Lieven Depraetere:

"Hay que respetar los plazos porque las hortalizas siguen creciendo"

Cada vez más, las empresas transformadoras buscan socios que puedan suministrar un concepto total. Lieven Depraetere, de Spiessens Machinebouw, también ha reconocido con claridad esta tendencia en el mercado. La fabricante de maquinaria da respuesta a esta cuestión ofreciendo otros componentes de las líneas aparte de sus propias máquinas, para así poder proporcionar una línea completa.

"Ofrecemos conceptos totales en torno a las máquinas únicas de Spiessens", dice Lieven. Alrededor de estas máquinas, se construye una línea de producción completa. La empresa se centra principalmente en máquinas de limpieza, pelado y escaldado para patatas, frutas y hortalizas "en todas las formas y tamaños", como aclara Lieven, "tanto para el mercado en fresco como para los productos en conserva y congelados". Otros componentes, como las clasificadoras ópticas, las máquinas envasadoras, los túneles de congelación o los hornos, se compran e integran en la línea.



Entregas llave en mano
"Asumimos toda responsabilidad, algo que cada vez nos piden con más frecuencia", continúa. "Diseñamos el concepto en colaboración con el cliente y después lo entregamos llave en mano". En Bélgica, el mercado nacional de la empresa, se dispone de más de cien empleados para la instalación de una línea de máquinas. "Los clientes quieren flexibilidad, así que hacemos lo que nos piden", dice Lieven. La línea se monta en grandes bloques que después se transportan al cliente. "Con frecuencia usamos transporte excepcional. Gracias a nuestro gran equipo de montaje, podemos instalar una línea en poco tiempo para respetar los plazos". Este último es un aspecto importante para las empresas transformadoras: "Las hortalizas siguen creciendo y no van a esperar si surgen dificultades técnicas", explica Lieven.

Interés en grandes inversiones
"Suministramos desde una línea modesta con una capacidad de 2.000 kilos por hora hasta grandes líneas con una capacidad de 50 toneladas por hora". Tanto las empresas grandes como las pequeñas quieren eludir responsabilidades con proyectos similares. "Las grandes empresas quieren librarse de esa responsabilidad, pero las pequeñas también se alegran de hacer uso de nuestros conocimientos. Nos hemos convertido en una especie de integradora de nuestras propias máquinas", señala.

Estas líneas de máquinas también se sirven fuera de Bélgica. Además de este país, las zonas de venta más importantes son vecinos directos como los Países Bajos y Luxemburgo. Más lejos, hay clientes "desde Rusia hasta Canadá", según Lieven. "Por lo general, hay mucho interés en invertir en nuevas líneas de máquinas. En ello tienen un gran peso las frutas y las hortalizas, y también hemos visto que sigue creciendo la producción de arroz y quinoa, por ejemplo, como ingrediente de los platos preparados. Rusia, por ejemplo, todavía tiene una mala situación por las circunstancias económicas, pero hay interés". Las grandes inversiones en particular son difíciles de llevar a término en Rusia.

Flaminex actúa como una agencia para las máquinas construidas por Spiessens. "Flaminex vende líneas de máquinas completas para la industria alimentaria, las cuales construye y monta Spiessens", explica Lieven sobre la relación entre las dos empresas.

Más información:
Spiessens
Lieven Depreatere

Fecha de publicación :



Reciba el boletín diario en su correo electrónico gratis | haz clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2018