Las heladas dejan en Francia menos daños que en 2021

Aunque todavía es demasiado pronto para hacer un balance definitivo, la ola de frío que azotó a Francia a principios de abril no parece haber alcanzado el mismo nivel de gravedad que en 2021. Un episodio de heladas que, por tanto, debería dejar menos huella, tanto en los campos como en el ánimo. 


© Frédérick Florin/AFP

Esto supone un alivio para muchos productores, marcados por el desastre del año pasado, quienes, no obstante, seguirán en guardia hasta mayo. 

Para Sandrine Gaborieau, de la Asociación Nacional de Manzanas y Peras, las heladas han tenido ciertamente un impacto en algunos manzanares, pero sería prematuro sacar conclusiones sobre la temporada. "Por el momento, no hay motivos para el pánico, sobre todo porque después de las fuertes heladas del año pasado, los fruticultores han reforzado sus medidas contra las heladas. El año pasado, mientras los brotes se congelaban en los árboles de dos años, los vimos crecer de nuevo en los de un año. Por lo tanto, es demasiado pronto para sacar una conclusión. Ha llegado el momento de controlar el campo, por supuesto, pero la próxima cosecha puede ser satisfactoria en general. Dependerá de las condiciones meteorológicas que se den. Dado el estado de floración de los árboles, si no hay otras heladas, debería ir bien".    



© Vergers Écoresponsables

En cuanto a las frutas de hueso, la DOP Melocotones y Albaricoques de Francia indicó la semana pasada que la ola de frío había, por lo general, no había afectado a los productores franceses". Sin embargo, "se observaron daños en algunas laderas del valle del Ródano, en el alto valle del Têt (Prades) y en la región de Baronnies", que volvió a verse muy afectada.


© DOP Melocotones y Albaricoques de Francia

Albaricoques de Baronnies: se pierden dos tercios de la cosecha
De las 12.000 toneladas previstas este año, solo quedarán 4.000, es decir, dos tercios de la cosecha, según el Sindicato de Albaricoques de Baronnies. Este es el sexto año de heladas para estos fruticultores de Drôme, que, sin embargo, cuentan con la obtención de la IGP en un futuro próximo para poder recuperarse. 

La producción de verduras, también afectada
Pero la fruta no es el único cultivo afectado. Algunos productores de espárragos de Nueva Aquitania han observado que una parte de su cosecha ha resultado muy dañada por las condiciones meteorológicas. ¿El resultado? Una cosecha más escasa debido al frío y a la congelación de las puntas de los espárragos.


Fecha de publicación:
© /



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor