de manzanas, y la línea clasificadora procesa 6 toneladas de fruta por hora basándose en el precio, el diámetro, el color y los defectos visuales. "Aun así, esperamos seguir modernizándonos y creciendo pronto. Queremos sellar toda la plantación con mallas antiinsectos y, en el almacén de envasado, ampliar la capacidad de la línea clasificadora. También hemos comprado la línea para envasar la fruta en bolsas de polietileno de 1, 1,5 y 3 kilos", concluye Valeriu Matcovschii.

Marca propia

Miorita –que está certificada GlobalGAP, GRASP e ISO 22000– suele empezar a vender sus manzanas en diciembre y continúa hasta junio.

Haz clic aquí para hacer una visita virtual de la empresa.

Para más información:
Valeriu Matcovschi, director
Miorita
1, A. Sciusev street
3100 Balti (Moldavia)
Móvil: +373 6911 2523
Email: info@apples.md 
Web: www.apples.md

Moderna línea clasificadora de manzana de Sorter, de Polonia


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor